Los dos extremos del sector privado se juntan de la mano del coronavirus. Seis de cada diez pequeñas y medianas empresas ya tuvieron un golpe en sus ventas, de acuerdo con un relevamiento realizado por el Observatorio Pyme, vinculado a la Unión Industrial y al grupo Techint. Pero en la otra punta del mapa productivo, también las grandes compañías y los líderes empresarios nucleados en el Foro de Convergencia Empresarial (FCE), advirtieron en una carta abierta que la pandemia "tendrá un alto impacto económico en el corto plazo".

El relevamiento efectuado por el Observatorio Pyme señaló que el 58% de las pymes ya está impactada negativamente en sus ventas pero además otro 40% admitió que sufre consecuencias generadas por el Covid-19 en sus compras y en niveles de producción. Aunque, por ahora, no hay efecto negativo en los niveles de empleo todo dependerá, por supuesto, de la extensión que tenga esta crisis económica. Dentro de los sectores más afectados por la situación actual, el informe de esta entidad que preside Vicente Donato, se encuentran los servicios, profesionales independientes y, luego, el comercio y la industria, aunque una vez más, todo dependerá del tiempo que lleve contener al monstruo Covid -19. No sólo ponerle un cepo en la Argentina sino en sus socios del Mercosur, los principales compradores de productos manufacturados de este lado de la frontera. Los recientes anuncios del Gobierno generan algo de alivio para el sector que explica el 60% de la generación de puestos de trabajo en el país.

El 96% de las pymes están tomando medidas para contener el contacto social que apuntan en el comercio y la industria al trabajo a distancia y modificación de turnos o adelantamiento de vacaciones pero en el caso de los servicios, el trabajo remoto es la modalidad aplicada en el 55% de los casos y en 46% de los profesionales independientes.

En el otro extremo de la facturación, desde el FCE, que engloba a las principales cámaras empresaria del país y representa a todos los sectores, remarcaron que lo que pasa "tendrá un significativo impacto en nuestros negocios en el corto plazo" y llamaron a reducir el contacto social para frenar el avance local y dilatar, de este modo, lo menos posible la recuperación de la economía. Desde esta institución, que coordina Miguel Blanco, lograron unirse detrás de esta situación. Venían buscando un encuentro para este mes con muchas dificultades para concretarse y más temores de herir susceptibilidades en un Gobierno que apenas suma tres meses de gestión. Sin embargo, finalmente esta crisis logró unirlos y, de manera virtual, coordinaron rápidamente una carta abierta. "Urgimos a cada dirigente del país a inmediatamente cambiar su foco al objetivo único de reducir la velocidad de transmisión de este coronavirus", rezó el documento.

El Covid-19 afectó los negocios en ambos extremos del sector privado argentino y en el empresariado comparten un diagnóstico letal: el 2020 entrará a la historia económica del país no por las vicisitudes de los ciclos intrínsecos domésticos sino por el golpe que tendrá el coronavirus en el nivel de actividad. Tanto grandes como pequeñas empresas ya hablan de un año perdido.

Más notas de

Alejandra Gallo

El equipo que batalla contra los "miserables"

El equipo que batalla contra los "miserables"

CoronaEconomía: entre la urgencia y el día después

El presidente recibe noticias de más apoyo internacional

Grandes y chicas, unidas por la pavura a un año perdido para la economía

Los empresarios que había comenzado a esbozar diferencias, las borraron para enfrentar unidos la crisis

Silencio en las entidades empresarias

Silencio en las entidades empresarias

Hidrocarburos y retenciones,un combo para la indigestión

Hidrocarburos y retenciones,un combo para la indigestión