Mark Ruffalo se une a la lista de actores brillantes que tomaron el reto de desdoblarse interpretando a dos hermanos. El resultado es prueba superada, y por lejos.

I know this much is true, drama sombrío estrenado hace pocos días en HBO, está centrado en la historia de dos gemelos, Thomas y Dominick Birdsey. El primero padece esquizofrenia; el segundo se ocupa amorosa y arduamente de acompañarlo y cuidarlo. Un duro relato de tragedias personales, secretos, traición, dilemas y sacrificio. Está basada en la novela homónima de Wally Lamb, definida como "una saga familiar épica que explora la identidad estadounidense".

La miniserie tiene el sello del aclamado escritor y director Derek Cianfrance, cineasta de la extraordinaria Blue Valentine y de la algo más fallida The place beyond the pines. Se apoya en actuaciones poderosas, como la de Ruffalo, que cautiva la cámara en su rol dual, pero también la de Melissa Leo como la apesadumbrada madre, Kathryn Hahn (infalible y siempre presente) como la ex esposa de Dominick, y hasta una casi irreconocible Juliette Lewis, que llegado el caso despliega su alocada energía habitual.

La miniserie muestra a Dominick y a Thomas en varias etapas de sus vidas, comenzando en el momento en que se acercan a la mediana edad, a principios de los '90, y se completa con los recuerdos de Dominick durante la juventud de ambos.

La idea de colocar a excelentes actores en doble papel protagónico parece darse cada vez más en series, como se vio recientemente con James Franco en The Deuce y con Ewan Mcgregor en Fargo. Una idea que no suena tan valiosa en un principio pero que obtuvo hasta ahora performances destacadas. Ruffalo no es la excepción.

No siempre es fácil de ver, algunos pasajes son en verdad crudos y tristes al menos en su capítulo inicial, pero está llevada con buen pulso narrativo, voz propia y un elenco que se luce.