Casi tres semanas después de iniciado el 2021 la situación con el coronavirus sigue complicada a nivel mundial con un incremento de los contagios y de las muertes. Y aunque varios países aplican la vacunación masiva, una gran parte de la población mundial sigue expuesta y sin posibilidades de acceder al preciado medicamento.

El número de los muertos por covid-19 en la semana del 11 al 17 de enero marcó un récord de 93.925 decesos, constatan las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud ( OMS), que además destacan que en la última semana, a nivel mundial, se han registrado más de 4,7 millones de nuevos casos de covid-19. Y en general la entidad contabiliza más de 94,12 millones de contagiados en todo el planeta, con más de 2,03 millones de fallecidos.

Por tanto, la situación es bien complicada y solo será posible paliarla con la contribución de todos los países y una distribución equitativa de las nuevas vacunas, algo que la OMS ve muy complicado, por la mala praxis de gobiernos y empresas.

"Tengo que ser franco: el mundo está al borde de un catastrófico fracaso moral, y el precio de este fracaso se pagará con vidas y medios de subsistencia en los países más pobres del mundo", afirmó el pasado lunes el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en un discurso ante la junta ejecutiva de la entidad que dirige.

Promesas inclumplidas
 

El máximo directivo de la OMS denunció a aquellos países y empresas que, aunque defienden el acceso equitativo a las vacunas, dan prioridad a los acuerdos bilaterales, por encima del mecanismo COVAX de la OMS, lo que está provocando que salten al frente en la lista y un aumento de los precios.

"Esto está mal. La situación se ve agravada por el hecho de que la mayoría de los fabricantes han priorizado la aprobación regulatoria en los países ricos, donde las ganancias son más altas", apuntó el directivo.

Por tanto, Tedros lanzó un desafío a todos los países miembros de la organización para que garanticen el acceso a las vacunas contra el coronavirus para inicios de abril. "Desafío a todos los países miembros para que aseguren que para el Día Mundial de la Salud (7 de abril) las vacunas contra el covid-19 estén siendo administradas en cada país como símbolo de esperanza y superación de la pandemia y las desigualdades, que son la raíz de tantos desafíos de sanidad".

"Hago un llamamiento a todos los países para que trabajen juntos en solidaridad para garantizar que durante los primeros 100 días de este año, se esté vacunando a los trabajadores de la salud y las personas mayores en todos los países. Es en el mejor interés de todas y cada una de las naciones de la Tierra", resaltó.
 

Vacunas: pros y contras 
 

Muchos países han iniciado la vacunación contra el coronavirus, entre ellos Rusia, EEUU, el Reino Unido, la India, China, Israel, los países de la Unión Europea, la mayoría de las naciones del Golfo Pérsico y varios países latinoamericanos. Pero no todo es color rosa. Por un lado algunas de las vacunas que se distribuyen nunca podrán llegar a países de bajos recursos, como la de Pfizer –la más distribuida en el mundo–, que necesita ser conservada a -70°C, algo que según los expertos es "solventable" pero que dificultará su transporte y administración en todo el planeta.

"Para satisfacer la demanda mundial y poner fin a la epidemia de covid-19, el mundo debe disponer de muchas vacunas que sean eficaces en distintos grupos demográficos. Idealmente, esas vacunas tendrían que ser de dosis única y no requerir cadena de frío, tendrían que poder aplicarse sin agujas ni jeringas y deberían poder fabricarse a gran escala", dijo hace unos días Mike Levine, director del centro de desarrollo de vacunas de la Universidad de Maryland (EEUU).

Hasta ahora Rusia ha vacunado a más de un millón de personas con Sputnik V, la primera vacuna registrada en el mundo el pasado 11 de agosto y desarrollada por el Centro de Epidemiología y Microbiología Nikolái Gamaleya con la financiación del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF). Según se supo este miércoles, el 22 de enero la OMS comenzará el proceso de precalificación de Sputnik V.

Mientras, las autoridades chinas realizaron hasta la fecha ya más de 15 millones de vacunaciones contra el coronavirus, declaró este miércoles Wang Bin, inspectora de la Comisión Nacional de Salud de China.

Según los datos de datawrapper.de, en EEUU han recibido vacunas más de 12 millones de personas; en Reino Unido, 4,7 millones; en EAU más de 2 millones; en Italia 1,19 millones; en Alemania 1,2 millones; en España, más de 966.000 y en Canadá, más de 613.200. Destaca Israel que ha vacunado a más de 2,6 millones de personas y tiene así la cifra más alta por cada 100.000 habitantes.

Así, mientras los países del hemisferio norte ya avanzan en la distribución de las vacunas, tras acaparar la mayoría de las dosis, este proceso apenas ha comenzado en América Latina y África. Lo cierto es que la distribución de las vacunas se centra en los países ricos o en desarrollo, mientras que los pobres tendrán que esperar, como siempre.

Según Tedros, "en la actualidad, se han administrado más de 39 millones de dosis de vacuna en al menos 49 países de ingresos más altos. Solo se han administrado 25 dosis en un país de ingresos más bajos. No 25 millones; no 25 mil; solo 25", recalcó.

Como destacó el director general de la OMS, el enfoque de 'yo primero' no solo deja en riesgo a las personas más pobres y vulnerables del mundo, sino que también es contraproducente, y, en última instancia, acciones de ese tipo solo prolongarán la pandemia, las restricciones necesarias para contenerla y el sufrimiento humano y económico.

* Especial para Sputnik