La actividad metalúrgica acumula 22 meses con caídas y la producción en el sector está 25% por debajo del techo alcanzado a fines de 2011. Esta situación generó una contracción en la cantidad de empresas que tenemos en el entramado metalúrgico, como también en el nivel de empleo en el sector. En la actividad metalúrgica hoy tenemos 10% menos de trabajadores que a fines de 2012. En este escenario que ya de por si era delicado, pero que progresivamente comenzaba a mostrar datos optimistas, el brote de la pandemia volvió a encender las alertas.

Desde Adimra compartimos la visión del Presidente de cuidar y preservar la salud de los argentinos. La evidencia internacional nos muestra que tomar medidas prudentes es indispensable para evitar el colapso del sistema de salud. En esta situación inédita, desde el Gobierno se están tomando todo tipo de medidas, y desde el entramado productivo se solicita que durante esta emergencia estas iniciativas se acompañen por mayores esfuerzos para salvaguardar a las empresas del sector, principalmente pymes de capital nacional.

Una de las prioridades en este contexto es acceder a financiamiento para hacer frente a los pagos salariales. El crédito en Argentina es escaso y está concentrado en pocos actores. En los últimos días se anunció que los bancos prestarán fondos al 24% anual para los pagos de los haberes. Si bien estas tasas pueden ser atractivas en una economía con una inflación por encima del 24% y con una economía funcionando, en el marco de un entramado productivo parado y con imposibilidad de producir y vender, estas tasas aún permanecen elevadas. El 90% de los múltiples sectores que conforman el entramado metalúrgico hoy tienen sus fábricas paradas. Es por eso que desde Adimra se solicita que se realice un esfuerzo mayor para volcar créditos al 0% con un período de gracia de 180 días y que las empresas puedan acceder de manera sencilla para que se transfieran los fondos a las cuentas sueldos de los trabajadores.

La otra prioridad es contar con recursos para financiar el descubierto de las empresas que emitieron cheques en una economía previa a la pandemia y que ante la apertura del clearing bancario, no cuentan con fondos para hacer frente a esos compromisos. Evitar el quiebre de la cadena de pagos es el otro gran desafío de corto plazo para salvaguardar la producción y el empleo.

Si vemos las medidas que están haciendo los gobiernos y los bancos centrales de los países desarrollados nos encontramos con que están impulsando todo tipo de políticas para garantizar el sostenimiento de la producción y minimizar el impacto en el empleo. Argentina tiene la ventaja de contar con el tercer entramado industrial más profundo de América latina, y con conocimiento, recursos, historias, para enfrentar esta delicada coyuntura. Tanto las compañías que son empresas estratégicas en los rubros de alimentos, equipamiento médico y energía, como aquellos cientos de pymes que día a día abastecen con sus productos a las actividades consideradas indispensables. Será responsabilidad del trabajo en conjunto entre todos nosotros que logremos superar esta crisis.

* Presidente de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (Adimra)