El ahorro en dólares es para los argentinos una manera de mantenerse cubierto del riesgo local y sortear la incertidumbre generada por la renegociación de la deuda en pleno contexto de crisis global a causa del coronavirus. Si bien se conocen muchas formas de adquirir esta moneda y a diferentes precios, como por ejemplo el dólar oficial con el impuesto solidario o invertir en dólar MEP, hay otros instrumentos que permiten protegerse del riesgo cambiario al tiempo que diversifica la cartera de inversión: los CEDEARs

Se trata de Certificados de Depósito Argentinos, que representan acciones de empresas cotizantes en los mercados internacionales y que pueden ser negociados en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. Comúnmente, se trata de empresas de capitalización grande y ya establecidas como Google, Microsoft, Apple, Mc Donald’s, Petrobras y Mercado Libre. A través de este instrumento el inversor está comprando un título que equivale a una acción de una empresa y, como accionista de la misma, se expone a los mismos rendimientos y riesgos que la empresa cotizante en el mercado internacional. 

El tipo de cambio local es una variable fundamental en las cotizaciones de los CEDEARs. Dado que siempre se puede canjear un CEDEAR adquirido en pesos localmente por la acción en Estados Unidos a la que se corresponde, al subir o bajar el dólar los precios deben ajustarse para continuar “arbitrado” con la acción en su mercado de origen. En otras palabras, si por ejemplo la acción de la empresa representada por el certificado no varía de precio, pero el dólar sube un 1%, el CEDEAR debería subir ese mismo porcentaje.

Es importante aclarar que el tipo de cambio con el que se vincula la cotización de los CEDEAR es el llamado Contado con Liquidación, tipo de cambio libre que surge de la relación entre un título en Pesos en Argentina y el mismo título en Dólares en el exterior. 

Asimismo, ayudan a diversificar la cartera de inversiones comprando acciones de empresas globales, las más grandes del mundo, cuya marcha no depende de la coyuntura económica local, permitiendo reducir el riesgo argentino del portafolio de inversiones. 

Los beneficios de estos instrumentos han producido un incremento en el interés por los mismos en los últimos meses. El volumen operado se ha multiplicado por nueve durante 2019 en relación al año anterior y continúa creciendo en 2020. Han pasado de representar el 2% de la renta variable operada a significar el 28% en el último trimestre. Ello ha aumentado también, la liquidez de estos papeles, lo cual los hace aún más interesantes.

*Coordinadora de Research de invertirOnline