Argentina presenta uno de los índices más altos de mortalidad por accidentes de tránsito. Según datos de la Asociación Civil Luchemos por la Vida de los últimos años,19 personas mueren por día, hay 6.627 víctimas fatales por año y 120 mil heridos de distinto grado. Los siniestros viales en la Argentina son la primera causa de muerte en menores de 35 años y la tercera sobre la totalidad de la población.

Según nuestras estadísticas, el 90% de los accidentes viales en nuestro país están ligados al error humano, ya sea por su forma de conducción, por no respetar las indicaciones o señales de tránsito, por utilizar dispositivos móviles, comer, manipular la radio, ingresar rutas al GPS y no prestar atención al camino, conducir cansado, alcoholizado o bajo el consumo de alguna sustancia. Solo el 10% de accidentes se ocasionan por fallas mecánicas y tienen que ver con la falta de mantenimiento de la unidad tales como: falla en las llantas, mal funcionamiento de los frenos, problemas en la dirección, falla en la transmisión y el motor, o bien, problemas defectuosos de fábrica, los cuales son complejos de comprobar.

El 10 de julio un auto “fuera de control” embistió a varias personas en la puerta del Teatro Plaza en Godoy Cruz, Mendoza, dejando un saldo de 23 heridos. Aún no se sabe si fue a causa de una falla mecánica o una falla humana ya que el auto no estaría adaptado para la discapacidad motriz que tiene el acusado.

Las personas con discapacidad pueden conducir correctamente un vehículo, según cuál sea su limitación física o sensorial. Salvo casos donde se padece una disminución sensitivomotora, enfermedades o anomalías progresivas, la licencia puede ser tramitada por todas aquellas personas que tengan integridad física para conducir.

Si el conductor necesita adaptar el vehículo para un manejo eficiente, deberá gestionar una licencia clase F, que es complementaria de la categoría que los habilite a conducir según el porte de auto. Todos los vehículos se pueden adaptar, siempre que el conductor tenga su licencia correspondiente. La mayoría de los cambios que se realizan son: el embrague automático, palanca de cambios en el volante, retiro de los asientos para mayor comodidad, cambio de luces al pie, elevación del techo para que entre una persona en su silla de ruedas y alargamiento de pedales, entre otros. Lo necesario para garantizar una conducción segura y cómoda.

Hoy en día existen diferentes alternativas tecnológicas que permiten prevenir y hasta evitar accidentes viales, que generan determinadas alarmas en caso de detectar conductores distraídos o con un cansancio notorio. Por otro lado, la tecnología permite actuar rápidamente ante este tipo de accidentes ya que generan una alarma de impacto y permite enviar servicios de atención médica y diferentes fuerzas de seguridad al lugar del hecho en pocos minutos.

En el caso citado, claramente hubo controles y mantenimientos que no se realizaron por parte del conductor en la unidad, pero eso sólo lo puede determinar una pericia. Lo primero que uno debe hacer, en casos como estos, es socorrer a las víctimas y llamar al servicio de emergencia para que sean asistidos por personal idóneo a la brevedad. Analizar la escena y controlar que no existan mayores riesgos como caída de mampostería, vidrios o perdida de fluidos del vehículo que puedan ocasionar un problema aún mayor. Luego, se asistirá a las personas que revisten mayor gravedad, siempre con los cuidados necesarios para no agravar su estado de salud. Y esperar que el servicio de emergencias médicas llegue lo más pronto posible al lugar.

Es recomendable que, a la hora de manejar, las personas se sientan seguras y cuidadas, como lo pueden hacer gracias a los servicios de emergencia, que permitan el recupero del vehículo en caso de robo, que brinden asistencia al conductor y a sus acompañantes ante un siniestro vial mediante el envío, al instante, de las fuerzas de seguridad y de salud (policía, bomberos y ambulancias).

Ante la detección automática de un choque de relevancia, o al recibir el llamado de la persona al Centro de Comando y Control, se desplaza personal especializado a la zona. También existen aplicaciones que permiten realizar llamadas de emergencia directas desde el celular, la visualización de la ubicación en tiempo real, y el historial de recorrido, activar alertas de velocidad y de zonas seguras, y recibir alertas en el caso de desconexión de la batería.

* Técnica en Seguridad Privada y Corporativa, Perito en Accidentes Viales y Gerente del Centro de Comando y Control de Ituran Argentina