Para muchos de nosotros, el aguinaldo es una de las pocas oportunidades de generar un ahorro que habrá que defender no sólo de los gastos de las fiestas y las vacaciones, sino también de la inflación y un dólar cada vez más caro y difícil de conseguir.

Para quienes están terminando el año con deudas, cuotas atrasadas o tarjetas de crédito que no llegan a cancelarse en su totalidad, la prioridad debería ser ponerse al día y evitar tener que pagar intereses que generalmente presentan las mayores tasas de interés que se cobran en el mercado. Sólo para quienes están libres de deudas, las siguientes recomendaciones cobran importancia.

Elegir la moneda de medición de la inversión debería ser el primer paso. Una persona que sea poco activa en la gestión de la inversión, seguramente tendrá mejor resultado ahorrando en dólares. Por otro lado, quien decida ser activo con su dinero y esté dispuesto a dedicar tiempo a su gestión, tal vez pueda elegir el peso como moneda de inversión y acceder así a un mayor menú de alternativas locales. De cualquier modo, con nuestra historia, siempre el peso significa un riesgo mayor.

Las últimas novedades regulatorias están cambiando las reglas de juego en lo que respecta a la adquisición de dólares. Hasta hace muy pocos días, comprar dólares hasta el límite de U$D 200 que permite el Banco Central por persona por mes en una casa de cambio era la mejor opción. Especial atención aquí sobre las nuevas casas de cambio que tienen negocios online y que ofrecen mejores cotizaciones que los bancos y agentes de cambio tradicionales.

Tras la noticia del 30% de impuesto a la compra de moneda extranjera que aún no está en vigencia pero seguramente pronto lo estará según detalla el proyecto de ley que está tratando el congreso, el conocido como “Dólar MEP” o “Dólar Bolsa” es, por ahora, una alternativa más barata porque no estaría alcanzado por el impuesto.

Para quien todavía no lo conozca, el Dólar MEP es una operación cambiaria que queda implícita en una operatoria con bonos. Se trata simplemente de comprar con pesos un bono y vender ese mismo bono, al instante, en dólares. Como uno comienza la operación con pesos y la termina con dólares, implícitamente, hizo una operación cambiaria. Dos cosas son importantes aclarar sobre esta operatoria: se trata de una operación legal y no le aplican ni la restricción del tope de U$D 200 mensuales ni el impuesto del 30%.

Para quienes decidan invertir en pesos, tal vez en este momento el Plazo Fijo tradicional no sea la mejor alternativa ya que las tasas que pagan los bancos no llegan a ganarle en este momento a la inflación. Tienen entonces lo que se conoce como Tasa Real Negativa. Es decir, si uno hace un Plazo Fijo, luego de haber esperado los 30 días mínimos y haber cobrado los intereses, ese capital final tiene menos poder de compra que el monto originalmente invertido: los precios subieron más rápido que la inversión en Plazo Fijo.

Esta situación lleva a que quien quiera invertir en Pesos deba ser más activo con la gestión del capital. Invertir en Fondos Comunes de Inversión puede ser una buena idea. Los Fondos tienen una gestión activa, pero esa gestión la hace el administrador del Fondo, el inversor solamente debe elegir el Fondo en el que invertir, suscribir, y el resto será tarea de los profesionales que lo administran.

*Coordinadora de Research de InvertirOnline.com

noticias relacionadas