Entre 2016 y 2017 la anterior administración habilitó para operar con moneda extranjera a los famosos puntos de cambio (como se llamó a distintos tipos de pymes. Por ejemplo, agencia de remises, kioscos, supermercados y agencias de turismo barriales siempre con limites básicos en sus patrimonios y hasta los agentes de bolsa para vender al común de la gente. A través de esta normativa se habilitaron incluso distintas páginas online para efectuar las operaciones de compra y venta de ellas con montos menores a los del mercado tradicional.

Durante esta cuarentena motivada en la pandemia del Coronavirus, las usuales cuevas financieras o mesas de dinero vieron afectadas sus actividades hasta el día de hoy como consecuencia de la falta de pesos en la calle por no encontrarse la actividad económica en su totalidad. 

Por ende, no había un valor de la moneda extranjera y ante los pedidos que algunos comenzaron a realizarles empezaron a darlos los valores que tenían a disposición los cueles eran ni más ni menos que los del Contado Con Liquidación y el Bolsa.  

Estos valores siempre fueron oficiales, incluso desde 2011 también, los cuales desde la semana anteúltima semana de abril sufrieron un notable incremento en sus valores consecuencias de haberse anunciado que se daba via libre al Impuesto a los grandes patrimonios llevando a los poseedores de ellos a realizar una operatoria que conocen muy bien como es la Bolsa de Comercio, tanto de Buenos Aires como en Nueva York, -ya que sus empresas cotizan en ambos mercados bursátiles- comenzando a comprar bonos argentinos en pesos para venderlos en dólares tanto aquí mismo a través de la Bolsa de Buenos Aires  (Dólar bolsa) o en la de Nueva York (contado con liquidación) dejando en ambos casos los dólares en sus cuentas de pago.

Con una única excepción, en el caso de las operaciones realizadas en Buenos Aires usaron una alternativa que estaba prevista para las personas físicas y pymes que no es otra que la autorización para depositar y/o retirar dólares desde las cajas de los bancos en forma presencial.  

Con esa operatoria realizada hicieron que subieran esos 2 (dos) tipos alternativos de dólares, llevándolos a valores cercanos a $120 cada uno por lo cual ese fue el valor que se transaba después el blue -que es ilegal-. Como corolario de ello es que el el BCRA y AFIP comenzaron con los operativos para cerrar esas fugas del sistema y los problemas inflacionarios posteriores al ASPO que ya todos conocemos.

* Créditos tasa 0%: los beneficiarios no reciben los pesos en la cuenta corriente sino en sus tarjetas de crédito y no pueden comprar dólares hasta el 31 de diciembre de 2021.

* Fondos de Inversión: desde esta última semana deben poseer todas sus carteras de negocios únicamente en pesos y deshacerse de los dólares que tengan en el mercado oficial libre de cambios.  Con esta medida los dólares alterrnativos pasaron e $120 a cerca de $105 y el blue bajo a $118

* Puntos de cambio: se dejó sin efecto la autorización de compraventa de dólares a las pymes como kioscos, supermercados, agencias de turismo barriales y otros. Esto sirve para tener más control del mercado.

* Agentes de Bolsa: el 30 de abril pasado el BCRA emitió una circular por la que dejan sin efecto la autorización de ellos para comprar y vender dólares al común de la gente. O sea, las paginas de internet que ofrecían dólares a un valor mas bajo que lo habitual o sin el Impuesto PAIS de acuerdo a la nueva Ley de diciembre 2019 y en la cantidad que se quisiera sin las restricciones colocadas por el gobierno anterior.   Esto va a generar que el valor de los alternativos siga cayendo a sus valores normales en el orden de los $90 a 95 en breve tiempo

En el corto plazo las medidas que tienen que adoptar el BCRA+AFIP+ CNV es como estos operadores de cambio disfrazados de agentes de bolsa conseguían un flujo de moneda extranjera tan importante como para no ofrecer restricciones en la venta de dólares y de acuerdo a su forma de vida de los integrantes de estas sociedades no poseen alguna fuente de ingresos no declarado en nuestro país o llegado el caso verificar sino se encuentran en el listado de 950 cuentas enviadas desde la OCDE en 2017 y que la anterior gestión de la AFIP resolvió encajonar para no investigar sobre muchos amigos/familiares propios que se encuentren en  ellas o aportantes em las últimas campañas electorales que no podrían justificar sus patrimonios usando ellas solo para efectos de lavado de dinero no declarado. 

En forma conjunta con esto la CNV debería colocar como única opción que las operaciones de ventas realizadas en el exterior y en lo local a aquellos propietarios de grandes fortunas incluídos en el Impuesto a las grandes fortunas sólo se puedan liquidar en pesos en su lugar de origen. 

Con las últimas medidas a adoptarse se llegaría no solo a una economía más blanqueada sino a una sociedad mucho mas justa desde lo legal con una situación mucho mas estable para los trabajadores que viven de sus trabajos.

* Economista