En el mundo de las adaptaciones al cine de los cómics de superhéroes, como en el mismísimo mundo de las historietas, la rivalidad entre Marvel y DC es gigante. Sin embargo, es evidente que la firma de Stan Lee, hoy en manos de Disney, ha logrado una mucho mejor performance en las salas, y -esto es lo más extraño- ninguna de sus producciones ha sido un fracaso en la taquilla. Después del éxito de la trilogía de Batman que realizó Christopher Nolan, y ante la avanzada de Marvel de reproducir la interrelación de personajes que creó en los años '60 para la pantalla grande, DC (es decir, Warner, dueña de la marca) se embarcó en algo similar. El resultado fue decepcionante tanto de crítica como de público, más allá de que Liga de la Justicia, la película que finalmente reunía a todos los grandes personajes de la firma (Batman, Superman, Mujer Maravilla, Flash y Aquaman, más el menos conocido internacionalmente Cyborg) fue un fracaso de crítica y, si bien salvó su costo, no fue un gran negocio. Es cierto que su director Zack Snyder no pudo terminar el filme (la tragedia familiar de la muerte de su hija hizo que Joss Whedon, paradójicamente el primer director de Avengers, terminara la historia), pero la estrategia comercial de Warner-DC de querer "alcanzar" a Marvel fue demasiado vertiginosa.

Pero Mujer Maravilla, Aquaman y Guasón parecen haber corregido el rumbo. Así como el moderado -pero grande respecto de su presupuesto- éxito de Shazam! o las esperanzas que tiene la firma en Bird of Prey, comedia sarcástica femenina alrededor del personaje Harley Quinn, interpretado por Margot Robbie (tras el fracaso de Suicide Squad, cuya secuela está rodando James Gunn, otro "hijo" de Marvel, responsable de Guardianes de la Galaxia). El giro de estrategia comenzó con un cambio de dirección que apunta en tres direcciones. Primero, optar por personajes menos conocidos, lo que genera más libertad de acción (aunque hay un The Batman, dirigido por Matt Reeves, para 2021). Segundo, filmes más chicos que luego puedan "integrarse" en un mismo universo (lo que sucedió con Guasón). Y tercero, no apurarse a unir personajes. Por otro lado, existe la idea de tener más películas de superhéroes "para adultos", como se intentó con Guasón y sucederá con Birds of Prey, que de todos modos es de tono humorístico (aunque de modo alguno "para chicos").

Es decir, no "competir" con Marvel sino complementar ese terreno: el del entretenimiento infanto-juvenil. Lo que viene son las secuelas de Mujer Maravilla (2020) y Aquaman (probablemente 2022), una versión de Flash por Andy Muschietti (el argentino responsable de It) y que se integre a la parte "cine" Greg Berlanti, el productor de las series Arrow, Flash, Supergirl y Legends of Tomorrow, muy exitosas versiones de los personajes para la pantalla chica, con un desarrollo sobre Linterna Verde (más allá del megafracaso de 2011 con Ryan Reynolds).

Más notas de

Leonardo Desposito

Un paseo por la inolvidable commedia all’italiana

Amici Miei, picaresca masculina

Joya clásica de aventura antinazi con el sello de Fritz Lang

Joya clásica de aventura antinazi con el sello de Fritz Lang

Warner-AT&T comienza a revelar su estrategia para la plataforma de streaming HBO Max

La presentación oficial de HBO Max, en octubre pasado, con contenidos exclusivos

Parodias y experimentos en el cine porno

Parodias y experimentos en el cine porno

Disney logra un récord de recaudación global

Avengers: Endgame, la película más vista de 2019 y récord histórico

Netflix y las plataformas invaden los Globos de Oro

Historia de un Matrimonio, la producción más nominada con cinco menciones

A El Irlandés no le alcanzó para justificar su presupuesto

Suena como candidata al Oscar

Poco público (con cierta lógica) para el arranque de diciembre

Boda sangrienta, el estreno con más público

El cine aventurero y feliz del maestro Raoul Walsh

Objetivo: Birmania, la guerra por la pura supervivencia

La más efectiva de todas las películas "para llorar"

La más efectiva de todas las películas "para llorar"