Son todos datos preliminares, que surgen del cruce de proyecciones en consultoras privadas pero no distan demasiado del escenario que tienen sobre el escritorio los principales funcionarios del equipo económico del presidente Alberto Fernández. Tampoco, lamentablemente, se alejan de las estimaciones preliminares de la CGT, de acuerdo con las fuentes que se consultó para este escenario. Se cree que el salario real en lo que va de la cuarentena ya se desplomó un 17% y hay que convenir que ya venía hecho añicos por la recesión previa a la pandemia. Lo peor es que sólo remontaría esa pérdida; es decir para igualar la situación de fines de 2019, cuando recupere la economía y eso no se espera antes del segundo trimestre el 2021 porque antes podrá haber subas pero también inestabilidad.

Las estimaciones que circulan entre la Cámara de Comercio, la Unión Industrial, la Cámara de la Construcción y la Sociedad Rural se focalizan en los empleos del sector privado. De acuerdo con esas proyecciones preliminares, entre los asalariados formales del sector privado se estima que desde abril de este año, cuando la cuarentena fue obligatoria y preventiva en todo el país, hasta fines de junio se perdieron cerca de 500.000 puestos de trabajo, donde la construcción habría sido el sector más golpeado.

Pero la industria y el comercio no se quedaron atrás. Allí las bajas sumarían otros 90.000 puestos de trabajo. Y entre los oficios y los profesionales independientes, las cuentas también resultan alarmantes; cerca de 72.000 cuentapropistas ya se bajaron del tren. Con estas estimaciones, se descuenta que el desempleo para fines de este año treparía el 15% pero también la subocupación se ubicaría en el 14%.

 

Precios,  salarios y el segundo semestre 

Con este horizonte, para el Gobierno la ecuación de inflación y salarios es la clave del día después. En este sentido que la inflación haya sido del 2,2% en junio según reveló el INDEC trae una bocanada (pequeña) de oxígeno porque los funcionarios ya trabajan en las actualizaciones que deberán darse inevitablemente para el segundo semestre de este año.

Por un lado, los alimentos, que acaban de lograr en algunos casos venia para subir los precios de algunos productos contemplados en Precios Cuidados, deberán seguir subiendo porque los insumos aumentan en dólares y porque hay, como en otros sectores, situaciones muy desparejas hay productos que habían logrado obtener aumento antes de la pandemia y otros que no. Ni hablar de las tarifas de los servicios públicos, combustibles y transporte.

Lo que se espera justamente es que la producción de alimentos se convierta en el motor post pandemia. Lo está siendo actualmente pero lo seguirá siendo el día después porque a otros rubros les llevará más tiempo calentar motores porque primero deberán encender la locomotora. Y el problema es que si bien el tipo de cambio hoy no asoma atrasado respecto, por ejemplo, de los Estados Unidos sí lo está en relación con otros países que son representativos para algunas exportaciones argentinas. Y eso, más la emisión necesaria para sostener las asistencias, traerá un coctel de tensiones para el día después.  

Por eso lo que pase con los precios será determinante y el Gobierno tiene puesta la lupa ahí. Este año, las expectativas indicarían una inflación con un piso del 48% en un escenario moderado. Los ministros de Economía Martín Guzmán, y de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, descartan un escenario de hiperinflación y apuestan a trabajar junto al sector privado y los gremios para encorsetar los precios. Esa idea contó con el aval político del Presidente cuando convocó al acto del 9 de julio a entidades empresariales y gremios. Ahora bien haber formado parte o no de esa foto generó grieta, críticas y aplausos hacia el interior de la dirigencia empresarial.

En la UIA, que había tenido algunos cortocircuitos internos por diferencias en torno al caso Vicentin, hubo distensión porque se desactivó la idea de la expropiación y la jugada de su titular Miguel Acevedo de enviar en representación de la sede fabril a Carolina Castro, de paso la única dirigente mujer en esa enorme foto, le sumó más tranquilidad. En la Sociedad Rural, que conduce Daniel Pelegrina, la cosa fue distinta. En esa entidad donde habrá elecciones en septiembre sorprendieron algunas críticas de sectores opuestos al actual presidente por haber participado de esa foto. Se atribuyeron  esos cuestionamientos a grupos vinculados con el ex titular de la entidad y también ex ministro de Mauricio Macri, Miguel Etchevehere, aunque allí lo minimizan.

Además se rumorea que el ex funcionario habría buscado cortocircuitos dentro de la Mesa de Enlace justo cuando se reunió con los ministros de Seguridad, Sabrina Frederic, y de Agricultura, Luis Basterra, por los ataques a campos y silo bolsas. En el sector agropecuario ahora ven muy mal que quienes en otros momentos reclamaron institucionalidad cuestionen que el timonel de una entidad, que por otro lado acaba de cumplir 154 años en plena cuarentena, concurra a una convocatoria realizada por el mismísimo Presidente de la Nación, sea del signo político que fuere. En fin, cuitas de la grieta en la Argentina y en algunas entidades empresariales que representan al campo, un sector troncal para pensar la recuperación de la economía post pandemia.

Más notas de

Alejandra Gallo

Alberto Fernández, Pedro Sánchez y la locomotora industrial que pierde velocidad

Alberto Fernández, Pedro Sánchez y la locomotora industrial que pierde velocidad

El secreto de una pyme ladrillera que creció en pandemia

Vidal pidió asistencia ATP por tres meses y luego un crédito bancario a través del FOGAR  (Fondo de Garantías Argentino), un fideicomiso público a través del cual el Gobierno facilitó el acceso al crédito para las micro y pequeñas empresas.

Hay IFE en junio 2021, paro del campo y nuevo presidente de la Sociedad Rural

Un paro del campo que concluye pero hay precios que no ceden

Del llamado de Alberto Fernández a Merkel a las cuitas domésticas

Desde Olivos, el Presidente tuvo una videoconferencia con la canciller alemana

La "doble B" de Economía, el campo y las peleas de Alberto Fernández

Alberto Fernández se prepara para la pelea por los precios

Las cámaras empresarias buscan un "anticuerpo" a la injerencia del Estado en la economía

El Gobierno hoy encuentra escasos interlocutores en sus políticas de intervención estatal, aunque haya logrado negociaciones importantes por ejemplo con el Frente Agroindustrial

La grieta de la Justicia y las inversiones

La grieta de la Justicia y las inversiones

El Presidente le pone el cuerpo a la negociación con el FMI

Kristalina Georgieva viene dando señales de apoyo al Gobierno argentino

Caras largas en las empresas por las políticas de precios

Videoconferencia del Presidente con representates de empresas de los sectores petrolero y automotriz, entre otros, junto al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; el de Economía, Martín Guzmán, y la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca.

Pandemia 2x1: suben los contagios y aumentan los precios

El ministro de Economía, Martín Guzmán, se reunió hoy durante casi 50 minutos con el Papa Francisco a quien le presentó las posiciones de la Argentina sobre la renegociación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional