Una baja tasa de interés favorece la inversión productiva. Por el contrario, una elevada, promociona la especulación financiera. Por ello, su determinación actúa como un divisorio de aguas entre dos modelos.

El actual esquema especulativo-rentístico, centrado en la política monetaria que favorece la acumulación de capital en ese vector, convierte al gerenciamiento financiero en un factor clave para el desempeño de la mayoría de las compañías.

Otro marco posible, aupado en las empresas de bienes y servicios, tal como expresáramos en "El objetivo: la producción"  deberá generarse a partir de "condiciones macroeconómicas" que permita una rentabilidad de los proyectos de inversión productivos, disminuyendo entre otros, los costos de acceso al financiamiento.

Así la cosas, la tea votiva debe ser: tender a una tasa de interés y de inflación en orden a las internacionales, priorizando la acumulación del capital en el sector real de la economía de manera tal, que permita la generación, el crecimiento y la consolidación del tejido empresarial, engrandeciendo la base material de la Nación.

 

 

El trabajo genera valor, el dinero lo representa

Sin embargo, los banqueros, en un error conceptual, laboran el dinero como una aparente mercancía sobre la cual sostienen todo su giro comercial, generando su ganancia en base a las distintas versiones y utilizaciones de su “precio”: la tasa de interés.

En este marco, para iluminar el interior del sistema financiero, es útil desentrañar algunos conceptos básicos:

  • tasa  de  interés  pasiva, abonada por los depósitos (caja de ahorro, plazo fijo, entre otros) captados del público,
  • tasa  de interés activa, percibida sobre los préstamos (personal, hipotecario, comerciales, etc.) otorgados y,
  • tasa de interés de los bonos soberanos, rendimiento obtenido por la suscripción de la deuda emitida por el Tesoro Nacional

Ahora bien, en la plaza local, a estos ingresos se les adosará otra prima: el riesgo país, indicador del eventual incumplimiento de las obligaciones por parte del estado, mensurada por la diferencia de la tasa implícita de un bono local respecto de un proxy norteamericano.

Definida “la mercancía y su precio”, el banquero maximiza su ganancia mediante un “mecanismo de cartelización legal”, aceptado e inducido bajo un “aparente” esquema regulatorio, del Banco Central de la República Argentina (BCRA), que a su vez los premia autorizándoles todo tipo de comisiones por sus servicios.

Asimismo, y justificado por la monetización ( financiamiento que el mismo órgano rector genera) del déficit fiscal, se manifiesta un mecanismo perverso en donde, a los diversos instrumentos ut supra señalados se le adicionan otros, que fungen como garantía de mínima rentabilidad del sistema: las antiguas Letras del Banco Central (Lebac), las presentes Letras de Liquidez (Leliq) con las que el BCRA absorbe el exceso de liquidez generado por la monetización ( financiamiento) del déficit fiscal,  y otros instrumentos de deuda.

Como corolario, la última normativa (Comunicación “A” 7290, 27/05/21) del BCRA, en el límite del desquicio, estableció una modificación del efectivo mínimo (encajes) sobre los fondos inmovilizados de los depositantes: permite su integración con títulos del Sector Público en pesos (que ofrecen una mayor tasa de interés), con una cláusula de recompra, en caso de ser necesario, por la autoridad monetaria.

Nada de economía: ¡puras brujerías!

El buen capital

El capital reproductivo, a diferencia del especulativo, es el utilizado para la producción de los bienes y servicios que la comunidad demanda para satisfacer sus necesidades. Cómo oportunamente señalamos en Las horas trabajadas y los déficits en la oferta de bienes y servicios: “La posesión de dinero no necesariamente implica acceder a los bienes y servicios…” ya que, “el déficit de consumo de una fracción de la sociedad está determinado por la disponibilidad  de “satisfactores” y su distribución…”y por lo tanto es cierto que, “para cualquier país, el incremento de la oferta en su economía (bajo determinadas circunstancias), también lo hace con el bienestar de su población”… pero no así, si solo aumenta la cantidad de dinero o los medios de pago en poder de las familias.

Por lo tanto, la “multiplicación de los panes”, para erradicar la pobreza y procurar la “armonía social”, implica direccionar los esfuerzos hacia aquel capital “virtuoso” que lo facilite. Para ello, es menester recuperar la rentabilidad empresarial y, para lograrlo, es imperativo la búsqueda de los equilibrios macroeconómicos: fiscal y externo.

Las complejas decisiones de inversión están precedidas de un sesudo análisis por parte de la alta gerencia o del emprendedor, donde evalúan diversas alternativas, incluidas las del sendero rentístico-especulativo.

Por lo tanto, la tasa de interés de mercado utilizada para evaluar los proyectos de inversión, y avanzar en la opción de su implementación, debe ser aquella que permita orientar la definición en pos de abastecer a la sociedad de la mayor dotación posible de bienes y servicios.

De esta forma, se premiará tambien “el trabajo”, como fuente primigenia e irremplazable, a través de la inversión productiva, de la acumulación de capital.

Así se ingresará a un nuevo ciclo económico, sesgado hacia la economía real, promoviendo e incentivando a los empresarios a que puedan transformarse en “los sujetos de cambio” que construirán el Modelo de Desarrollo Económico Permanente y Sustentable (MoDEPyS), con orientación a la producción.

*  Lic. Guillermo Moreno,  Lic. Leandro Cárcamo Manna y  Dr. Gastón Bres

Más notas de

Guillermo Moreno

Industria farmacéutica argentina: un sector saludable

El sector está integrado por aproximadamente 354 laboratorios, 230 plantas manufactureras

Soja, retenciones y producción agropecuaria, con una mirada sobre el complejo sojero

La producción total aumentó en mayor medida, debido a un rinde promedio por hectárea 8,0%

“Promoción” industrial: el caso de Tierra Del Fuego

El régimen de excenciones provocó un boom de empresas

Construcción... sobre llovido, mojado

YPF, matriz energética e industria petrolera

Sobre la industria petrolera

Dos pasos atrás,"ninguno adelante"

Dos pasos atrás,"ninguno adelante"

Industria automotriz: siempre "sobre ruedas"... ¿redondas?

Industria automotriz: siempre "sobre ruedas"... ¿redondas?

El nivel de la tasa de interés: un "divortium aquarum" entre dos modelos

El factor "tasa de interés" para la inversión productiva

El precio de la carne: composición, tema"la vaca"

Composición, tema: "la vaca"

Las horas trabajadas y los déficits en la oferta de bienes y servicios

Las horas trabajadas y los déficits en la oferta de bienes y servicios