Puede decirse que Parasite, la película surcoreana que se está transformando en un boom mundial, es un filme sobre la lucha de clases. Lo es. Puede decirse que es un melodrama. Lo es. Puede decirse que es una sátira social. Lo es. Pero sobre todo, esta historia de una familia en la mala que logra encontrar trabajo en el hogar de otra adinerada pero con algunos secretos es una máquina de destruir expectativas del mejor modo posible: le propone al espectador ante cada una de las secuencias una solución nueva sin por eso dejar de lado ni a los personajes ni a la historia. En tiempos donde sorprender o impactar es un imperativo que termina por diluir el viejo arte de narrar un cuento, lo que el realizador Bong Joon-ho -responsable de joyas como The Host o Memorias de un asesino, entre otras películas notables- logra es que hasta la mínima invención encuentre un sentido.

Título original: Ídem, Corea del Sur, 2019
Duración: 132’
Dirección: Bong Joon-ho
Intérpretes: Con Cho Yeojeong, Park So-dam, Choi Woo-shik
Calificación: Apta para mayores de 16 años