La profunda crisis por la que atraviesa la actividad industrial puso a la UIA en una posición de fuerte fragilidad en la supervivencia del sector ante una caída que en sólo 17 meses hizo retroceder al sector una década, pero a la vez lo instauró como el actor fundamental para llevar adelante el plan reactivar que el futuro gobierno de Alberto Fernández diseña para mostrar un país con complicaciones severas en el corto plazo, y con un futuro renovado.

Los líderes de la UIA, presididos por Miguel Acevedo, mantienen reuniones periódicas con el equipo económico de Fernández y cuentan con dos ases: tienen un plan industrial armado para ponerlo en marcha; y fue diseñado para funcionar en un esquema industrialista y de diálogo social. Los empresarios ya habían hecho su apuesta por el Frente de Todos, lo que le valió el enojo de Mauricio Macri.

Los datos que difundió ayer el Centro de Estudios de la UIA dejaron claro que la destrucción del aparato productivo durante la gestión Cambiemos es más grave de lo que cuenta el Indec. Para el relevamiento que hace la central fabril más representativa del país, la caída interanual fue del 7%, lejos del 5,1% oficial. Lo cierto es que en nueve meses, la caída acumulada es del 7,6% y le pone un piso del 6% al deterioro de las fábricas en todo el año, dejando en letra muerta a las expectativas negativas del 3% de inicios del año que nunca pudieron prever.

Los industriales serán los representantes más visibles de los sectores productivos. Saben que necesitan de la recuperación de la construcción, que fue causante de la caída de rubros vitales para la actividad, como los minerales no metálicos -que sufrieron una baja del 6,7%-, y los metales básicos -5,2%-.

Pero el modelo de diálogo social que ensaya desde 2018 es clave en el desarrollo de la reactivación. Creen que es el momento de mantener "los pies dentro del plato" y de ser tolerantes en la diversidad. La moderación de Alberto Fernández es una de las apuestas.

La Iglesia tiene su peso propio. En el marco del Instituto de Diálogo Interreligioso, del que participan las comunidades musulmán, judía y católica, el presidente de la UIA Joven, Tomás Karagozian, se reunió con el Papa Francisco. En la reunión privada en Roma de más de una hora y media estuvieron, además, del plesbítero Guillermo Marcó, el referente musulmán Omar Abboud y el rabino Daniel Goldman.

Francisco les habló de las relaciones fraternales y de la necesidad de alejarse de los extremos, de generar vínculos de confianza y de profundizar el diálogo. Tomi aprovechó para recibir la bendición papal a la Mesa por el Trabajo y la Vida Digna, en donde están sentados junto a organizaciones sociales y sindicatos, bajo el paraguas de la Iglesia. Una sombra necesaria en un verano caliente por la crisis para soñar en el plan reactivar.

Más notas de

Ariel Maciel

La UIA asume las expectativas aún cuando pronostica una crisis extendida

La UIA asume las expectativas aún cuando pronostica una crisis extendida

Industriales piden al Gobierno detener el golpe importador

Anteojos sin control

Luego del piso de la crisis, la industria se estabiliza

Las electrointensivas esperan utilizar capacidad instalada

Por la primarización, el superávit comercial fue de US$2.445 millones

Superávit comercial por US$2.445 millones

Extenderán el bono fiscal para metalúrgicos

Extenderán el bono fiscal para metalúrgicos

El Gobierno le prometió a la UIA reactivar el crédito apenas renegocie la deuda

Titulares de la UIA llegando al encuentro

El Gobierno apuesta a la recuperación de las pymes, que ahora esperan por créditos

En la UIA esperan créditos

Las fábricas le encontraron piso a la crisis del empleo

Preocupa la inactividad fabril

Kulfas prometió medidas para recuperar a la industria y Rocca habló de confianza

El ministro y el empresario cerraron el 18° Seminario ProPymes

El círculo rojo pasó de la desconfianza a la necesidad de la participación de Cristina Kirchner

El círculo rojo pasó de la desconfianza a la necesidad de la participación de Cristina Kirchner