Alberto Fernández asumirá hoy el gobierno de la Argentina con algunas certezas y varias incógnitas en su plan de trabajo. Mientras el ojo público está puesto en la crisis económica y la gestión de la deuda externa, las dudas que circulan en el equipo de gobierno están situadas en la otra punta del organigrama estatal. Todas apuntan a una tarea tal vez igual de difícil: cómo desarticular la perenne sociedad entre los jueces federales y los servicios de inteligencia. Un escenario además surcado por tensiones que, temen en el gobierno debutante, se pueden activar en las Fuerzas Armadas y en las de Seguridad. Haciendo equilibrio, dará el presidente Fernández sus primeros pasos, con un norte que en sus equipos de trabajo definen con claridad: acumular suficiente capital político para encarar reformas fuertes tanto en Comodoro Py como en la Agencia Federal de Inteligencia (AFI). Esta última, de hecho, es una de las pocas dependencias sobre las que todavía no hay planes ni nombres confirmados. Cerca de Fernández la definen como "un foco de potencial conflicto" y avanzan con pie de plomo.

Esas preocupaciones, que ocupan al flamante secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, incluyen como pata estratégica fundamental al bloque oficialista en el Senado. Sitio de acumulación de capital político por excelencia. La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner anudó allí una mayoría que deja al presidente Fernández a las puertas de lo que nunca tuvo ningún presidente de la democracia reciente: los dos tercios en la Cámara alta. Ese número mágico implica 48 votos a disposición. Cristina consiguió hasta ahora 42 (con la salvedad de que uno de ellos, el del tucumano José Alperovich, denunciado por una de sus sobrinas por violación, no estará disponible pues el Senado le dio una licencia de seis meses). La construcción política de la vicepresidenta, arrolladora desde fines de mayo, sumó al Frente de Todos a dos ex presidentes, Carlos Menem y Adolfo Rodríguez Saá, y a los gobernadores peronistas, a los que les dio relevancia y cargos en la estructura parlamentaria. Sus espaldas, sin embargo, las cuidará una mujer de confianza: Graciana Peñafort será la Directora de Asuntos Jurídicos de la Cámara.

Pero para la vicepresidenta, la tarea no está terminada. Ahora busca, de a uno, a los desencantados del macrismo. En principio, los objetivos son dos. Por un lado, la neuquina Lucila Crexell, que debió batallar judicialmente frente al radicalismo durante meses para que le permitan asumir su banca tras el fallecimiento de su compañero de boleta, Horacio "Pechi" Quiroga. En ese trajinar por tribunales, quienes auxiliaron a Crexell fueron Malena Galmarini y Marcela Durrieu, que apoyaron su presentación judicial desde la ONG Ojo Paritario. Si logran sumarla como aliada estratégica, Crexell será otra muestra de la provechosa alianza Kirchner - Massa.

Por otro lado, el peronismo también sigue de cerca la resolución del reemplazo de la nueva intendenta de la ciudad de La Rioja, la radical Inés Brizuela. Si se aplicara la Ley de Paridad, a Brizuela debe reemplazarla la peronista Clara Vega, que integró la boleta junto a la UCR en el marco de un acuerdo electoral ya vencido. El radicalismo intenta por estas horas bloquear su asunción judicialmente, para que asuma el suplente en la boleta, José Rivero, quien se sumaría al interbloque de Juntos por el Cambio.

La de Brizuela es una de las más de 15 presentaciones por la Ley de Paridad que, entre ambas Cámaras, debe resolver la Justicia. Los tribunales revisan cada caso en particular. Por estas horas, eso impide saber con certeza cuántos diputados tendrá cada bloque en cualquiera de los dos recintos. El Frente de Todos en Diputados, que tiene a una decena de legisladores nombrados en el Ejecutivo o en embajadas, sigue de cerca cada planteo. La mitad de esos reemplazos están judicializados. La secretaria parlamentaria de la bancada, Cristina Álvarez Rodríguez, quiere sancionar una resolución para establecer una forma de actuar general, privilegiando el acceso de las mujeres a las bancas.

Saludable registro de los tiempos, en sintonía con esas discusiones, el gobierno nacional, el bonaerense y el santafesino tendrán ministerios dedicados a resolver las inequidades por discriminación de género. La ministra nacional Elizabeth Gómez Alcorta tendrá ayuda con dependencias vinculadas a las políticas de género en otros ministerios estratégicos, como el de Economía. Y además podrá articular con la ministra de Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la provincia de Buenos Aires, Estela Díaz, y con la secretaria de Estado de Igualdad y Género de Santa Fe, Celia Arena.

En este contexto, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner busca los 48 votos en el Senado que puedan ratificar al juez federal Daniel Rafecas como el futuro procurador. Para el puesto también ha sonado el nombre de Víctor Abramovich, pero cada vez que alguien del Ejecutivo charla con emisarios del Senado respecto de los votos para el futuro titular del Ministerio Público Fiscal, las conversaciones son sobre Rafecas. Un nombre que, según sugirieron algunos radicales, podría incluso cosechar algunos votos dentro del interbloque de Juntos por el Cambio, en caso de que el peronismo no alcance los dos tercios por sí solo. Las conversaciones entre el oficialismo y la oposición son incipientes, pero a nadie en el Congreso escapa lo cerca que quedó el peronismo de alcanzar las manos necesarias sin ayuda de nadie.

Más notas de

Noelia Barral Grigera

En la perinola de la crisis salió "todos ponen" y Alberto se asegura que el Congreso lo ratifique

José Luis Ramón se reunió ayer con el Chino Navarro en la Rosada

Estrena Alberto y llena los últimos casilleros, mientras Cristina busca 48 votos para Rafecas

Cristina busca 48 votos para proclamar a Rafecas como procurador

Vidal le reza a Macri para no defaultear mientras Alberto reescribe el Presupuesto 2020

Vidal necesita una mano de Macri para evitar una retirada con el estigma del default

Licencia presionada de Alperovich, las tensiones de la salida y los heridos del nuevo gabinete

El operativo de pinzas del Frente de Todos, forzó el pedido de licencia de Alperovich

Alberto Fernández busca quien ponga el hombro y, sobre todo, la billetera

Alberto Fernández busca quien ponga el hombro y, sobre todo, la billetera

Por el golpe contra Evo, tiembla la precaria unidad en Cambiemos

Solá actúa en tándem con Massa, el futuro presidente de la Cámara baja

Un Congreso convulsionado, Cambiemos sin jefe y el "feo día" de los radicales

La desconfianza domina la relación entre Cornejo y Macri

Las ministras de Alberto, Macri jefe opositor y la renuncia "con trampa" de Carrió

Galmarini e Ibarra suman chances de incorporarse al Gabinete

Final abierto en la Ciudad: todos ven balotaje pero le temen al error

Larreta busca llegar al mágico 50%; sería la primera vez en la Ciudad

Cenas, asado y truco en Tigre para moldear la "oposición inteligente" de Alberto Fernández

Massa y Massot estrechan vínculos pensando en el Congreso que viene