En sus primeros dos años de gestión, Cambiemos sorprendió a propios y extraños: contra todos los pronósticos se mostró más sólido en la construcción política que en la gestión económica. Ayer dilapidó buena parte del capital acumulado e hizo trizas esa valoración.

El paquete de reformas fue negociado con quien debía negociarse (los gobernadores) y con eso alcanzó para la aprobación en el Senado. Llegó a la sesión en Diputados sumando beneficios de último momento a las provincias para asegurarse la sanción. El Congreso había quedado sitiado el miércoles por la noche. En la Rosada sabían que iba a haber violencia en las calles tras la votación. Todos los costos estaban calculados y había disposición a pagarlos. Pero se mancó en el recinto. Y no alcanza con echarle la culpa a la oposición. El fracaso es todo propio. Encontró un límite por primera vez, avivó a la oposición, generó debilidad donde no la había y volvió a poner a Carrió enfrente ante la amenaza de un DNU. Demasiado para una sola jornada.

Más notas de

Gabriel Buttazzoni

Santiago Cafiero, único objetivo formal de la movida kirchnerista para oxigenar el Gabinete

La carta de Cristina apuntó directamente contra el Jefe de Gabinete

El Gobierno sufrió una dura derrota y Larreta se consolida como el jefe de la oposición

El Gobierno sufrió una dura derrota y Larreta se consolida como el jefe de la oposición

Súarez, Perotti y Manzur, tres mandatarios previsores

Cornejo y Suárez compartirán la lista de senadores de JxC

Alberto nutrió de argumentos el fallo del máximo tribunal

"Vivimos en un país federal, y así lo exige el sistema federal"

Menem, el arte de improvisar

Menem, el arte de improvisar

Comenzó el operativo Lammens diputado en la Ciudad

Comenzó el operativo Lammens diputado en la Ciudad

El poder de la lapicera y la suspensión de las primarias

Alberto mandó a los gobernadores a armar consenso para la suspensión

Cómo fue la relación de los presidentes de Argentina y de EE.UU

Carlos Menem llevó a Bill Clinton a jugar al golf

Las primarias, más que un aperitivo del año electoral

Con amenazas distintas, Cristina y Macri mantienen los liderazgos

Alberto toma nota de las deserciones que sumará si abraza las banderas de Cristina

Alberto toma nota de las deserciones que sumará si abraza las banderas de Cristina