Hablemos de algo capital en el cine: por qué una película es mala. No se trata de su ideología ni de que nos caiga antipático alguno de sus intérpretes. No es cuestión del género ("no me gusta el terror") ni de género ("me molesta que una mujer sea una heroína"). Todas estas cosas conforman el gusto particular de una persona y no hacen mejor o peor a ninguna obra. Una obra es mala cuando no puede vivir por sí misma o cuando, constantemente, nos expulsa. La fealdad militante de Cats, con sus actores transformados en híbridos peludos de cuerpos quizás sexies, quizás decrépitos, nos expulsa constantemente. El musical original, menos una historia que una serie de momentos de fantasía, aprovechaba la convención teatral de la gente disfrazada (y funcionaba). Esta especie de Isla del Dr. Moreau para bebés, con humanoides que gorjean trinos cursis, rompe cualquier ilusión: no existe ni siquiera en la pantalla.

Título original: Ídem, EE.UU., 2019
Duración: 108’
Dirección: Tom Hooper
Intérpretes: Con Francesca Heyward, Judi Dench, Ian McKellen, James Corden, Jennifer Hudson, Idris Elba
Calificación: Apta para mayores de 13 años