Hace exactamente un mes, cuando comenzaba el debate final en el Congreso argentino de la ley de respaldo al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, el ministro de Economía, Martín Guzmán, salía de escena. Con una tensión creciente como telón de fondo por el rechazo de gran parte de la tropa propia del Frente de Todos al entendimiento con el FMI, Guzmán viajó a Houston para participar del CERA Week 2022, uno de los eventos más importantes de energía donde programó encuentros con los presidentes y CEOs de Total, Chevron, Shell y Equino.

La preocupación por la situación energética, disparada por la crisis que desató la invasión en Ucrania, corría en paralelo con la incertidumbre por el quiebre en el Frente de Todos, que se aprestaba a votar dividido en la Cámara de Diputados, con el hito central de la renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia del bloque, justamente por el acuerdo con el Fondo.

Treinta días después, el titular del Palacio de Hacienda busca resistir la idea de que es "el  ministro de la deuda" y desplegó una agenda pública con presencia casi a diario con los dos temas más calientes de la agenda pública: inflación y energía. En los dos, además, los referentes del gobierno más cercanos al Instituto Patria y a Cristina Kirchner, no disimulan el malestar. 

El último eslabón en esa cadena de hostilidades, fue el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, que apuntó directo: "El Ministerio de Economía tiene que bajar líneas claras que preserven los ingresos populares o esto se va a poner feo".  Curioso. Feletti es quien está a cargo de los programas de controles de precios bajo la órbita de Desarrollo Productivo.

Salarios y paritarias

Otro referente del kirchnerismo sumó al diagnóstico crítico: “Es un momento muy difícil. El salario está cada vez más deteriorado. Hoy hay casi 50% de los trabajadores registrados está por debajo de la línea de la pobreza”, dijo el senador Oscar Parrilli en diálogo con la AM 530 y agregó que “adelantar las paritarias tiene olor a muy poco”.

Adelantar las paritarias fue el mecanismo que resolvió el Gobierno para contener la ola de protestas que comenzaban a gestarse entre los gremios por la disparada de la inflación que se conocerá este miércoles y que las consultoras estiman con un piso del 6%. El pronóstico más conservador es el que difundió el Banco Central a través del REM, el Relevamiento de Expectativas de Mecado, que calculó que estaría  por abajo de 6 puntos 

Guzmán, junto a sus pares de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Claudio Moroni, fue el convocante del encuentro que se realizó el martes pasado con representantes de la Unión Industrial Argentina (UIA) y de la Confederación General del Trabajo (CGT).

En este marco, se acordó la apertura de la negociación de convenios salariales que aun no han vencido, y que Parrilli cuestionó. Guzmán salió a defender el acuerdo ante una situación que disparó la inflación en el mundo y dijo que el escenario global  está pegando "con fuerza" en Argentina, por lo cual el Gobierno trabaja "para mantener el poder adquisitivo y los ingresos y permitir que la economía se siga recuperando".

Reunión en Economía con la UIA y la CGT donde se acordó adelantar paritarias

Algunas consultoras, como Invecq, advierten que la aceleración inflacionaria de los últimos meses se ubica cerca del 70% anualizado tomando el primer trimestre del año, resta poder adquisitivo a los ingresos y golpea al consumo privado. "Tanto la construcción como la industria manufacturera podrían verse directamente afectadas", remarca.

Las asociaciones de usuarios y defensores de consumidores también quieren subir al ring a  Guzmán y vía carta, le pidieron que  encabece la audiencia pública  para analizar un nuevo aumento de tarifas de gas y energía, luego del acordado a principio de este año.

Luego del acuerdo con la UIA y la CGT, Guzmán viajó a Brasil donde  mantuvo un encuentro esta ta en la ciudad de Brasilia con su par brasileño, Paulo Guedes, en el que se profundizó el diálogo bilateral y se analizó la situación económica de ambos países.. Estuvo también en la reunión, el Embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli.

Guzmán con Claudio Huepe

El lunes ya se habia reunido con el ministro de  Energía de Chile, Claudio Huepe Minoletti, en el marco de la visita del presidente chileno, Gabriel Boric Font.  Guzmán y Huepe dialogaron sobre la comercialización de gas natural, la exportación argentina de GNL y petróleo, la rehabilitación del oleoducto Neuquén - Bíobío e intercambio de experiencias. 

La agenda de esta semana parece similar: inflación y energía siguen en el centro de la escena. Y Guzmán pretende seguir estando en la foto.

Más notas de

Gabriela Granata

Mucho por celebrar, pero también mucho por hacer

Mucho por celebrar, pero también  mucho por hacer

Cambio de Gabinete: Massa queda al frente de un superministerio económico

Cambio de Gabinete: Massa queda al frente de un superministerio económico

Subsidios, FMI y tasas: el Gobierno se esfuerza en mostrar señales, pero la confianza no aparece

El Gobierno se esfuerza en mostrar señales, pero la confianza no aparece

Con el PRO distraído, la UCR busca ventaja e irrumpe "el otro" Manes

Con el PRO distraído, la UCR busca ventaja e irrumpe "el otro" Manes

Poderosos, un retrato de los vínculos entre la Justicia y la política en clave periodística

Poderosos, un retrato de los vínculos entre la Justicia y la política en clave periodística

La interna del Frente de Todos y dos gestos inesperados

La interna del Frente de Todos y dos gestos inesperados

Con picos de inflación y de tensión, Guzmán levanta el perfil

Con picos de inflación y de tensión, Guzmán levanta el perfil

Acuerdo con FMI: se posterga el pago hasta el 31 de marzo y Argentina no caerá en default

Acuerdo con FMI: se posterga el pago hasta el 31 de marzo

Silvina Gvirtz y el inicio de clases: "El Estado es responsable de garantizar que los chicos vayan a la escuela"

Silvina Gvirtz: recuperar contenidos y vínculos, los desafíos en el inicio del ciclo escolar post pandemia

El hashtag para acompañar a Alberto y la prueba de fuego en el Congreso

Un año atrás, en 2021, Alberto Fernández anunció que se abría una querella criminal contra quienes tomaron la deuda con el FMI