Como dijo el diputado provincial del Frente Social y Popular de Santa Fe Carlos Del Frade:
La muerte del ex presidente Carlos Menem coincide con la fecha del nacimiento de Raúl Scalabrini Ortiz.
Cuando todavía usaba grandes patillas y melena selvática, al decir de Domingo Faustino Sarmiento para describir a Facundo, el riojano vino a Rosario y citaba al autor de "El hombre que está solo y espera".
Cuando se rasuró y dejó de ser Facundo, tal como hizo el propio Quiroga, Menem fue otro.
Aquella inversión generó un peronismo al revés. Se convirtió en el hecho burgués que maldijo el país, la vuelta de campana a la hermosa y profunda frase de John William Cooke.
El desguace del Estado a favor de los grupos concentrados nacionales y multinacionales sigue pesando en la vida cotidiana de las grandes mayorías.

Su vida personal terminó siendo la expresión individual de la colonización de una herramienta de liberación y su conversión en una de dependencia.
La pelea, como siempre, sigue siendo una realidad en la que en el trono de la vida cotidiana esté la noble igualdad, donde personajes como Carlos Menem sirvan para recordar todo lo que cuesta llegar a socializar la felicidad para que no sea la propiedad privada del que la pueda comprar.
Por todo ello, es que digo:
Hoy cuando está en debate la soberanía portuaria y marítima somos pocos los que fuimos consecuentes con los ideales de Perón.
Digo esto sin rencor y sabiendo que no será considerado por quienes aplaudieron mientras nosotros resistiamos al menemismo de la década del 90.

(#) Titular de la CATT, Dragado y Balizamiento y ex triuviro de la CGT