El bloque Cambiemos no tenía mucha alternativa para esquivar la sesión especial de hoy en la que se va a discutir la ley de Emergencia Alimentaria. Por eso, comprometió el quórum y la habilitación de los dos tercios que se requieren, porque el proyecto no pasó por comisión, y anunció la abstención en el momento de votar.  

Pero la jornada puede no ser todo pérdida para el oficialismo.

El ala política del Gobierno incluyó en la conversación con los bloque opositores el pedido de que faciliten el tratamiento de la ley de “reperfilamiento” de la deuda pública que pidió el ministro de Hacienda. Ese texto no salió aún de la Casa Rosada porque el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, tuvieron el módico éxito de convencer a Hernán Lacunza de demorar el envío hasta que hubiera diálogo con el kirchnerismo.

La tensión entre dialoguistas y "ejecutivos" es ya un clásico en las filas del Gobierno. Monzó fue varias veces expatriado de la mesa chica por las diferencias tácticas en ese vínculo oficialismo-oposición que suele estar bien aceitado en el Parlamento.

La foto que difundieron la semana pasada en la que se ve a Frigerio y Lacunza junto a los más "políticos" del oficialismo fue la última señal. Alí estuvieron también el candidato a vice, Miguel Ángel Pichetto; el senador Federico Pinedo; el viceministro de Interior Sebastián García de Luca y Monzó. 

Frente al acuerdo para debatir la ley de Emergencia Alimentaria, la oposición respondió a través del candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, que pidió "serenidad" durante el tratamiento de la ley. "Lo peor que puede pasar es que los nervios le abran paso a los violentos", dijo desde Tucumán donde había conseguido sentar a industriales y CGT en un primer paso de futuro consenso multisectorial.  Con la diferencia de votos que marcó el resultado de las PASO, el diálogo debe ser mucho más que una arenga del Presidente de la Nación, exigiendo consenso.

Hay otra pulseada oficialismo-oposición que se avecina. El lunes tomará estado parlamentario el proyecto de Ley de Presupuesto Nacional que ingresa el 15 de septiembre de cada año. Será el cálculo de recursos y gastos que ejecutará el próximo gobierno y que señala un modelo de gestión, en definitiva, la política económica. 

El proyecto debe comenzar a discutirse en la comisión de Presupuesto y Hacienda que preside Luciano Laspina. Se trata de una de las comisiones de más peso en el Congreso y que tiene entre sus integrantes a Marco Lavagna y a Axel Kicillof, candidato a gobernador por el Frente de Todos. Puede ser la última tregua.

Más notas de

Gabriela Granata

Precios, baldosas flojas y la hora en Sydney

Precios, baldosas flojas y la hora en Sydney

Tiempo de cambios y de refundar compromisos

El gobernador de Neuquén pide levantar el cepo para la industria petrolera

El gobernador de Neuquén pide levantar el cepo para la industria petrolera

Un diagnóstico crudo para un país en crisis

Un diagnóstico crudo para un país en crisis

Anses prepara un aumento de jubilaciones antes de enero y un alivio para los créditos

Emilio Basavilbaso y Alejandro Vanoli, ayer en charla de transición

El gabinete de Alberto Fernández marca un delicado equilibrio de poder

Los gobernadores fueron centrales en la estrategia política territorial y tienen espacio en el Gabinete

Los nombres del Gabinete económico, el equipo al que todos miran

Los nombres del Gabinete económico, el equipo al que todos miran

Llegó la hora de hablar con el bolsillo

Llegó la hora de hablar con el bolsillo

El Gabinete de Alberto se conocerá una semana antes de la asunción

Fernández sostuvo que el Gabinete está "básicamente definido"

Desarrollo económico: un plan y ¿un Ministerio?

Desarrollo económico: un plan y ¿un Ministerio?