Con un puñado de medidas para incentivar al sector industrial, que está en recesión desde mucho antes de la pandemia, el presidente Alberto Fernández, selló su alianza estratégica productiva con las fábricas nacionales. En un sentido, repitió hoy como primer mandatario lo que supo enhebrar con manejo político cuando fue jefe de Gabinete de Néstor Kirchner.  Este Gobierno siempre se sintió más cómodo con la industria que con el campo. Y las fábricas por su parte, como remarcó el titular de la Unión Industrial, Miguel Acevedo, en su discurso de celebración del Día de la Industria necesita colocarse de manera urgente en la agenda nacional.

El paquete para la industria, orientado especialmente a aliviar la carga crediticia es filosóficamente impecable, difícilmente se encuentren críticas u observaciones a esos contenidos.   Lo que tal vez  generaría dudas es si la profundidad de esta crisis generada por la pandemia y las cuitas domésticas permitirán generar las condiciones futuras que sostengan los ingresos necesarios para alcanzar estos loables objetivos.

El PBI mundial tendrá una caída en promedio del 6% este año, 9 de cada 10 países presentarán derrumbes en sus PBI anuales y será la primera vez de 1870 que tantos países tendrán una disminución tan profunda de sus PBI per cápita. Y, por supuesto, que si bien todas las naciones sufrirán, las latinoamericanas tienen menor margen de maniobra tributaria para sostener políticas específica de asistencia. El prestigioso medio The Economist acaba de publicar el resultado de un estudido que señala que la Argentina recién en 2024 estaría en los niveles económicas anteriores a la pandemia, es decir en los del 2019 cuando los indicadores económicos en todas sus variantes ya eran desastrosos. A otros países no les fue mucho mejor de acuerdo con ese escenario: a Japón e Italia les pasará lo mismo aunque regresarán a estándares mejores mientras que México le llevará un año más y a Brasil, uno menos.  

Por todas estas razones el acto del Día de la Industria tuvo mucho de significación política. Originalmente, el Presidente iba a asistir a la sede fabril, en Avenida de Mayo. Hubiera sido un gesto también muy fuerte porque, por jemplo su antecesor Mauricio Macri, jamás pisó ese lugar en cuatro años de gestión. Por consejo sanitario, se recomendó evitar un lugar tan cerrado como la sede de esa institución y se eligió una planta industria en Ezeiza, Sinteplast, que pertenece a Miguel Rodríguez, también vicepresidente Pymi de la UIA.

Con el cambio escenográfico, de peso también se evitó una foto en territorio porteño. Aunque sea hilar muy fino, en esta Argentina de cuarentena donde las alianzas pre-electorales mirando a los comicios  medio término del año próximo ya se echaron a rodar, nada lo es tanto. La foto llegó en territorio bonaerense, en un gesto más del Presidente al gobernador Axel Kicillof, que también sumará apoyo en materia de seguridad, y a las pequeñas y medianas industrias alojadas justmente en este distrito más  que en aquellas radicadas en la más opulenta región porteña como calificó el propio Presidente.

Más allá de la foto, otras preocupaciones 

Hasta acá la foto. Detrás de ella, hay elementos de preocupación que se mantienen en el sector privado, incluso en el ámbito fabril, y que tiene que ver con señales que van a una dirección que genera ruido entre las compañías como la rpesentación del proyecto para crera el impuesto a la riqueza de manera solidaria y por única vez detrás del que muchos empresarios vislumbran un tributo que llegó para quedarse por más de 365 días como pasó en su momento, aunque con otras características y contexos, con el impuesto al cheque.

Entre otras de las preocupaciones se orientan a los cerca de  700.000 suspensiones que hay en las fábricas, es decir empleados que se sostienen por la asistencia de los ATP por parte del Gobierno Nacional pero que por la dinámica económica en sí misma no resultarían necesarios en el actual  esquema productivo. Otro ejemplo, que ayer se deslizó informalmente entre algunos vicepresidentes de la UIA y el titular de Producción, Matías Kulfas, es que hay inspecciones permamentes sorpresivas en las fábricas por parte de funcionarios nacionales pero especialmente provinciales y municipales pidiendo detalles de los costos productivos. Desde la perspectiva privada, ésto no necesariamente se vincularía con controles inflacionarios.

Finalmente lo que ya parece ser un secreto a voces en el sector privado y no únicamente dentro del sector industrial es que las compañías van afilando sus protocolos sanitarios para seguir produciendo en compañia del coronavirus, al menos hasta abril o mayo del 2021.Y se teme que lo que está ocurriendo en otros países europeos  también llegue a la Argentina con un eventual rebote de los contagios durante el verano si algunas actividades turísticas con habilitadas, como se descuenta que ocurriría. Es decir, el funcionamiento pleno de la economía va corriendo para adelante su línea de largada y, en consecuencia, el impacto económico y social también va corriéndose a su vez generando un latente riesgo de crisis más profunda a la se pronosticó previamente.

Más notas de

Alejandra Gallo

Empresas, entre el tsunami tecnológico y el modo defensivo

Empresas, entre el tsunami tecnológico y el modo defensivo

Inversiones, reforma judicial y servicios esenciales: empresarios inquietos ante un Presidente que no suelta la letra chica

Inversiones, reforma judicial y servicios esenciales: empresarios inquietos ante un Presidente que no suelta la letra chica

Mucha arenga política y pocas nueces

Mucha arenga política y pocas nueces

Empezó octubre, asoman el 17 y el Coloquio de IDEA

Alberto Fernández en un encuentro con AEA, prepandemia

El "pico" de rumores económicos superó al sanitario

El "pico" de rumores económicos superó al sanitario

Empresarios ya están recalculando el presupuesto. ¿Se achica la torta de la economía argentina?

Economía argentina: ¿se achica la torta?

Inflación: la maldita tasa de dos dígitos

Inflación: la maldita tasa de dos dígitos

El Presidente selló su alianza productiva con la industria

El Presidente selló su alianza productiva con la industria

Un Día de la Industria muy sombrío

Un Día de la Industria muy sombrío

El consumo: la vedette del Presupuesto 2021

El consumo: la vedette del Presupuesto 2021