En las próximas semanas, cuando salga el informe anual de PornHub (una base de datos fenomenal que va mucho más allá del consumo de pornografía) sabremos qué impacto habrá tenido la pandemia en el entretemiento erótico. Desde este lado, nos es imposible decir si creció o no. Sí lo hizo en los primeros meses, pero todos saben que gozar de la pornografía requiere, también, de cierta tranquilidad, de cierta alegría o felicidad de base. Seguramente -arriesgo- haya tenido un crecimiento importante, pero lo más interesante será ver cómo se consume, porque señala tendencias para todo el campo audiovisual.

Bien, ya que estamos acá, el año catastrófico se va (ay, esperanza de 2021) y uno quiere distenderse, vamos a recomendarles una película que está dentro de las que los críticos y cinéfilos más académicos pueden defender. Se trata de Voodoo Passion, una coproducción alemana-española del año 1977 que dirigió ese ecléctico buscavidas del cine llamado Jesús Franco, prolífico realizador europeo de terror y erotismo que tenía amigos como Buñuel y Orson Welles. Bueno, quizás algo aprendió de ellos porque en todas sus películas hay algún momento de belleza visual que vale la pena recortar. Pero el hombre sabía que somos un poco básicos y también llenó sus filmes de sexo y cuerpos en acción erótica. 

La película narra la historia de una mujer un poco reprimida (Ada Tauler) que, tras años de no verlo, acompaña a su marido (Jack Taylor) como cónsul en Haití. Allí encontrará a un grupo de haitianos siempre desnudos que practican unas danzas eróticas a veces un tanto salvajes, acompañads por una extraña mujer de aspecto occidental que puede ser la encarnación del espíritu del placer. Influida por esas danzas, esta mujer comienza a descubrir placeres ocultos, tanto con hombres como con mujeres, aunque al mismo tiempo se suceden ciertos crímenes inexplicables vinculados con muñecas vudú. ¿Es ella la asesina? ¿Es el instrumento de una conjura? ¿Hay realmente magia o todo es alucinación inducida por ciertas drogas? La película reune lo sexual propiamente dicho con el thriller y el fantástico, aunque también lo político. Lateralmente, recuerda un poco a La serpiente y el arco iris, gran filme de terror político de Wes Craven.

Hay mucho, mucho sexo, pero no necesariamente explícito. Lo mejor que hace Franco es no obviar caricias profundas y desnudeces, pero trabajarlos de tal manera que lo simulado parezca auténtico. También juega mucho con el montaje paralelo. En una secuencia, vemos a la protagonista haciendo el amor con la sacerdotisa vudú, y por corte, la vemos sola, sobre la alfombra de su residencia, repitiendo los gestos que, parece, provienen del sueño. El filme, gracias a esa estrategia, nos deja constantemente en el filo entre lo que es real y lo que no lo es,  y eso permite que, más allá de lo que suele buscarse en una película sobre el sexo, sigamos viendo hasta el final.

Justamente: una película sobre el sexo. El sexo como liberación, como misterio, como posibilidad, como goce no solo de los sentidos, inmediato, sino como una forma de comunicación con algo secreto que no sabemos cómo describir. Hay pocos diálogos en la película y todos ellos cargan con una doble intención que se revela al final, con aires de tragedia. Algo interesante es que, más allá de que la música no está demasiado a la altura de los aciertos del filme, Franco filma muy bien en bosques y selvas, sabe cómo usar el espacio y no solo retratarlo sino comunicarlo como espejo del estado de ánimo de los protagonistas.

La película está en Erogarga.com, sitio nuevo que tomó todo aquello del desaparecido Eroticage.net, lugar que utilizamos como perfecto reservorio de todo este cine despreciado y marginal que, sin embargo, esconde hallazgos y formas que el "otro" cine no suele tener. Pueden comenzar el año recorriéndolo y alzamos la copa por un 2021 lleno de placeres.

Más notas de

Leonardo Desposito

Netflix, Disney+, Amazon: cuánto cuesta en los EE.UU y en la Argentina "tenerlo todo"

Netflix, Disney+, Amazon: cuánto cuesta "tenerlo todo"

La mayor cadena de cines del mundo logra esquivar la quiebra

Cines a la espera del público

Cuatro películas on demand para disfrutar en familia

Cuatro películas on demand para disfrutar en familia

Netflix y los Oscar: diez películas favoritas para pelear los premios

Netflix se apunta para ganar los Premios Oscar

Terror y cine francés: dos clásicos imperdibles para ver en casa

Terror y cine francés: dos clásicos imperdibles para ver en casa

Música, teatro, encuentros: salidas perfectas para el fin de semana

Música, teatro, encuentros: salidas perfectas para el fin de semana

Hentai Sex School: animación y parodia XXX

Hentai Sex School es una sátira de las series y filmes sobre el High School americano mezclado con la parodia sexual

Enorme: la maternidad y la pareja, desde el humor salvaje

Enorme: la maternidad y la pareja, desde el humor salvaje

Zona de Riesgo: otra de acción "a reglamento" en la grilla de Netflix

Zona de Riesgo: otra de acción "a reglamento" en la grilla de Netflix

Netflix batió récord de suscripciones en 2020 gracias a la pandemia

Netflix, el gran ganador de 2020 gracias a la pandemia