El viernes, el Ministro de Economía, Martín Guzmán, formalizó la propuesta de canje de deuda para los acreedores privados con bonos bajo legislación extranjera.

Concretamente, la oferta que lanzó el Gobierno consiste en entregar los bonos actuales, a cambio de otros bonos que se emitirán y que tendrán vencimiento en el 2030, 2036, 2039, 2043, 2047. En cuanto a las características que se ofrecen, el desacuerdo de los bonistas no pasa tanto por la quita nominal de capital, que es apenas arriba del 5% en la totalidad del paquete. Los puntos más difíciles de digerir de la propuesta por los bonistas son: en primer lugar, que no incluye ningún pago durante los primeros tres años; y en segundo lugar, la tasa de interés nominal que pagan los bonos baja a la tercera parte de los que venían pagando los bonos que se buscan canjear. 

Estos dos primeros puntos atentan contra uno de los atractivos mayores de este instrumento financiero que es la renta que ofrece. Los inversores suelen tomar posición en bonos justamente por el cobro periódico de los intereses. El tercer punto negativo de la oferta es la extensión en los plazos. Una persona que tiene el bono AA21 que vence en abril del año que viene, tiene como alternativa más corta en el canje un bono que vence en el 2030. 

Entendiendo ahora el tipo de propuesta, se espera que la negociación no sea sencilla ya que la quita en valor presente de los bonos sería sustancial y ya hubo pronunciamiento por parte de importantes fondos de inversión extranjeros en los que mostraban su disconformidad. De todos modos, no perdamos de vista que estamos negociando y cada una de las partes actuará una postura a los fines de la negociación que puede exagerar sus intenciones verdaderas. Ambos quieren mostrar intransigencia para conseguir mejoras en los términos del canje de deuda y quien primero mostró las cartas es Argentina.

Este miércoles 22 de abril, el Gobierno debía afrontar vencimientos de intereses por USD500 millones, monto que no es muy significativo y se podría pagar con reservas. Sin embargo, Guzmán ya confirmó que no pagará y endurece su postura frente a los bonistas. Si Argentina no paga, comienza a correr un plazo de 30 días durante el cual, para evitar el default, deberá lograrse una aceptación del canje por una mayoría especial de los bonistas. Siempre está la posibilidad, antes del 22 de mayo, y aunque no se llegue a un acuerdo, de pagar los USD500 millones y comprar más tiempo para seguir negociando con pleno cumplimiento de las obligaciones, sin caer en default.

Si bien el Ministro expresó en una entrevista que no piensa mejorar la oferta presentada, esta primera propuesta podría pensarse como una aproximación al mercado para analizar su reacción dejando espacio para más adelante (dentro de los 30 días) de mejorar la propuesta para acercar posiciones con los bonistas y lograr la aceptación deseada. En el discurso del gobierno se enfatiza el deseo de llegar a un acuerdo pero sin comprometer las finanzas futuras del país. Si el gobierno tuviese que elegir entre mantener los términos propuestos a toda costa o conseguir renegociar sin default, ¿qué elegiría? Por lo pronto, la oferta extendida a los bonistas tiene un vencimiento anterior al 22 de mayo dando lugar a no pagar los intereses hoy, intentar negociar en estos términos y si falla tener espacio para una segunda oferta o el pago de los USD500 millones de interés. Al parecer, el punto más importante de los términos de la negociación para el Gobierno es conseguir no tener que afrontar pagos en los próximos tres años. Sobre el resto de los puntos, podría tener mayor flexibilidad.

Por lo pronto el escenario es incierto dejando la toma de posición en bonos argentinos solamente para perfiles agresivos. En los análisis hechos por invertirOnline, los bonos PARY y AC17 parecieran ser los que saldrán menos perjudicados en el canje y, con una recuperación de riesgo país, serían los que podrían dejar mejores resultados. Sin embargo, para aquellos que busquen menos riesgo, la alternativa es mantenerse líquidos en dólares esperando una resolución a esta negociación.

*Gerente de Research de InvertirOnline