La propagación de la pandemia de Covid-19 ha causado la más grave emergencia global de salud pública que atraviesa la humanidad desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, poniéndola frente a vicisitudes nunca vistas en los últimos cien años.

Frente a esta encrucijada cabe preguntarse qué rumbo tomarán los países de todas las latitudes, si perseverarán en el multilateralismo para afrontar la pandemia o si darán rienda suelta al unilateralismo, buscando su propia supremacía.

China es el primer país en contestar a estas preguntas. A comienzos de este año, China, el primer país azotado por la pandemia, bajo la dirección del Presidente Xi Jinping, llevó adelante una respuesta sumamente fructífera ante la emergencia sanitaria durante 3 meses de enormes sacrificios y costos, lo que ha logrado ganar tiempo y experiencias valiosas para el combate global contra este desafío.

Adhiriéndose a la visión de la Comunidad del Futuro Compartido, China impulsa firmemente la cooperación internacional contra el Covid-19, con gestiones plasmadas en la donación de 50 millones de dólares a la OMS, el establecimiento de un fondo de 2.000 millones de yuanes para la colaboración, la designación de 25 equipos de expertos médicos y el suministro de cuantiosos insumos sanitarios a la OMS y a distintos países.

China persiste en recuperar su actividad socio-económica sin aflojar la prevención y el control permanentes, a fin de contribuir a la estabilidad de la cadena comercial global. En definitiva, las acciones de China para afrontar el nuevo coronavirus, estabilizar la economía y salvaguardar el bienestar han desempeñado un rol de estabilizador y de cardiotónico global en medio de este escenario cambiante, fortaleciendo la convicción mundial en la superación de este flagelo sanitario.

De cara a la pandemia, el Presidente Xi Jinping ha puesto de manifiesto la visión internacional de China como potencia responsable durante la inauguración virtual de la 73º Asamblea Mundial de la Salud, donde ha expuesto las propuestas chinas, a saber: forjar conjuntamente una Comunidad Global de Salud, ofrecer en 2 años una asistencia internacional de 2.000 millones de dólares, poner sus vacunas anti- Covid-19, una vez desarrolladas y probadas, a disposición como bienes públicos globales.

 

La relación entre China y Argentina

Pese a la gran distancia geográfica que las separa, China y la Argentina se han solidarizado como pasajeros del mismo barco. Los presidentes Xi Jinping y Alberto Fernández intercambiaron misivas en dos oportunidades sobre el refuerzo de la cooperación ante esta difícil  coyuntura. En la etapa más difícil de la lucha china contra COVID-19, el Gobierno y el pueblo argentinos expresaron su solidaridad y su ayuda en varias formas, las que serán guardadas por siempre por los chinos en su corazón.

Cuando la Argentina ha necesitado ayuda, el gobierno chino, los provincias y municipios hermanos, sus instituciones médicas, así como las empresas y la comunidad china radicadas en este país han correspondido en la misma manera, con la donación de una considerable cantidad de recursos sanitarios, la celebración en varias oportunidades de videoconferencias entre especialistas a nivel bilateral o multilateral y compartiendo sus experiencias sin reserva alguna.

Los lazos sino-argentinos, a prueba de los vaivenes, se profundizarán y se ensancharán en mayor beneficio de ambos pueblos. Por la salud y el bien de la humanidad, la comunidad internacional debe seguir priorizando la colaboración para sobreponerse a la pandemia.

China es partidaria de una revisión integral liderada por la OMS acerca de la respuesta global a la pandemia, cuando el virus esté bajo control y bajo los principios de la objetividad y la imparcialidad, a fin de resumir las experiencias y subsanar las debilidades en esta lucha. Mientras tanto, China seguirá cooperando y brindando asistencia dentro de sus posibilidades a todos los pueblos, incluida la Argentina, con vistas a fomentar el mejoramiento del sistema de gobernanza global de la salud y a la construcción de un mundo más seguro y armonioso.

* Embajador de la República Popular China en Argentina

Más notas de

Zou Xiaoli

El sentido de responsabilidad de China en el actual escenario mundial

El sentido de responsabilidad de China en el actual escenario mundial