Desde el 19 de marzo, el objetivo central del gobierno a la hora de establecer la cuarentena social y obligatoria era aplanar la curva, 3 meses después - siendo el plazo óptimo considerado para fortalecer el sistema de salud -, el objetivo sigue siendo el mismo, solo que ahora el comportamiento de contagios es exponencial.

Es normal preguntarnos ¿Se actúo bien? ¿Fue eficiente la cuarentena? Sin duda alguna el protocolo de acción sanitario basado en la cuarentena sirve, siempre y cuando sea BIEN aplicado. En Argentina cometimos ese error, a pesar de tener el diario del lunes y contar con meses de ventaja, nos relajamos, llegamos a pensar que el coronavirus no llegaría al país, que tomando bebidas calientes se podría evitar y demás. Pero el peor error que se cometió, fue en el formato que elegimos para afrontarlo.

La cuarentena argentina se diferencia de la de otros países desde su fase cero,donde se aisló a toda la población desde un primer momento. Sí la cuarentena hubiese durado lo establecido en su primer decreto, es decir, 14 días, la parálisis económica indudablemente hubiese terminado golpeando la economía real, pero hoy llevamos casi 90 días y en regiones como el AMBA o Chaco, el sector industrial y comercial solo funciona a un 45% de su disponibilidad.

Hace unos días, el viceministro de Salud de Buenos Aires habló sobre el ritmo de contagios en la provincia de Buenos Aires e hizo una declaración sumamente negativa para la economía “Si podemos decir cuarentena hasta el 15 de septiembre, yo compro”. De llegar a esa fecha, la cuarentena en la provincia llegaría a durar 180 días, es decir, estaríamos prácticamente medio año sin producir.

Se estima que por cada semana que pasa con una economía funcionando al 50%, la pérdida económica es equivalente al 1% del PBI nacional. De cumplirse estos 180 días de aislamiento, la pérdida sería equivalente a USD90.000 millones.

Constantemente desde el gobierno se hace una bajada de línea de que siempre elegirá la vida por sobre la economía, pero el gobierno debería entender que someter a una familia con niños a una vida bajo el umbral de pobreza, es un atentado contra la salud. Hace menos de un mes, UNICEF Argentina alertó sobre el crecimiento de la pobreza infantil monetaria en el país en el marco de la pandemia COVID-19, y llamó a fortalecer las políticas de protección social.

La pobreza afectaba, en el segundo semestre de 2019, al 53% de las niñas y niños y podría escalar al 58,6% hacia fines del 2020. Por su parte, la pobreza extrema hacia final de 2020 sería del 16,3%. En términos de volúmenes de población, implicaría que entre 2019 y 2020 la cantidad de niñas, niños y adolescentes pobres pasaría de 7 millones a 7,7 millones; la pobreza extrema, de 1,8 a 2,1 millones.

Si analizamos qué camino nos toca transitar a futuro, según las proyecciones del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que recopila cada mes el Banco Central de la República Argentina (BCRA), para este año, la economía sufrirá una contracción del 9,5% y un alza de la inflación que podría acelerarse potencialmente una vez liberado los precios cuidados y el congelamiento de tarifas.

Ahora, no podemos relajarnos, gran parte de nuestra recuperación sin duda va a depender de la reactivación del comercio internacional, pero en este punto debemos analizar si Argentina no está cayendo en retroceso cambiario solo para cuidar el capital político del presidente. Es sabido que el termómetro del humor social es el precio del dólar, pero congelar su valor solo para cuidar una imagen política, puede costarnos caro. La estimación del tipo de cambio nominal promedio para diciembre del 2020 es de $88,50.

Analizando netamente la economía nacional, según la Federación de Comercio e Industria, el 18% de los comercios en CABA cerraron definitivamente, esto representa 25.200 comercios. Sí estimamos un promedio de 4 empleados por local, son más de 100.000 las personas que hoy se encuentran desempleadas.

Según los últimos datos de CAME, a nivel nacional, las cantidades vendidas por los comercios minoristas en mayo descendieron un 50,8% frente al mismo mes del año anterior, medidas en cantidades. Sin duda alguna hay fuerte preocupación en los negocios por la falta de ventas, incluso para cerrar los dueños de locales no cuentan con la liquidez para cancelar todo el acumulado de deudas.

Hoy podemos criticar desde nuestro lugar de privilegiados y con 3 meses de ventaja, a casi cualquier país potencia del mundo por sus accionares en cuanto al combate contra el COVID-19. Pero la realidad, es que mientras en Argentina el único protocolo de acción válido parece ser la extensión permanente de la cuarentena, en otros países ya podemos ver leves recuperaciones económicas y fuertes proyecciones de crecimiento para el último trimestre del año. Eso no va a suceder en nuestro país.

El problema comenzó desde el inicio, la disyuntiva planteada por el ejecutivo de Economía vs Salud nunca debió haber existido. Se subestimó los efectos negativos del virus en el sistema y el impacto de la cuarentena en la economía. Hoy, con crecimientos exponenciales de contagios en la provincia de Buenos Aires, la gente no puede seguir encerrada, necesita trabajar para llevar comida. Esperemos lo mejor, pero estemos preparado para lo peor.

*Director de Bull Market Brokers 

 

Más notas de

Ramiro Marra

Hablemos de guita con el staff de Bull Market

Hablemos de guita con el staff de Bull Market

Hablamos de Finanzas Personales con Walter Queijeiro

Hablamos de Finanzas Personales con Walter Queijeiro

¿Argentina ya está dolarizada?

¿Argentina ya está dolarizada?

The Ramiro Marra's Financial Liveshow

The Ramiro Marra

Hablemos de impuestos al dólar y a las inversiones

Hablemos de impuestos al dólar y a las inversiones

Tres consejos para administrar tus inversiones

Tres consejos para administrar tus inversiones

Hay que cambiar el rumbo

Hay que cambiar el rumbo

Inversores con los trabajos menos pensados

Inversores con los trabajos menos pensados

Ahorrar e invertir en Argentina, ¿es posible?

Ahorrar e invertir en Argentina, ¿es posible?

Mentes brillantes del emprendedurismo argentino

Episodio 36 de Hablemos de Guita