La pandemia del Coronavirus afecta drásticamente el mercado laboral en todo el mundo. Ante esta crisis sanitaria global, las organizaciones deben responder con agilidad, adaptándose rápidamente a un escenario inesperado, sin discontinuar sus operaciones. Empresas de todo el planeta están replanteando su dinámica laboral para colaborar con la disminución del contagio y minimizar los riesgos de pérdidas económicas.

Trabajar de forma remota es una respuesta efectiva a lo que nos demanda este nuevo contexto. Podemos continuar con nuestras tareas, incluso llevar a cabo reuniones, sin salir de nuestras casas, cumpliendo con la consigna que sugieren los organismos gubernamentales para reducir el riesgo de contagio.

Trabajamos conectados, sin tener que utilizar transportes públicos y sin exponernos nosotros mismos ni a los demás a ningún tipo de contacto físico.

En el mundo actual, contamos con las herramientas necesarias para que esta modalidad de trabajo sea exitosa: tanto la conectividad, que está garantizada por parte de las empresas proveedoras y del Estado, como los dispositivos móviles, tales como las notebooks y también los smartphones, ayudan a que podamos gestionar información y estar en contacto con colegas, clientes y proveedores, desde donde sea.

Está comprobado que, incluso en circunstancias normales, el trabajo remoto no solo ayuda a reducir costos en las oficinas, sino que además aumenta la productividad de las personas.

Algunos consejos para maximizar la productividad y efectividad del trabajo remoto:

  • Disponer de una computadora con software instalado, o con los accesos necesarios para ingresar a los sistemas que se requieran. Las empresas debieran garantizar que todos los colaboradores cuenten con las herramientas y accesos para trabajar desde sus hogares.
  • Asegurarse de contar con conexión a Internet segura y de alta velocidad.
  • Acondicionar un espacio para trabajar tranquilos y cómodos sin interrupciones. Puede ser un escritorio o bien un espacio en el comedor o el living, que durante los días de cuarentena sirva de espacio laboral en la casa.
  • UPS (uninterruptible power supply) o Sistema de Alimentación Ininterrumpida. Al momento de hacer home-office, debe contarse con un sistema que dé tiempo para guardar la información trabajada en caso de corte de luz o baja de tensión.
  • Asegurar copias de seguridad. Es conveniente trabajar con un reservorio en la nube, en donde se guarde toda la información que se trabaja.
  • Discreción con temas confidenciales. Es primordial ser discreto con la información confidencial de la empresa, evitando dejar pantallas abiertas con datos sensibles ni documentos impresos exhibidos en el escritorio de trabajo del hogar.

*Director de Personas de VISMA Latam