Oportunamente y dada la reacción del gobierno ante el impacto del Covid 19 y su decisión de imponer un Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, en  “Que planifique un consejo de expertos”, manifestamos que se imponía “la necesidad de planificar la asignación de los dólares, mediante la declaración de la emergencia del sector externo”…  “ya que, si quedara librada a la dinámica del mercado, probablemente los “consumos suntuarios” se realizarían a expensas de “los esenciales”… “y que sólo así se podrá impedir que el ‘todo está permitido’, por la fuerza de los hechos se convierta en un drástico ‘todo está vedado´”.

Lamentablemente al no tenerse en cuenta esta propuesta, o alguna similar ajustada al pensamiento estructural del oficialismo, hoy nos encontramos ante una dramática situación en el rubro Reservas del Banco Central de la República Argentina( BCRA).

 

Como podemos observar en el cuadro, desde fines de abril hasta el 18 de septiembre del 2020 las Reservas Brutas (RB), las Reservas Netas (RN) (que surgen de restarles a las RB los encajes correspondientes a los depósitos en dólares del público en el sistema financiero, el swap de monedas con la República Popular China y los préstamos internacionales recibidos por la autoridad monetaria) y las Reservas Disponibles (RD) que resultan de restarles a las RN la liquidez mínima necesaria (el pago contado de dos meses de importación) están en franca disminución hasta incluso, colocarse en terreno negativo.

Dada esta situación, resulta evidente que los “grados de libertad” que dispone el BCRA, para encauzar su política monetaria, en la actual supercrisis, se hallan reducidos a su mínima expresión. 

 

La dominancia fiscal sobre el balance del BCRA

Solo durante el último mes de agosto la autoridad rectora aumentó sus pasivos monetarios y financieros contra el sector privado en $ 44.000 millones. Eso a pesar de haber vendido USD1.200 millones de sus reservas desde abril al 18 de septiembre. Asimismo acumuló una posición abierta en el mercado de dólar futuro de aproximadamente U$S 4.500 millones, en el que es prácticamente el único oferente.

Ahora bien, si a lo ut supra señalado se le yuxtapone la necesidad de financiamiento que deberá efectuar el BCRA al Tesoro Nacional, el estrés al que será sometido su balance es de una magnitud sorprendente. Así es que en la ley que autorizo la ampliación del presupuesto nacional 2020 se encuentra previsto un déficit de la Administración Pública Nacional (APN) de $3 billones (bi) para todo el año.

Si a este último valor se le descuenta lo ya realizado durante el primer semestre, desde julio a diciembre, se va a necesitar financiamiento por $1,8 bi para la APN. Si a su vez le agregamos los distritos subnacionales, el déficit financiero del Sector Público Argentino (SPA) alcanzará $2,2 bi.   Luego, al adicionarse el cuasifiscal,  se culminará con un Déficit Fiscal Total (DFT) de $2,5 bi.           Cifra que se encuentra en el entorno de la Base Monetaria hoy existente y que se compone de todo el dinero legal en circulación más los depósitos obligatorios de los bancos comerciales en el BCRA y las tenencias en efectivo de estos últimos en forma precautoria.

                   

Punto y Contrapunto

Ante el panorama descripto, el directorio del BCRA pergeñó una serie de estrategias que en su implementación, al poco de andar, mostraron palmariamente sus limitaciones. Procuró transmitir con convicción que mantendría su pauta del 2% mensual de apreciación en el tipo de cambio mayorista, intentando con ello disminuir la brecha observada entre los distintos valores de los dólares.

Pero rápidamente el exceso de emisión monetaria generado en los meses anteriores boicoteó el cumplimiento del objetivo propuesto

También la autoridad monetaria diseñó un sendero de crecimiento de la tasa de interés real, para seducir al público a que incremente sus depósitos a plazo en el sistema financiero; pero claro, ello obligó a que las empresas proveedoras de bienes y servicios tuvieran que elegir entre subir los precios para compensar los mayores costos, o aceptar una transferencia patrimonial a favor de sus acreedores por el quantum de sus deudas.

Finalmente exploró la posibilidad de ofrecer en el mercado los bonos obtenidos en el reciente canje que están en la cartera del BCRA a un valor técnico de USD16.500 M por los cuales podría obtener unos USD7.600 M. Pero ello implica el cambio del tenor de la deuda pública, que pasa de “no exigible” por ser intra sector público, a “exigible” por estar en manos privadas.

 

Hay Crisis y Supercrisis cuando todas las opciones son malas 

En las últimas semanas la autoridad monetaria ocupó el centro decisional de la política económica. En este marco ofrece de manera inédita reiniciar un proceso de indexación de la economía comenzando por los depósitos a plazo en pesos

Posteriormente dicta una serie de circulares donde restringe aún más la posibilidad de adquisición de dólares por parte de las personas humanas y les informa, a las empresas endeudadas en el extranjero, que deberán refinanciarlas en un 60% a un plazo de dos años, si desean obtener los dólares (para cancelar el 40 restante) al precio oficial.

La conmoción generada fue mayúscula ya que el impacto de las medidas se difundió entre todos los agentes del aparato productivo. El racionamiento de dólares llegó de la peor manera, desordenando el set de precios relativos y el normal abasto de la economía.

 Llegado a este punto es evidente que la “hoja del balance” del BCRA no es más que la receptora de los graves desequilibrios fiscales y externos que padece nuestra economía. Y a su vez nos ilumina que solo su resolución sentará las bases para que un Modelo de Desarrollo Económico Permanente y Sustentable (MoDEPyS) con orientación a la producción, garantice el bienestar del Pueblo Argentino.        

 

* Lic. Guillermo Moreno, Lic. Oscar Carreras y Lic. Walter Romero

 

Más notas de

Guillermo Moreno

Trabajo y desarrollo: sobre las Izquierdas y Derechas en la Economía

sobre las Izquierdas y Derechas en la Economía

Impuestos, paritarias e ingresos: el salario no es ganancia en "Un plan económico", el podcast de Guillermo Moreno

"Un plan económico" el podcast de Guillermo Moreno

Impuestos, paritarias e ingresos: el salario no es ganancia

El salario no es ganancia

Dólar, reservas, BCRA y PBI: ay, Patria mía

Ay, Patria mía

Cepo, dólar y reservas: sobre la política monetaria y la restricción externa

Sobre la política monetaria y  la restricción externa

Arrendamientos rurales en la Pampa Húmeda

Arrendamientos rurales en la Pampa Húmeda

Un modelo de desarrollo económico (cuarta parte): cómo aumentar la competitividad

Un modelo de desarrollo económico (cuarta parte): cómo aumentar la competitividad

Un modelo de desarrollo económico (tercera parte)

Un modelo de desarrollo económico (tercera parte)

Un modelo de desarrollo económico (segunda parte)

Un modelo de desarrollo económico (segunda parte)

Un modelo dedesarrollo económico (primera parte)

Un modelo dedesarrollo económico (primera parte)