Es increíble, per una de las mejores películas animadas de la historia, una película además realizada por un gran estudio norteamericano, nunca tuvo estreno comercial en la Argentina. Esa película es El gigante de hierro, opera prima de Brad Bird, el hombre que luego nos daría Los Increíbles y Ratatouille (y ya nos había dado Los Simpson). El Gigante... está basado en un clásico de la literatura infantil y narra la amistad entre un chico de diez años y un robot espacial que cae por casualidad a la TIerra. La película además satiriza la paranoia anticomunista de los años cincuenta y reflexiona sobre una cantidad enorme de cosas sin dejar nunca de ser poética y divertida. La secuencia de la muerte del ciervo, una especie de "respuesta" a Bambi, es de una sutileza y una precisión que difícilmente se pueda encontrar en el cine hoy (o en cualquier época). Joya de culto, disponible en Qubit.TV.

Más notas de

Leonardo Desposito

El deslumbrante debut como director de Ben Affleck

El deslumbrante debut como director de Ben Affleck

Netflix se lanza a producir El Eternauta con talento argentino y para audiencias globales

El Eternauta, clásico absoluto del cómic argentino, será serie para Netflix

Cuando el porno también fue gran cine

Cuando el porno también fue gran cine

Confirman que Netflix hará una serie de El Eternauta con producción argentina

Cómo será la serie de Netflix sobre El Eternauta

Las televisoras de EE.UU. encargan menos ficciones para 2020

Walker Texas Ranger tendrá nueva versión

Loops ajenos y creación propia: la música pop en la era de la colaboración múltiple y digital

Justin Bieber, un pionero en el uso de las plataformas para componer hits

Sonic dio la sorpresa y bajó a El robo del siglo en la taquilla nacional

Sonic, una sorpresa para el primer puesto de la taquilla

Netflix "abre" su plataforma para captar suscriptores

A todos los chicos... un éxito para adolescentes

Para que todos conozcan el mejor cine de Corea del Sur

Burning, melodrama de Lee Chang Dong

La prueba de que la secuela puede superar al original

La prueba de que la secuela puede superar al original