Desde el inicio de la invasión rusa y, en especial ante la invitación de la OCDE a continuar en el proceso de adhesión a ese convenio multilateral de desarrollo comercial, hemos venido señalando las oportunidades que se presentan en el nuevo mapa geopolítico en construcción, a partir de las multiples violaciones a los derechos humanos, al derecho a la soberanía territorial y a la humanidad en general que está perpetrando el gobierno de Moscú.

Una expotencia internacional , que mantiene en vilo al mundo con sus terroristas amenazas de iniciar una guerra nuclear,  cuenta a la fecha, según indican todos los sitios dedicados a la economía internacional, un ranking de PBI similar al de nuestro hermano Brasil, aspirante en las mismas condiciones que nosotros a la OCDE.

Según las últimas noticias, en otra demostración de una réplica de la estrategia central del terrorismo, Putín alerta al mundo sobre  la imposición de sanciones económicas a las que  considerará una declaración de guerra, mientras ordena poner en plan operativo sus ojivas nucleares.

La prensa norteamericana juzga como tibia la actitud de Biden y ha empezado a señalar alguna recetas para encausar la “guerra económica” en la lógica de los mercados. Un claro anuncio del gobierno norteamericano para dejar de pisar las reservas de petroleo y optimizar su producción y la de gas operarían como un misil directo al corazón de la economía del no-tan-gigante ruso. La baja de los precios de referencias del crudo y del gas son señales indispensables en estas horas.

En paralelo Europa, con medidas de Alemania y de la dialoguista Francia - cuya matriz energética por excelencia (77%) es la nuclear local - caminan en el sentido de achicar el poderío comercial de la producción energética rusa y la dependencia europea del gas de allende los Urales.

Energía, estado colchón, no a la OTAN, orgullo hetero, mandato eterno, nostalgia soviética y quien sabe cuantas elucubraciones más esconde Putín con su árbol de la guerra.

Ucrania pidió un trámite express para su incorporación a la UE. No será inmediato, pero avanzará varios casilleros.

Desde aquí lejos y abajo, damos los pasos que podemos por la paz y asumimos una posición coherente en los foros internacionales. No debemos perder de vista el bosque regional y occidental.

La OCDE desestimó definitivamente la candidatura de Moscú. Podemos avanzar junto a Brasil y con Vaca Muerta como estandarte -segundo reservorio de gas no convencional en el mundo- Poner en valor la increíble variedad de recursos naturales que, utilizados racionalmente y con el compromiso intergeneracional que nos fijó la Constitución Nacional, nos ubicarán en un asiento importante en la mesa de las decisiones del Siglo XXI.

Alimentos y Energía con innovación tecnológica, Derechos Humanos, Paz y democracia republicana, pilares del desarrollo futuro. 

Más notas de

Alberto Biglieri

Expectativa

Expectativa

G7: agua. El péndulo , la brújula y la clonación

G7: agua. El péndulo , la brújula y la clonación

Mundo sin fronteras (Parte I)

Mundo sin fronteras (Parte I)

La Campana de la Libertad en Philadelphia

La Campana de la Libertad en Philadelphia

Los avances de Ucrania para ingresar a la Unión Europea

Los avances de Ucrania para ingresar a la Unión Europea

La jungla en la jungla urbana de Hermida. Narnia en Lugano

La jungla en la jungla urbana de Hermida. Narnia en Lugano

Guerra en Ucrania: El árbol y el bosque; Rusia y la OCDE

Las organizaciones internacionales, como la ONU, se involucraron en el conflicto

Leyendo la carta de la OCDE

La OCDE pide economías de mercado abiertas, comerciales, competitivas, sostenibles y transparentes.

Seda: "Tener la nada entre los dedos"

Seda: "Tener la nada entre los dedos"

Otro desafío para el gobierno de Alberto Fernández: la carta de la OCDE

Otro desafío para el gobierno de Alberto Fernández: la carta de la OCDE