Muchas son las situaciones que el Covid-19 ha venido a cambiar, no sólo en lo referente a la salud sino también en cuestiones relativas a lo cultural, a aquellas cosas que no estábamos dispuestos a modificar por costumbre o simplemente porque creíamos que era la mejor forma de hacerlo.

La irrupción de la tecnología, en este contexto, está siendo uno de los mejores aliados y empujando a las organizaciones hacia la transformación digital que tal vez se veía postergada por circunstancias económicas, de adaptación o por atender otras prioridades ligadas a lo comercial y productivo. El cambio está llevando a organizaciones de todos los ámbitos a modificar costumbres, tanto dentro de ellas como en su relación con sus públicos. En el ámbito bancario, por ejemplo, se están tomando medidas que garanticen la continuidad y el normal funcionamiento de la economía de cada país, sin descuidar la salud de clientes y colaboradores, y esto representa una nueva configuración en las operaciones, a la que todos nos vamos acostumbrando con el correr de los días.

Hemos comprendido, desde el comienzo, que ayudar a las organizaciones en su proceso de digitalización era uno de nuestros objetivos principales, pero hoy sabemos que es “el objetivo”.

En tiempos del Covid-19, las empresas encuentran en las soluciones tecnológicas las herramientas clave que les permiten cumplir con requerimientos obligatorios como lo es la celebración de la Asamblea de Accionistas anual. Dentro del contexto que hoy nos toca transitar, tenemos la oportunidad de experimentar cambios que en otro contexto podían creerse impensados. Hoy, las asambleas digitales pueden ser, por primera vez, llevadas a un nivel que nunca antes se pensó gracias a la tecnología que llega para optimizar tiempos, procesos y distancias, y ofrece herramientas y soluciones que ya no vamos a dejar atrás.

Las soluciones de la compañía que dan soporte a este tipo de eventos permiten evitar los desplazamientos y las concentraciones de personas en periodos, como el actual, en que ambos están restringidos o incluso prohibidos. Se trata de soluciones personalizadas para cubrir todas las necesidades durante el ciclo completo del evento: tratamiento del censo de accionistas, delegación y representación electrónica; foro electrónico de accionistas; gestión de acreditación y control de acceso a la asamblea; voto remoto; resultados online; libro de registro de accionistas; y video streaming de la asamblea.

Las Asambleas de Accionistas, al ser uno de los eventos más importantes del año, requiere que la solución a utilizar sea confiable, segura y que garantice disponibilidad durante todo el evento. Los beneficios son para todos: la compañía moderniza su imagen, ahora ligada a la transformación cultural y digital, ahorra costos de organización, aumenta la participación de sus accionistas y gana en eficiencia y seguridad. Desde la perspectiva de los accionistas, la Asamblea telemática aumenta el compromiso y la participación antes, durante y después del evento, y mejora las expectativas y la satisfacción de los stakeholders gracias a los beneficios que aportan procesos y herramientas intuitivas, amigables y modernas.

Hay que agilizar y garantizar todos los procesos que requieran un cambio en el contexto actual.  El gran reto de este momento es optimizar y potenciar la infraestructura digital e implementar tecnología, al tiempo que se educa a todos en su uso y beneficio. Esta sinergia creará una cultura que permitirá que le ganemos, aunque sea en algún aspecto, la batalla a esta crisis.

* Director de Procesos Electorales de Minsait en América