De entrada, el título hace ruido. ¿ Monja guerrera? Quizá los milenios de invisibilización cultural femenina influyan en el hecho de que nos cueste concebir, sobre todo en la Iglesia Católica, la idea de monjas que hagan algo más que silencio, rezo y ayuno sin la mínima esperanza de al menos ocupar un cierto rango en la estructura clerical.

Luego nos enteramos que esta serie está basada en un manga -'Warrior Nun Areala' publicado por primera vez en 1994- y que al fin y al cabo, la demanda de guiones para producir series al ritmo vertiginoso que la industria exige hoy, empuja a echar mano de historias originales allí donde se encuentren.

Hecha esta salvedad, tampoco es que nos relajamos para ver “la” serie. “Warrior Nun” tiene buen arranque, un estirado y aburrido nudo, y aceptable final (abiertísimo, pero con mucha acción). Ava (Alba Baptista) es una joven de 19 años paralítica que despierta en la morgue. Sí, estaba muerta -en extrañas circunstancias- pero ha recibido una nueva oportunidad en la vida: el destino quiso que fuera encontrada por una monja guerrera que, en plena lucha, esconde en su cadáver un dispositivo divino muy importante, que la revive y otorga poderes descomunales, que deberá aprender a controlar.

Mientras intenta comprender la situación, la joven, que vivió casi toda su vida postrada en un orfanato al cuestionable cuidado de una monja poco amable, descubre que ahora forma parte de una antigua orden secreta, encargada de luchar contra los demonios en la Tierra.

Pavada de nueva realidad que por supuesto dará vuelta su mundo y la aterrorizará. Intentará escapar de lo que cree un sueño, pero siendo portadora del Halo, ahora poderosas fuerzas que representan al cielo y al infierno buscarán encontrarla y controlarla.

Ava se resistirá a hacerse cargo de una tarea tan peligrosa de la cual además, nadie cree merecedora. Algunas de sus nuevas Hermanas son egoístas y tienen sus propias agendas.

Alba Baptista protagoniza una historia con altibajos.

La casi desconocida Baptista, una portuguesa de 23 años, hace bien su papel de chica traumatizada, abandonada y descreída no sólo de la fe sino también de los buenos sentimientos. Rebelde pero valiente, aceptará a desgano lo que le toca, aunque con el paso del tiempo y los desafíos que llegan del inframundo, demostrará por qué es la Portadora, a pesar de no haberlo deseado.

“Warrior Nun” se dirige a un público muy definido, el centennial interesado sobre todo en historias de empoderamiento femenino, lo cual siempre es celebrable, aunque a veces se vayan de “mambo”. Acá los hombres son en su mayoría o poco confiables o ceros a la izquierda. El interés romántico de la virginal Ava pasa sin pena ni gloria por la historia: podría tranquilamente no haber figurado en la trama.

Las monjas también tienen sus “internas” y hay que destacar que la serie es muy crítica con la burocracia de la Iglesia y sus intereses políticos. Quizá le sobren un par de capítulos, pero en contrapartida, hay bellas locaciones reales donde se grabaron las escenas: antiguos monasterios y abadías, la mayoría situados en Málaga, aunque la acción transcurre en Andalucía.

Más notas de

Analia Caballero

The Stand: el pandémico fin del mundo según Stephen King

La visión apocalíptica de Stephen King

El Top 10 de las mejores series de 2020

Las 10 mejores series de 2020

El Desorden Que Dejas, intriga que atrapa

Un thriller español con sexo y traiciones varias

Los Favoritos de Midas, una muy recomendable joyita española

Política, poder, y el rol de los medios en un thriller atrapante

Netflix, Amazon y HBO: los estrenos destacados de diciembre

Lo nuevo del streaming para diciembre de 2020

Paranormal, una ficción exótica con humor negro e ironía

Un Doctor House egipcio que se ve obligado a creer en lo increíble

Carmel: ¿Quién mató a María Marta?, un documental preciso y revelador

García Belsunce: el caso que conmovió a un país

La Maldición de Bly Manor, otra vuelta de tuerca al terror

La Maldición de Bly Manor, otra vuelta de tuerca al terror

Hacia El Lago, la serie rusa que recomienda Stephen King

Hacia El Lago, la serie rusa que recomienda Stephen King

Súbete A Mi Moto: el revival de la Menudomanía

Súbete A Mi Moto: el revival de la Menudomanía