En septiembre 2020 las jubilaciones, pensiones y asignaciones vinculadas a la movilidad se incrementaron un 7,5%. De esta forma, los haberes previsionales y todos los beneficios que se rigen según la movilidad jubilatoria continúan su camino hacia la revalorización, después de haber sufrido una pérdida en términos reales del 19,5% entre septiembre 2017 y diciembre 2019. Este incremento se complementa con los aumentos del 2,3% más $1.500 en marzo y del 6,12% en junio, acumulando un 28,9% para la jubilación mínima y del 24,6% para la jubilación media. Con el aumento de septiembre, la jubilación mínima alcanzará un valor de $18.128,9.

Según los datos del INDEC, entre diciembre 2019 y julio 2020 se acumuló una inflación del 15,7%. Suponiendo que entre julio y septiembre se registre un aumento del 7,5%, la variación del nivel general de precios entre diciembre 2019 y septiembre 2020 se ubicaría en 22,1%. De este modo, debido a los aumentos por decreto, la jubilación media recuperará un 2,1% de su poder adquisitivo perdido durante la gestión anterior, mientras que la jubilación mínima recuperará un 5,6%.

Actualmente en ANSES se registran un total de 6,9 millones de jubilados y jubiladas, de los cuales 4,3 millones reciben un haber mínimo y 1,4 millones reciben una prestación entre uno y dos haberes mínimos. Este universo, que representa un 82,6% del total, percibió desde diciembre de 2019 un incremento superior a la inflación.

La gestión de Alberto Fernández asumió con la responsabilidad de gobernar bajo la premisa de empezar por los últimos para llegar a todos. En este sentido, se otorgaron Bonos de $5.000 para jubilados y pensionados en diciembre 2019 y enero 2020, focalizando la inversión en los haberes más bajos. Como se pudo observar, la irrupción de la pandemia impacta con mayor vehemencia en la población más vulnerable, que a su vez fueron los que se vieron más perjudicados por las políticas neoliberales aplicadas durante el gobierno anterior. Para llevar alivio a estos sectores, en abril 2020 se volvió a implementar un bono de hasta $3.000 para los jubilados y pensionados de más bajos haberes. A su vez, también se implementaron Bonos Extraordinarios para beneficiarios y beneficiarias de AUH y AUE.

Desde la suspensión de la fórmula de movilidad, un 82% de las jubilaciones -como así también las Asignaciones Familiares, AUH y AUE- lograron superar a la inflación corriente, recuperando parte del poder adquisitivo perdido en los últimos años. En este sentido, es fundamental el rol que tiene la Anses no sólo para llegar mes a mes a millones de argentinos y argentinas, sino también como herramienta para dinamizar la economía local: que los sectores más necesitados tengan mejores ingresos significa mayor capacidad de consumo, mayor producción y, en definitiva, crecimiento económico.

La reparación del sistema previsional como objetivo del gobierno nacional, significa un cambio rotundo respecto de lo acontecido en el período 2016-2019. Financiar la Seguridad Social es ubicar a las políticas de protección y cuidado como pilar fundamental para la reconstrucción del país con inclusión social.

*Secretario General de la ANSES