El viernes temprano, como todos los días en los que el tsunami de la segunda ola sigue agigantando los miedos y la ansiedad de poder ser vacunados, chequeo mi aplicación “Vacunate” y veo resaltada la palabra “Pendiente”, una fecha y un horario para ir al Centro de Producción Audiovisual Leonardo Favio de Bernal, mi ciudad.

Sujetando las riendas de la adrenalina fui al mail y ahí estaba el turno confirmado.

Es complicado abrazar un teléfono celular, pero lo intentamos. “Le he pedido tanto al Dios de los algoritmos” me dije, y compartí mi entusiasmo en las redes sociales, al fin y al cabo, por veterano y no por sabio, a veces podemos surfear entre tanto odio que se detona en esas plataformas.

Llegué entonces temprano al Centro Favio, un maravilloso edificio del siglo XIX reciclado con un amplio parque con rosas y otras flores y me ubiqué en la fila bajo los gazebos, junto a otros vecinos y vecinas, bajo la lluvia, llovizna, a distancia física y con preguntas de ocasión.

Era la primera escala de la travesía vacunativa: Chequeo de datos, espera para la aplicación, charla grupal y entrega del carnet. Mientras ocupábamos la silla que dejaba libre otra persona, un muchacho pasaba alcohol por la superficie del asiento, una y otra vez, sin perder la sonrisa.

Fue entonces que apunté un dato, se respiraba cordialidad. Otras jóvenes nos explicaron sobre algún efecto posterior a recibir la medicina y el tiempo de espera indicado para vacunarnos contra la gripe/neumonía. Cumplidos esos pasos otra colaboradora se acercó para indicarnos nuestro lugar en el box de vacunación.

“Vayan tranquilos y felices, no duele nada”, exclamó una señora que se retiraba. Y todos sonreímos. Tomé otro apunte: Entre tanta gente esperando, entre tanto miedo e incertidumbre bajo la crisis Covid, no se respiraba impaciencia, solo se percibían algunos murmullos de plena calma.

"Ojo, es la china"

Antes de aplicarme la vacuna la muchacha me aclaró solemne: “Es la Sinopharm, la china, ojo también es comunista...” Y nos reímos los dos, casi a carcajadas. En el último paso, la entrega del carnet, llegaría la expresión de empatía máxima, una trabajadora de salud brindó la charla grupal, amena, a viva voz pero sin gritar, con brillo en sus ojos superando al barbijo, Nos habló de la carga del número de ciudadano en la aplicación, de la segunda dosis, de tomar un Paracetamol cada 8 horas y cerró con una sugerencia/invitación: “Se pueden sacar todas las fotos que quieran aquí, y si quieren sacarse con nosotras y nosotros eso nos encanta”.

Debió llegar un aplauso, pero ella con sus palabras hizo brotar más sonrisas.

Como en todos los pueblos chicos nos cruzamos con algunos conocidos como mi amigo Luis Arcoraci que también resaltó la amabilidad del personal “me acompañaron hasta la salida”, comentó; Jorge Freddiani, un ex jugador del Quilmes Atlético Club no ocultó su alivio: “ahora estamos mucho más tranquilos y qué lujo la atención acá” y una mujer que me disparó con picardía, “dígalo, aquí atienden tan bien a todos que hasta molesta” y agregó “lo digo por las barbaridades que dicen algunos periodistas desde que arrancó este horror”.

Ante ese comentario intercedió otra señora: “tengo una amiga que de me dice que vacunan con agua. ¿Sabe qué le dije? Excelente, necesito un placebo para frenar mi angustia”.

Qué decir del testimonio de la señora que con su banquito de plástico en mano nos dejó la antesala al cierre de estas líneas: “es la primera vez que salgo a la calle desde marzo del año pasado. Mi hija y mi hijo son trabajadores de la salud, me acercan todo lo que necesito y me piden que no salga. También me dicen que están extenuados físicamente pero mucho más los agota el destrato de muchos, lo inaudito de otros y yo les digo que los entiendo porque soy testigo y que estoy orgullosa de ellos”.

La hubiéramos abrazado, pero no se puede ni se debe.

Ese personal apostado en el Leonardo Favio como otros equipos de salud, son merecedores del agradecimiento más sincero. Porque a lo que todos sufrimos muchos ellos sobreponen y le agregan su vocación por ayudar al otro con sonrisas y eso también es iniciativa, pública, estatal y gratuita cuando más la necesitamos.

Más notas de

Luis Autalan

Cortes de ruta y fuerte interna en el gremio de colectiveros

Opositores a la conducción de la UTA cortaron el Puente Pueyrredón para reclamar por sus salarios

Camioneros acordó con Walmart una compensación en 5 cuotas

Gremio y empresas acordaron un monto en 6 cuotas

Raverta anunció el pase a planta de trabajadores contratados de la Anses

Por videoconferencia más de 400 empleados de esa administración participaron del acto que tuvo lugar el Día de los Trabajadores/as

CGT: El sistema de elección complica el camino a la unidad

"Es necesario aplicar cambios si hablamos de unidad en la CGT", dijo Omar Plaini (Foto: Nahuel Ventura)

Las restricciones porteñas impactarán en el empleo, advirtió la UOCRA

Este rubro de actividad industrial cumple con todos los protocolos, recordó el sindicato

Se eleva la vara paritaria 2021: vitivinícolas cerraron 47%

Sin perjuicio del 10% adicional con el cual el convenio llega a 57%, los delegados remarcan que el ingreso básico del sector es la cuestión a mejorar

Sindicato de lecheros denunció el fracaso del plan para recuperar Sancor

El sindicato advirtió que las medidas a tomar por el caso Sancor abarcarán a todo el rubro de actividad

Sasia y Moyano cerraron acuerdo para ir juntos por la conducción de la CGT

Encuentro en la biblioteca de Camioneros, dos bloques lanzados a la disputa del poder en Azopardo

Acordaron el salario mínimo, incremento del 35% y se ratifica la nueva pauta salarial

El ministro de Trabajo Claudio Moroni encabezó una nueva edición del CNS, la segunda bajo pandemia

La UTEP insiste por su personería sindical y reivindica el plan tripartito para generar empleo

Semanas atrás, Onorato, Juan Carlos Alderete y Daniel Menéndez junto al Presidente en Olivos