Como todos , he recorrido distintos estados anímicos y diferentes reflexiones en mis observaciones sobre los efectos de la pandemia. Cuando Europa va entrando a la “nueva normalidad” o saliendo de la crisis sanitaria, la agenda económica vuelve a instalarse con fuerza en la vida política de los países de nuestra región. Con un Bolsonaro que se esfuerza en robarse el protagonismo central con su imagen que, no siempre es ganancia.

El Covid-19 vino a instalar un nuevo factor de riesgo en los análisis de situación económica al que nos tienen acostumbrados las organizaciones que emiten las calificaciones sobre las deudas soberanas.

No podrán obviar en el futuro un índice (el sanitario) que llegó para quedarse y que se incrustó en la economía globalizada sin limites soberanos. A esta altura, tener al frente del gobierno a un Trump o al mencionado presidente brasilero no garantiza un riego país neutro por más fuerte que sea la economía de sus paises. Ni la FED puede escapar al contagio.

La emisión billonaria de dólares, euros, libras esterlinas o pesos, conforman una misma receta en pacientes con distintos anticuerpos para sobrellevar esta quimioterapia. Metáforas que me permiten abandonar la jerga militar, y señalar que la economía está adoptando un lenguaje médico y litúrgico, mas acorde a la situación.

La emisión visibiliza, expone, y deja al desnudo la lógica que sostiene el actual sistema monetario: los billetes tienen un valor construido a partir de un acto de fe. Es esa creencia la que impacta diferente en la emisión de las distintas monedas.

En la Argentina de los patacones la fe movió montañas y la salida de la convertibilidad se llevó un gobierno pero dejó las bases para el milagro atribuido a Lavagna.

El galardón al que solo acceden los pocos gobernantes reconocidos por la historia con el mote de estadistas, no será concedido hasta que los años permitan en una observación retrospectiva evaluar la eficiencia de sus gestiones.

Las corrientes y flujos de inversión han descubierto que no existe un mercado nacional en el planeta con riesgo cero o seguridad jurídica absoluta. Acostumbrados a un sistema internacional de reaseguros que los guarecía hasta de los casos fortuitos, se anoticiaron de su humana falibilidad. Los cálculos actuariales están ajustándose en todos lados. Los lotes en la Luna pueden despertar nuevas expectativas.

El cierre temporario de las fronteras y , eventualmente, su extensión a la circulación internacional de personas y servicios sostendrá una apreciación momentánea de las monedas nacionales. Las materias primas exportables y los servicios digitales mantendrán su competitividad internacional, mientras la producción industrial verá afectada su circulación tanto por las medidas sanitarias cuanto por las restricciones cambiarias.

El coronavirus nos puso frente a una nueva realidad. La economía globalizada sufre de fragilidad planetaria, las deudas soberanas se calculan ahora con un denominador común : el riesgo global.

Quienes muestren mejor gestión en la pandemia, izaran la bandera de la seguridad jurídica que se calculará sopesando los resultados sanitarios y los económicos. Entre estos últimos, el desempleo, el cierre de empresas y el ajuste que implica el sostenimiento de las ayudas públicas serán las pautas evaluativas de los aspirantes al preciado galardón.

Tampoco es cuestión de apuro o de miradas de corto alcance, los balances son - como mínimo - anuales. Y aventurar triunfos parciales puede nublar la vista.

A mi pesar, y para ser gráfico, tengo que volver al vocabulario bélico: ganar una batalla no es ganar la guerra. Y la dimensión de cada batalla será determinada cuando regrese la paz. Ahí será el tiempo de las medallas y las jubilaciones y de analizar si supimos exponer a la inversión internacional un manejo de la crisis que atraiga la mirada del mundo a nuestra región.

Más notas de

Alberto Biglieri

Trabajo en blanco más planes sociales. Al fin

Trabajo en blanco más planes sociales. Al fin

Noticias judiciales sin grietas: Primer Código Procesal de Relaciones de Consumo

La Ciudad de Buenos Aires cuenta con el fuero Contencioso Administrativo Tributario y de Relaciones de Consumo.

Mercosur, 30 años y faltan nueces

Tensa reunión por los 30 años del Mercosur

Recaudación, ajuste y financiamiento: un año desbalanceados

Desbalanceados

PPP y cuánto hablamos de seguridad jurídica

PPP y cuánto hablamos de seguridad jurídica

Lunes puente

Lunes puente

Twitter, Trump y jubilación. El reino del revés (Parte II)

Twitter, Trump y jubilación. El reino del revés (Parte II)

Vamos a ver cómo es, el Reino del Revés(Parte I)

Vamos a ver cómo es, el Reino del Revés(Parte I)

El protocolo presidencial (boliviano) y una semana internacional

El protocolo presidencial (boliviano) y una semana internacional

Inversiones inmobiliarias, blanqueo y seguridad jurídica

Inversiones inmobiliarias, blanqueo y seguridad jurídica