Los cien días de cuarentena pasaron también su factura política. Uno de los estudios que le llega periódicamente al equipo del presidente Alberto Fernández mostró que comenzaba a mellar la imagen positiva de la que goza el jefe de Estado. El Gobierno dio ventaja con dos movidas que fueron tan fuertes como inacabadas: la creación de un impuesto a las grandes fortunas y la expropiación de la cerealera Vicentin. Ninguna de las dos iniciativas llegó a tener un texto definido de proyecto de ley a pesar de que el propio presidente Alberto Fernández alentó, en el primer caso, y anunció y recontraratificó, en el segundo. 

Con el mensaje de la prórroga de la cuarentena hasta el 17 de julio, con restricciones en algunos distritos -principalmente el AMBA- el Gobierno pareció recuperar un poco de oxígeno.  Una encuesta flash realizada esa misma noche mostró que casi el 80% de quienes habían visto la conferencia y fueron consultados, estaba de acuerdo con las razones para endurecer las medidas.  En ese sondeo rápido realizado por la consultora de Analía Del Franco, se mostró que a 2 de cada 10 no le había gustado la postura presidencial. Es probable que hubiera también una ciudadanía más sensible a los efectos de la Covid-19, sobre todo cuando comenzó a tener nombre propio en personalidades populares. Primero fue el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, un caso multiplicado en puntos de rating por su esposa, Jesica Cirio, conductora de La Peña del Morfi. Y luego el de la conductora de El precio Justo que iba por Telefé, Lizy Tagliani.   

El mensaje del Presidente no fue en vivo sino grabado. Tampoco hubo conferencia de prensa. En las dos oportunidades anteriores fue en las respuestas donde saltaron los tonos ácidos. Esta vez, sobrio y medido, el Gobierno puso de nuevo el piso al estándar mesurado y de equilibrio entre la emergencia sanitaria y la económica. Incluso, el Presidente evitó polemizar directamente con un artículo del diario La Nación sobre el costo económico derivado de la pandemia pero retuiteó los certeros datos del columnista de BAE Negocios, Alejandro Bercovich. 

Es cierto que la pandamia está empujando los números rojos en casi toda la línea de actividad. Pero lo es también que el golpe a la economía se produce en países con cuarentenas más o menos estrictas y que Argentina viene de padecer dos años de caída de la actividad, desempleo, aumento de pobreza y un Estado que había cerrado en caja con candado las herramientas de asistencia a los sectores productivos. El IERAL de la Fundación Mediterránea, una consultora insospechada de oficialista, lo reflejó así en el capítulo de su último informe sobre 100 días de cuarentena y la asistencia estatal en Argentina: "Al considerar una serie de indicadores que reflejan el nivel de actividad en los últimos dos años, en sectores como comercio, construcción, industria y la actividad económica en general, tanto de fuentes oficiales como de organizaciones privadas, se observa de forma muy clara el deterioro general de la economía desde marzo de 2020, luego de varios meses en que ya existían caídas en varios sectores. A finales de 2019 y comienzos de 2020, algunos sectores mostraban signos de recuperación, incluso muchos de ellos ya se ubicaban en cifras positivas en términos interanuales. Sin embargo, la irrupción de la crisis del COVID-19 tiró por la borda esos pequeños brotes verdes". 

Más notas de

Gabriela Granata

El "mini Marshall" de Alberto Fernández, después de la moratoria y del acuerdo por la deuda externa

El jefe de Gabinete y el ministro Guzmán en una fábrica artesanal de zapatos

Alberto flexibiliza la "cuarentena de comunicación" de los ministros de su Gabinete

Alberto flexibiliza la "cuarentena" de su Gabinete

El discurso del Presidente, con guiños hacia la interna y la oposición, luego de la reaparición de Macri

El Presidente, con mensajes al Gabinete, a la oposición y a Macri

Distanciamiento social y el "efecto Lizy"

Alberto Fernández con Leandro Santoro en la residencia de Olivos

Vicentin marca el fin de la cuarentena política y reaparecen Macri y Carrió

Macri, Vicentin y el fin de la cuarentena política

Cafiero prepara la agenda política post pandemia

Cafiero prepara la agenda política post pandemia

Alberto Fernández ataja los cascotazos y manda a sus ministros a caminar el territorio

Alberto ataja los cascotazos y manda a sus ministros a caminar el territorio

Larreta se desmarca con elegancia de la sintonía fina con Alberto

Larreta se desmarca con elegancia de la sintonía fina con Alberto

"La salida industrial a la crisis debe ser con un desarrollo económico sostenible"

"La salida industrial a la crisis debe ser con un desarrollo económico sostenible"

Política y deuda: el Día de la Escarapela

Política y deuda: el Día de la Escarapela