Oportunamente en “Un Modelo… Parte I” , se aportaron los “prerrequisitos” ordenadores básicos de una correcta política económica: el Superávit Fiscal Primario (SFP), el Superávit de Balanza Comercial (SBC) y el “Trabajo en Mancomunión” de la Dirigencia. También se esbozaron los caminos para alcanzarlos.

 Con respecto al SFP, dado que es impensable en la coyuntura socioeconómica acometer un significativo ajuste de los gastos públicos, la posible solución se debe encontrar en la mejora en los ingresos del Tesoro Nacional.

 Para conseguirlo, aquellas Rentas Extraordinarias o beneficios redundantes, generados en el mercado, independientemente del trabajo humano, obtenidos a partir de ejercer la exclusividad de explotación de algún recurso natural y que se encuentran en el precio de los alimentos, son el objeto adecuado de captación elevando al máximo, (dentro de lo que permita la legislación vigente y los precios relativos), los Derechos de Exportación.

 Ello ciertamente disminuirá los Ingresos del Productor, por lo cual se le debe compensar con una equivalente retracción de sus Costos Totales (CT). Entre estos últimos, los alquileres de las extensiones territoriales en la “zona núcleo” de la Pampa Húmeda deberán regularse por ley, permitiéndole al organizador de la producción una significativa baja en sus CT.  Complementariamente, la disminución del costo de la energía ubicará al productor en un nivel de rentabilidad similar a la que obtenía sin la aplicación de los Derechos de Exportación.

Esta especie de “Ahorro Forzoso” sobre los “terratenientes”, (personas humanas o jurídicas), no solo facilitará un importante incremento de los ingresos fiscales, sino que por añadidura habilitará una franca disminución de los precios de la canasta básica de alimentos (incrementando el poder adquisitivo de los “ingresos populares”) dinamizando, el mercado interno y la recaudación impositiva. La posibilidad de un Bono del Tesoro a largo plazo le daría sustento a la denominación, “Ahorro Forzoso”, de la propuesta

A su vez, el SBC debe ser “robusto” y compensar los resultados negativos del resto de los componentes de la Cuenta Corriente de la Balanza de Pagos. Integran la Cuenta Corriente (CC) de la Balanza de Pagos las denominadas: Balanza Comercial (BC) diferencia entre las exportaciones e importaciones de bienes y servicios; Balanza de Servicios (BS) saldos generados a partir de la contratación u oferta de seguros, fletes, turismo, aplicaciones informáticas y otros; Balanza de Transferencias Unilaterales (BTU) remesas, donaciones o ayudas monetarias a no residentes y Balanza de Rentas (BR) que recoge todos los ingresos y egresos generados por inversiones de cartera o productivas nacionales en el exterior, o de titulares no residentes en nuestro país.

Para alcanzarlo, resulta imprescindible:

  • un Tipo de Cambio, que permita un incremento de la competitividad de la economía local bis a bis terceros países y
  • una sana Administración del Comercio Exterior, que facilite a las empresas locales la hegemonía en el mercado interno, la penetración en los externos y la generación del empleo doméstico.

Finalmente, y referido a la “mancomunión dirigencial”, va de suyo que, a estas metas, solo podrá arribarse a partir de una comprensión cabal de todas las representaciones sindicales, empresarias, religiosas, políticas y sociales, de la gravedad del momento que transitamos y su necesaria salida en franca unión, logrando la prevalencia del concepto tantas veces vertido por Su Santidad Francisco: “el todo es superior a la parte”.    

 

Sobre los aspectos instrumentales

En el marco de lo señalado resulta necesario resaltar los “nodos” que facilitarán la aplicabilidad de las decisiones que tiendan a defender el “interés nacional” y las “necesidades populares”.

  • El problema inflacionario. Como sostuvimos en “… qué hacer para ubicarla en los estándares internacionales”, los índices descabellados que soporta el aparato productivo impactan en:
  • el deterioro de los Ingresos Populares: sueldos, salarios, jubilaciones, pensiones y asignaciones
  • el análisis de factibilidad de los Proyectos de Inversión
  • la distorsión generada en los Estados Contablesde las Sociedades y,
  • la distribución del ingreso (consecuencia del diferencial de apropiación del excedente social generado, según la envergadura de los actores involucrados, en la cadena productiva) tanto funcional como personal. Distribución Funcional del Ingreso”, son a las rentas distribuidas a cada factor (trabajo y capital) de producción. “Distribución Personal del Ingreso”, es la apropiación que cada individuo realiza del valor agregado total restado los impuestos, cargas y contribuciones y sumados los subsios.

 

A su vez, buceando en sus causas, esta puede generarse por:

      

  • exceso de demandapor gasto privado, público oexterno, que tiende a expandirse más allá de la frontera de producción, “recalentando” el aparato productivo.
  • incremento de los costos totalespor unidad vendida, explicado tanto por los costos variables incurridos: materia prima, mano de obra, energía plus, tipo de cambio (al impactar sobre las amortizaciones o insumos importados), etc., como por el desplazamiento positivo de la proporción de los costos fijos sobre los bienes producidos, cuando disminuye la cantidad total de unidades comercializadas.
  • expansión de la oferta monetaria, expresada con claridad en la “teoría cuantitativa del dinero”.
  • “cuello de botella en la oferta”, se manifiesta cuando determinada empresa, relevante en un sector, alcanza su plena ocupación y opta por aumentar el precio de venta en vez de ajustar por cantidad (incremento de inversión), trasladando “aguas abajo" su decisión.

Dada la complejidad de su génesis y la perturbación que se produce al interior de la sociedad, su resolución deviene de “un pacto de precios, salarios, tasa de interés y tarifas”, donde la “dirigencia” involucrada funcionará como “cuerpo asesor” de la autoridad de aplicación que vele por su fiel cumplimiento, teniendo como objetivo el alinear la tasa de inflación nacional con la media registrada por los “países - socio comerciales” más relevantes.

Las Políticas Sectoriales.   Como resaltáramos oportunamente en “La productividad... nuestra estrella polar,  la búsqueda del incremento de la productividad sistémica, debe ser un objetivo permanente.   Para ello, deben mejorarse (incentivando la performance exportadora de las compañías) los desbalances sectoriales externos, a través de una mayor integración o especialización de los actores involucrados en las cadenas de valor locales o internacionales.

El instrumental adecuado (como lugar de encuentro armónico entre el movimiento obrero organizado, los empresarios y el sector público) será el "Segundo Congreso de la Productividad y del Bienestar Social", donde las distintas comisiones tripartitas abordarán, entre otros puntos:

 

  • la búsqueda de los "mercados de referencia", entendidos como tales a aquellos que, de acuerdo con el “estado del arte”, y con una correcta interacción entre el Capital y el Trabajo garantizan: un precio competitivo del producto con costos adecuados, en un entorno de razonable distribución del ingreso, y
  • la determinación de las "tecnologías convenientes" a utilizar, herramienta conceptual que “permite convertir la lógica imperante en la organización de la producción, e imaginar un sistema de generación de bienes y servicios que cuide la casa común, que preserve el derecho al trabajo y eleve la calidad de vida de nuestros pueblos a través de una justa retribución, por encima de cualquier otra consideración”.

 

De este modo la Comunidad Argentina incorporará como "un todo", el esfuerzo que demanda el incremento de productividad, que se verá reflejado en una disminución de los costos primos y en los precios de venta de los bienes y servicios generados; condición indispensable y única que permitirá resolver la recurrente "restricción externa" que cercena el crecimiento de nuestra economía.En un tercer artículo abordaremos otros “instrumentos” que complementarán los indispensables para avanzar decididamente en la concreción de un Modelo de Desarrollo Económico Permanente y Sustentable (MoDEPyS)orientado a la Producción.   

Lic. Guillermo Moreno, Lic. Pablo Challú y Lic. Walter Romero    

    

Agradecemos la colaboración de Marcos Von Ifflinger

 

 

 

 


.