El círculo rojo se despertó después del sacudón electoral y comenzó a dar señales de reacomodamiento en el nuevo escenario de poder peronista. Ya no teme por el retorno de Cristina Kirchner al poder, o al menos es lo que busca demostrar. Los empresarios confían en que la sociedad política entre el presidente electo, Alberto Fernández, y su vice potenciará la gestión para enfrentar la crisis económica.

Los mismos protagonistas que antes avivaban el fantasma de “revancha” de Cristina Kirchner, en estos días piden un “compromiso” de la expresidenta para ayudar a salir del derrumbe. Distintos empresarios consultados por BAE Negocios admitieron dejar atrás el análisis pesimista debido al “clima de convivencia” que se vislumbró en la composición del Gabinete nacional y los acuerdos legislativos.

“Es claro que vivimos en una etapa en donde debemos superar las malas experiencias y dejar de lado los preconceptos porque el armado de las listas y del Gabinete deja muestras de que existe una nueva era en el país, en donde todos deberán estar en la misma foto, como sucedió con la Iglesia y la reunión de Alberto y Macri”, afirmó uno de los empresarios más poderosos del país, en estricto off the récord.

Sucede que muchos de las dueñas y dueños de empresas creen que la base de la recuperación será a partir de la solidez del acuerdo político al que alcanzó el Frente de Todos para ganarle las elecciones a Cambiemos. “No hay margen para peleas por espacios y así nos dejaron saber algunos puentes que existen con el nuevo gobierno”, admitió otro de los líderes del sector privado.

Uno de los sectores más cómodos con la transición es el industrial, que prevé un rol principal en las nuevas políticas económicas, según el plan que Alberto Fernández anunció durante su asunción presidencial. El referente fabril en las economías regionales e integrante del Comité Ejecutivo de la UIA, José Urtubey, afirmó: “A mí me preocuparía que Cristina Kirchner no tenga injerencia, porque en una coalición en donde ella es un factor clave, lo lógico y lo saludable es que tenga participación. Eso lo valoro”.

Contundente, Urtubey dejó claro que en la casa industrial no existen preocupaciones por el rol de la vicepresidenta. Allí convivieron distintas miradas, pero el gran temor era el retorno de funcionarios como Guillermo Moreno. Como contrapartida, el círculo rojo destacó, entre otros, a Paula Español, quien será secretaria de Comercio Interior. “Es muy decente y sabe mucho. Es una mujer de esas características me da confianza”, le dijo el dueño de una fábrica grande del país. También señalaron el retorno de Miguel Peirano al que caracterizaron como “un pibe que laburó y sabe mucho de pymes”.

Sin embargo, aclararon que la situación contextual es “crítico”. “Hay mecha corta y no existe un plazo de cinco meses para aprender por lo que es importante la impronta joven del nuevo Gabinete pero con experiencia”, sostuvo otro referente.

Es cierto que la grieta política se mantiene entre los empresarios. “Hay diferencias de puta madre, con colegas que siguen pensando que Alberto Fernández va a ser manejado por Cristina Kirchner, quien no va a dejar de hacer nada. Pero este Gabinete es equilibrado, con juventud y que quiere hacer las cosas bien. Queda claro que si le va mal al presidente, le va mal a todo el grupo”, analizó un comerciante consultado por este diario.

Los empresarios juran que más del 70% del círculo rojo “piensa que esto es un gobierno de coalición y que hay que darle tiempo para que se desarrolle” aunque alertaron que debe haber golpes de efecto porque “la gente está esperando llenar la heladera y eso no va a suceder, pero dentro de 30 días tiene que pasar algo”. “Tenemos que tratar de que acá un mes tenga un pollo más en la heladera”, graficó un industrial que está predispuesto a “hacer el esfuerzo”.

El secretario de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CA), Mario Grinman, fue elogioso ante el retorno de la expresidenta: “Sin lugar a dudas que la presencia, la participación y el protagonismo de la doctora Cristina Fernández de Kirchner va a ser fundamental, teniendo en cuenta su enorme experiencia en gestión legislativa y en gestión ejecutiva”. Y agregó: “Anhelamos lo mejor porque los argentinos necesitamos reencontrarnos y trabajar todos juntos en la construcción de un país normal”.

Justamente la CAC fue uno de los escenarios más cómodos para el macrismos. Allí encontró buena predisposición para reformas que Cambiemos había propuesto en el marco de la apertura comercial.

Aunque el lugar más representativo de la derecha argentina está en IDEA, que también dejó su nueva postura al señalar que “acompaña con felicitaciones y buenos deseos al Presidente Alberto Fernández y a todo su equipo, en el comienzo de esta nueva etapa”.

Un verdadero cambio de época.

Más notas de

Ariel Maciel

La UIA asume las expectativas aún cuando pronostica una crisis extendida

La UIA asume las expectativas aún cuando pronostica una crisis extendida

Industriales piden al Gobierno detener el golpe importador

Anteojos sin control

Luego del piso de la crisis, la industria se estabiliza

Las electrointensivas esperan utilizar capacidad instalada

Por la primarización, el superávit comercial fue de US$2.445 millones

Superávit comercial por US$2.445 millones

Extenderán el bono fiscal para metalúrgicos

Extenderán el bono fiscal para metalúrgicos

El Gobierno le prometió a la UIA reactivar el crédito apenas renegocie la deuda

Titulares de la UIA llegando al encuentro

El Gobierno apuesta a la recuperación de las pymes, que ahora esperan por créditos

En la UIA esperan créditos

Las fábricas le encontraron piso a la crisis del empleo

Preocupa la inactividad fabril

Kulfas prometió medidas para recuperar a la industria y Rocca habló de confianza

El ministro y el empresario cerraron el 18° Seminario ProPymes

El círculo rojo pasó de la desconfianza a la necesidad de la participación de Cristina Kirchner

El círculo rojo pasó de la desconfianza a la necesidad de la participación de Cristina Kirchner