Época difícil nos está tocando vivir. Cuando uno repasa la historia, a veces, reflexiona sobre cómo se ha resistido en determinados momentos críticos en el mundo o en la misma Argentina. Pero esta vez es distinto, porque no tenemos el final contado, mucho menos resuelto y no podemos “spoilear” como termina. Esta vez la crisis nos está pasando a todos, es en tiempo real y, es on line.

Ahora mismo estamos hablando de supervivencia física, la continuidad de la salud y porque no también del ser humano, aun cuando muchos no tomen conciencia del todo.

Pero si bajamos el tema de la pandemia al microscopio llegamos a cada familia a cada casa, a cada economía y entramos en la difícil situación de entender que nos debemos cuidar entre todos y a la vez también pensar cómo sobrevivir a este tiempo pero económicamente.

La pregunta crucial de muchos es ¿cómo resolver la continuidad del negocio cuando se trabaja en forma independiente o se tiene un negocio propio cuando la gente solo compra artículos de primera necesidad y remedios? Que pasa entonces con todo lo demás: moda, belleza, construcción, educación. Etc. Solo por citar algunos rubros.

El gobierno planteo en el anuncio de la cuarentena medidas fiscales para ayudar a los argentinos a pasar este momento y aun así en estos primeros días abunda la incertidumbre, pero acá es donde debemos superar la perplejidad en la que hemos quedado inmersos y reemplazarla por la creatividad y la rapidez en la respuesta.

Es cierto definitivamente que habrá negocios que se verán paralizados momentáneamente y deberán ver como gestionan los recursos para pasar la cuarentena pero, la posibilidad de mover ventas y el consumo por canales y estrategias de comunicación poco usadas en algunos casos, serán las que permitan sobrevivir a estos tiempos complejos.

El canal on line viene creciendo en una curva ascendente y pronunciada en los últimos años, no obstante en esta cuarentena será de vital importancia tenerlo, moverlo y sino está, desarrollarlo. ¿Es necesario para esto contar de base con una plataforma e-commerce? No, las redes sociales pueden ser el plan alternativo para la venta, junto al canal de pago electrónico pero también la oportunidad para la comunicación y el fortalecimiento del vínculo con los clientes y prospects a través de la generación de contenidos. Un ejemplo de rapidez está en el negocio del entretenimiento. Pequeños y grandes eventos desde obras de teatro under a grandes recitales hoy se transmiten por streaming a partir de pago con un cupón. Cursos de idiomas y gimnasios transmiten clases y rutinas en forma semanal y son solo algunos ejemplos a mirar en creatividad y rapidez.

Muchos pequeños negocios de indumentaria, decoración, objetos, productos para niños y cientos de otras categorías tienen página web a título de no sentirse tan “fuera del sistema”, pero no la usan ni fomentan tráfico hacia ella porque la venta se realiza habitualmente en el punto de venta físico. Este es el momento para difundirla, subir más productos y mostrarlos.

La promoción, la herramienta de comunicación que acorta los tiempos en la decisión de compra fue fundamental durante la actual recesión y ahora, con la llegada del COVID 19  se ha transformado en crucial. La posibilidad que alguien compre algo que no está dentro de lo indispensable para sobrevivir en casa los próximos días es remota, pero con el incentivo de un beneficio extra acertado en cuanto a gustos y preferencias del público al que le dirijo mi producto o servicio incrementa chances de ventas. Hay que saber elegir entre descuentos, regalos por compra o más cantidad de producto al mismo precio. El ocio y el aburrimiento de la gente haciendo home office o simplemente quedándose en casa generan mucho más tiempo detrás de pantallas móviles y otros dispositivos lo que garantiza más visibilidad.

Otra estrategia que puede tomarse desde el canal de venta o comunicarse también como promoción es la entrega a domicilio gratuita. En estos momentos lleva el factor extra de conciencia social ya que la gente no puede ni debería moverse de su casa y, los servicios de deliverys pueden funcionar, por ende el envío gratis ahora sin límite en el monto de la compra es la opción para muchos negocios, solo hay que elegir la plataforma y saber cómo implementarlos.

En épocas normales todas estas estrategias deben evaluarse en cuanto al retorno de la inversión detenidamente, para saber con exactitud la relación entre la inversión en el beneficio extra que se le otorga al público y el incremento en las ventas, pero en este momento el objetivo comercial de la mayoría de los negocios con independencia del tamaño es el mismo que el de los humanos: sobrevivir al coronavirus.