El 10 de mayo del corriente año, desde la Administración Nacional de la Seguridad Social se anunció el incremento por movilidad que se otorgará a Jubilaciones, Pensiones y Asignaciones en el próximo mes de junio. El aumento anunciado será el segundo que se otorgará por la Ley de Movilidad 27.609 sancionada a finales de 2020. El aumento será del 12,12%, explicado por un incremento de los ingresos del 13,4% según el RIPTE, que superó el 13,2% del índice de salarios entre enero y marzo, y un aumento del 10,84% de los recursos tributarios de ANSES en el mismo período.

El aumento de los salarios y la recaudación en términos reales se ve reflejado en un incremento significativo para los haberes, demostrando así que la fórmula de movilidad cumple con los objetivos que se propuso, contribuyendo a la recomposición de los ingresos de los y las jubilados/as y pensionados/as acompañando la recuperación económica.

Este aumento del 12,12% superará a la inflación del segundo trimestre del 2021 en al menos 1,7 puntos porcentuales (según las proyecciones del REM), recuperando así el poder de compra de los haberes jubilatorios y las asignaciones en al menos 1,6%.

A partir de junio, el haber mínimo alcanzará los $23.064,70 y la Asignación Universal por Hijo/a y la Asignación por Embarazo Para Protección Social aumentará a $4.504. La medida alcanza a 8,3 millones de jubilaciones y pensiones que perciben más de 7,1 millones de personas, a 9,3 millones de niños, niñas y adolescentes, y a más de 800 mil personas que reciben asignaciones por cónyuges. En total, el alcance de cada aumento de la movilidad es de 18,5 millones de jubilaciones, pensiones y asignaciones correspondientes a 17,2 millones de personas, representando cerca del 60% del presupuesto total nacional.

El segundo incremento que brinda la Ley 27.609 supera nuevamente al aumento que hubiese otorgado la Ley de movilidad suspendida a finales de 2019, aplicada entre 2018 y 2019. En el primer semestre de 2021 se habrá otorgado finalmente un aumento del 21,2%, considerando el incremento de marzo del 8,07% y el de junio de 12,12%. Con la fórmula anterior, estos aumentos hubiesen sido del 7,18% y del 10,33% respectivamente, quedando detrás, no solo de la inflación, sino que también de la Nueva Fórmula de Movilidad. En este primer semestre de aplicación, la Ley actual superó en 2,9 puntos porcentuales los aumentos de la Ley anterior.

Trasladando los números a la realidad actual del país, en un contexto de recuperación luego del primer impacto de la pandemia de Covid-19, la Ley 27.609 acompaña este camino de crecimiento apoyado en el empleo, los salarios, el consumo y la producción. Para lograr que este sendero sea sostenible se debe trasladar la recuperación económica al bolsillo de cada uno y cada una de las personas que constituyen este país, y es a través de esta fórmula de movilidad que se alcanza a quienes más lo necesitan y quienes más golpeados/as venían por las crisis económicas. Por este motivo se suspendió en 2019 una fórmula que hoy, daría aumentos por debajo de la inflación, excluyendo cada vez más a un sector de la población altamente vulnerable.

Con la convicción del Presidente Alberto Fernández de acompañar a quienes más lo necesitan, el aumento de junio reforzará las políticas complementarias a la movilidad entre las que se destaca el Bono de $1.500 otorgado en abril y mayo a más de 5 millones de jubilados y pensionados; el congelamiento de las tarifas de servicios públicos; la suspensión transitoria del cobro de los créditos ANSES y del devengamiento de sus intereses, la implementación del nuevo vademécum de más de 170 remedios gratuitos a través del PAMI y otros bonos oportunamente otorgados a los/as beneficiarios/as de los haberes más bajos y a la AUH/AUE.

Las políticas del Gobierno Nacional continúan acompañando día a día a cada argentino y argentina en un contexto hostil, luego de más de un año de pandemia. El desafío de lograr una recuperación económica sostenible con inclusión social está en marcha, empezando por los últimos para llegar a todos y todas. Y este camino comienza recuperando los haberes jubilatorios que se deterioraron un 20% entre 2018 y 2019.

 

*Secretario General de la ANSES