Vuela el mercado de acciones, con subas de más del 10% en acciones  y 6% en títulos públicos.

Las mayores ganancias se presentaron en los bancos privados y en empresas reguladas por el estado. 

Los activos argentinos continúan muy baratos respecto a los de la región, principalmente por la incertidumbre económica, política y de la pandemia.

Estos resultados electorales ratificaron que lo peor en términos de precios ya pasó, que la tendencia alcista puede continuar, y que para corregir el rumbo será necesario mayor diálogo y consenso entre los diferentes partidos políticos. 

Los activos con ajuste CER, continúan muy demandados por los inversores institucionales, que encuentran en esos instrumentos mayor protección frente al deterioro inflacionario. 

Dólar blue y financieros

Luego de la suba del dólar blue de la semana pasada, desciende 5 pesos hasta 182.

Por el lado del dólar contado con liquidación y dólar MEP, descienden levemente respecto a la semana pasada a la espera de los inversores de cuál será la reacción del Poder Ejecutivo frente al resultado.

Y, también, observando que no se poseen tantas herramientas disponibles para corregir las variables macroeconómicas tan fácilmente. 

Posibles escenarios en el mercado

El mercado tiene el dilema de cómo actuará el Gobierno frente a los resultados electorales.

Si virará al centro, acelerando un acuerdo con el FMI, medidas con mayor moderación y acuerdos políticos con la oposición o radicalizará su política y discurso, buscando aumentar su base electoral para noviembre con la misma receta económica y política, inyectando dinero al mercado a través de incentivos al consumo.

Más allá de la importante suba en títulos de Renta Fija y en Acciones de corto plazo, de confirmarse estos resultados en noviembre, inevitablemente se presentarán problemas de gobernabilidad para realizar cambios profundos en las políticas macroeconómicas que necesita la Argentina, razón que llevará a mayor incertidumbre en los mercados de cambios y en las variables macro para los próximos meses, de no producir acuerdos rápidamente. 

El Gobierno deberá tener mucha pericia en las medidas que tomará a partir de ahora, ya que cualquier error de diagnóstico en este escenario podría tener efectos no deseados en las variables macroeconómicas (dólar, Inflación, Tasas, etc…)

Paradójicamente, una derrota electoral del oficialismo provoca un rally alcista en activos argentinos, dado que los inversores se anticipan a 2023 y consideran que, de persistir estos números en noviembre, los activos continúan muy baratos, respecto a los de la región y el mundo.

*Economista, Director UG Valores