Alberto Fernández recibió al presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, en la Casa Rosada y ese encuentro (el segundo en casi un mes) dejó una bocanada de oxígeno dentro del Gabinete en cuanto a los avales que el Gobierno busca para la renegociación con el Fondo Monetario Internacional. Pero también porque Sánchez, en su gira latinoamericana, trae en el bolsillo 4.500 millones de euros para distribuir en la región y dejó la promesa de que Argentina tendrá lugar prioritario en la lista.

"El plan de internacionalización de la economía española, dotado con 4.500 millones de euros, tiene focalizados los intereses en América latina y, en particular, en países tan importantes como Argentina", dijo el jefe de gobierno español y aseguró un "apoyo total" a la posición argentina frente al Fondo Monetario y al Club de París, que aún aguarda el pago de los USD2.400 millones que vencieron a fines de mayo.

No es poca cosa esa promesa en medio de las fuertes tensiones dentro de la coalición de gobierno sobre cómo administrar la economía en tiempos de pandemia y de elecciones y luego del derrumbe brutal del PBI durante 2020, cercano al 10% de acuerdo con el Indec.

En el país hay 300 compañías de capital español. Son las que han desembolsado en el país más euros de toda la Unión Europea y representan el segundo puesto de inversiones extranjeras directas de todo el mundo. Que ninguna de ellas esté pensando en la posibilidad de engordar la lista de empresas que cierran sus negocios en el país es muy importante para el Gobierno.

Palmadas externas, conflictos internos

Esto es especialmente relevante en momentos en que la industria, el sector que el Presidente ve como aliado para pensar la economía de la post pandemia, tiene sus propios temblores. Hubo datos que señalaron una flaqueza en la vitalidad de la locomotora que representa la industria para mantener el nivel de actividad en plena pandemia y en el día después. La actividad fabril creció en abril un 55,9%, pero un mezquino 0,3% si se compara con marzo, según datos del Indec.

Con todo, en el Ministerio de Producción que conduce Matías Kulfas prefirieron poner el acento en las expectativas futuras. Es que los empresarios admitieron que miran condiciones más favorables para julio, de la mano de la aceleración de la campaña de vacunación.

Pero, además, esta semana asumió formalmente el nuevo titular de la Unión Industrial Argentina, Daniel Funes de Rioja, quien tiene un discurso duro en torno de las políticas económicas que el Gobierno considera hoy troncales, como el cepo al dólar, la presión tributaria y el DNU que extendió la prohibición de despidos. Al asumir, el dirigente marcó la cancha con su discurso.

Entre los puntos de divergencia con el Gobierno, Funes de Rioja insistió en distintas oportunidades de la conferencia con su desacuerdo ante lo que denominó el "triple cepo laboral", en referencia a las prohibiciones de despidos, suspensiones y doble indemnización implementadas para sostener el empleo en medio de la pandemia.

Es una postura muy cercana, desde la mirada del oficialismo, a entidades que el Gobierno no considera aliadas, como el Foro de Convergencia Empresarial (FCE) o IDEA. Además, Funes timonea Copal, la cámara de las alimenticias en donde muy pocas miran con buenos ojos las recientes medidas para contener la suba de precios, como por ejemplo el programa Súper Cerca, que con un listado de setenta productos reemplaza a Precios Máximos. Pero las compañías que pisan fuerte en la producción de alimentos siguen advirtiendo que los controles de precios no contendrán la inflación ni evitaría la falta de algunos productos.

Desde Balcarce 50 lo miran de reojo y desconfían de su perfil internacional. Funes es abogado laboralista, pero también fue chair del B20 dentro del G20, cuando Argentina fue sede en 2018.

En la CGT también comparten esa mirada de distancia , aún antes de asumir, con el nuevo presidente de la entidad fabril de mayor peso en Argentina y de una de las cámaras empresariales que marcan agenda y rumbo económico en el país. Incluso el timonel del BICE, Ignacio de Mendiguren, salió a cuestionar duro a Funes. "Es la primera vez en la historia de la entidad que un abogado laboralista la preside". Dentro de la entidad rumorean presiones sin precedentes en la designación de esta flamante conducción que asumió con un discurso dialoguista, pero que no la tendrá fácil.

Más notas de

Alejandra Gallo

Como la nieve en Córdoba, igualito está el clima empresario

Guzmán junto al titular de la UIA, Daniel Funes de Rioja

Alberto Fernández, Pedro Sánchez y la locomotora industrial que pierde velocidad

Alberto Fernández, Pedro Sánchez y la locomotora industrial que pierde velocidad

El secreto de una pyme ladrillera que creció en pandemia

Vidal pidió asistencia ATP por tres meses y luego un crédito bancario a través del FOGAR  (Fondo de Garantías Argentino), un fideicomiso público a través del cual el Gobierno facilitó el acceso al crédito para las micro y pequeñas empresas.

Hay IFE en junio 2021, paro del campo y nuevo presidente de la Sociedad Rural

Un paro del campo que concluye pero hay precios que no ceden

Del llamado de Alberto Fernández a Merkel a las cuitas domésticas

Desde Olivos, el Presidente tuvo una videoconferencia con la canciller alemana

La "doble B" de Economía, el campo y las peleas de Alberto Fernández

Alberto Fernández se prepara para la pelea por los precios

Las cámaras empresarias buscan un "anticuerpo" a la injerencia del Estado en la economía

El Gobierno hoy encuentra escasos interlocutores en sus políticas de intervención estatal, aunque haya logrado negociaciones importantes por ejemplo con el Frente Agroindustrial

La grieta de la Justicia y las inversiones

La grieta de la Justicia y las inversiones

El Presidente le pone el cuerpo a la negociación con el FMI

Kristalina Georgieva viene dando señales de apoyo al Gobierno argentino

Caras largas en las empresas por las políticas de precios

Videoconferencia del Presidente con representates de empresas de los sectores petrolero y automotriz, entre otros, junto al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; el de Economía, Martín Guzmán, y la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca.