Antes del colapso económico del 2001, el programador de la convertibilidad proponía hackear el sistema que nos había instalado con una idea que implicaba atar el tipo de cambio a una “canasta de monedas” que permitiera salir gradualmente de la fórmula que reeligió a Menem, y se llevó puesto el gobierno de la Alianza.

Nunca un dólar costó un peso, pues esa ficción cambiaria se sostenía en la liquidación de “las joyas de la abuela” del período de privatizaciones sin una proyección de reinversión productiva. El jeque de Anillaco no llegó a disfrutar en el gobierno la potencialidad de la soja transgénica ni la explosión de los comodities en la primera década del siglo. Pero – muchos afirman que impulsado por la tragedia de la adulteración de los vinos Soy Cuyano y Mansero – dispuso un creativo sistema de ayudas públicas que a base del diferimiento del pago de IVA revolucionó la industria vitivinícola y olivícola, para llevarlas al nivel de competitividad y posicionamiento internacional que hoy sostienen.

La situación actual, el valor de los dólares con los que convivimos, es la repetición interminable, circular, y cadenciosa de muchas variables que no queremos aceptar para abandonar alguna vez el papel de Sisifo en nuestra tragedia pendular.

¿Ahorrar en pesos?

La reticencia (por no decir el pánico) a ahorrar en pesos es solo la lógica darwiniana del argentino medio. Los dólares o las cosas han preservado los ahorros de generaciones que, como descendientes de neandertales, huimos de los riesgos que internalizamos en el instinto de supervivencia económica en la jungla pampeana.

También hemos desarrollado una especial adecuación a estas situaciones y a otras más graves aún. Es sobre esta virtud resiliente sobre la que podemos reencausar el debate económico. Uno de los factores principales en la economía local, y de hecho la razón de ser de esta columna, es el derecho y su incidencia en las relaciones contractuales.

Debemos señalar, una vez más, que una de las fuentes que cimientan la construcción de una sociedad e informan el derecho que rige y ordena las relaciones entre sus partes es la costumbre y la buena fe.

Principios generales del derecho 

En un ambiente enrarecido con la discusión política alojada en los tribunales se pierde el rumbo con el riesgo de hacerlo circular.

La función principal de la Justicia es la de mantener la paz social. El debate principal del hoy debe ser la reapertura de los servicios de justicia para todos los ciudadanos. Cada causa judicial en la que se debate un régimen de visitas, los alimentos de un niño, un despido o la reparación de un daño son, para los involucrados, su máxima gravedad institucional.

Estemos a la espera de que la Corte Suprema resuelva la cuestión del traslado de jueces y la reducción por decreto de la coparticipación porteña. Y demos vuelta la página. Sea cual sea el resultado, cerremos la discusión judicial y reabramos el ámbito de la política.

Luego empecemos a aportar al debate del presupuesto. Seriedad para afrontar un 2021 en el que los males no desaparecerán por arte de magia ni de la vacuna. La crisis previsional es una pandemia (digamos positiva por la longevidad).

Las leyes laborales solo pensadas para quienes tienen trabajo no sirven para bajar la desocupación que rondará el 20%. Avanzar en el comercio global y buscar el cambio directo con yuanes es positivo. También debe ser más fácil hacerlo en reales.

Tenemos que valorizar el peso, y eso solo se logra con consensos sociales y políticos, no hay Premio Nobel que lo solucione, y para fortalecerlo tenemos que absorber proporcionalmente y entre todos la emisión que usamos para sobrevivir al virus. Reafirmar el Mercosur cuando los gobiernos nacionales no se simpatizan entre sí, es un gesto de madurez y continuidad. Seguridad que se construye con confianza en los vecinos y en las instituciones. Un camino difícil, pero siempre posible.

Argentinos a las cosas o Costumbres Argentinas.

Más notas de

Alberto Biglieri

G7: agua. El péndulo , la brújula y la clonación

G7: agua. El péndulo , la brújula y la clonación

Mundo sin fronteras (Parte I)

Mundo sin fronteras (Parte I)

La Campana de la Libertad en Philadelphia

La Campana de la Libertad en Philadelphia

Los avances de Ucrania para ingresar a la Unión Europea

Los avances de Ucrania para ingresar a la Unión Europea

La jungla en la jungla urbana de Hermida. Narnia en Lugano

La jungla en la jungla urbana de Hermida. Narnia en Lugano

Guerra en Ucrania: El árbol y el bosque; Rusia y la OCDE

Las organizaciones internacionales, como la ONU, se involucraron en el conflicto

Leyendo la carta de la OCDE

La OCDE pide economías de mercado abiertas, comerciales, competitivas, sostenibles y transparentes.

Seda: "Tener la nada entre los dedos"

Seda: "Tener la nada entre los dedos"

Otro desafío para el gobierno de Alberto Fernández: la carta de la OCDE

Otro desafío para el gobierno de Alberto Fernández: la carta de la OCDE

El continente perdido o una Atlántida de Van Gogh

La muestra inmersiva de Van Gogh recorre el mundo por un año