No es fácil encontrar ejemplos del realismo socialista, el único género-movimiento cinematográfico creado por un Estado. Por suerte, hay desde esta semana un ejemplo muy bueno en los dos sentidos: porque permite mostrar bien de qué se trataba (hiperrealismo, exaltación de los valores soviéticos -en algunos casos, más nacionalistas de lo que debería-, clasicismo narrativo) y porque la película es muy buena pertenezca o no a ese canon. Balada de un soldado cuenta la historia de un recluta joven que, en plena Segunda Guerra, obtiene un permiso para visitar a su madre pero se enamora en el camino. Lo interesante es que, más allá de lo preciso y estéticamente perfecto de las imágenes, la película logra plasmar ambigüedades y problemas de un "sistema" perfecto, y es totalmente antibélica, con el foco sobre la tragedia universal, humana, soviética o no. En QubitTV.

Balada de un soldado

Unión Soviética, 1959
Duración: 84 min.
Dirección: Grigori Chukhrai
Intérpretes: Vladimir Ivashov, Zhanna Prokhorenko, Antonina Maksimova, Nikolai Kryuchkov, Yevgeni Urbansky

Más notas de

Leonardo Desposito

Dos películas para ver en casa

Dos películas para ver en casa

Scooby-Doo y un nuevo modelo para los cines

Scooby-Doo y un nuevo modelo para los cines

Mia Khalifa: antes y después del porno

Mia Khalifa: antes y después del porno

El Mercado de Cannes solo favoreció películas "grandes"

El Mercado de Cannes solo favoreció películas "grandes"

Toda la discografía de Prince, gratis para TikTok

Toda la discografía de Prince, gratis para TikTok

Festivales de cine: campo de batalla para derechos de exhibición

Festivales de cine: campo de batalla para derechos de exhibición

Cuatro películas para disfrutar desde casa

Cuatro películas para disfrutar en casa

Clásicos de Disney para ver con los chicos

Blancanieves y los siete enanitos abogaba por la reconstrucción de las familias

Cine, teatro y música para disfrutar en casa

Cine, teatro y música para disfrutar en casa

Johnnie To y Richard Kelly, en casa

Johnnie To y Richard Kelly, en casa