"En las condiciones en que está la Argentina, esas negociaciones nos conducían a la pérdida de puestos de trabajo”

Estas fueron las palabras que supo utilizar el ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Solá, para expresar su postura frente al quiebre de relaciones con el Mercosur y a la búsqueda del tratado de libre comercio con la Unión Europea. Según él, los fundamentos que alegan aquellos que están a favor de los tratados de libre comercio del Mercosur con otros países, no pueden destacar un solo beneficio para el trabajo argentino.

Para empezar, definamos algo básico: ¿Qué son los Tratados de Libre Comercio?

Estos tratados son acuerdos comerciales suscritos entre dos o más países en donde acuerdan conceder preferencias arancelarias y no arancelarias para facilitar el comercio internacional entre sus naciones. Adicionalmente, se negocian políticas de comercio electrónico, propiedad intelectual, disposiciones medioambientales, inversiones, asuntos laborales, entre otros

La firma de estos tratados tienen un plazo indefinido por lo que su firma conlleva a una sinergia comercial perpetua entre los firmantes.

Teniendo esto presente, me parece importante resaltar que los tratados de libre comercio traen consigo grandes beneficios para nuestro país, que están relacionados no sólo con aspectos comerciales, sino que también son positivos para la economía en su conjunto: permiten reducir y en muchos casos hasta eliminar las barreras arancelarias y no arancelarias al comercio; contribuyen a mejorar la competitividad de las empresas (dado que es posible disponer de materia prima y maquinaria a menores costos); facilitan el incremento del flujo de inversión extranjera, al otorgar certidumbre y estabilidad en el tiempo a los inversionistas; ayudan a competir en igualdad de condiciones con otros países que han logrado ventajas de acceso mediante acuerdos comerciales similares, así como a obtener ventajas por sobre los países que no han negociado acuerdos comerciales preferenciales; y, finalmente, fomentan la creación de empleos derivados de una mayor actividad exportadora. Asimismo, la apertura comercial genera una mayor integración del país a la economía mundial, lo que hace posible reducir la volatilidad de su crecimiento, el nivel de riesgo-país y el costo de financiamiento de la actividad privada en general.

¿Por qué es importante firmar tratados de libre comercio?

Los Tratados de Libre Comercio forman parte de una estrategia comercial de largo plazo que busca consolidar mercados para los productos argentinos con el fin de desarrollar una oferta exportable competitiva, que a su vez genere más y mejores empleos. La experiencia muestra que los países que más han logrado desarrollarse en los últimos años son aquellos que se han incorporado exitosamente al comercio internacional, ampliando de esta manera el tamaño del mercado para sus empresas. La necesidad de promover la integración comercial como mecanismo de ampliación de mercados es bastante clara en el caso de Argentina, cuyos mercados locales, por su reducido tamaño, ofrecen escasas oportunidades de negocios y, por tanto, de creación de empleos.

En este punto, debemos recordar algo muy importante, durante casi todo el segundo gobierno de CFK, Argentina optó por aislarse del mundo y tener relación con pocos países. Esta política se basó en tres ejes fundamentales: la excesiva ideologización de la política exterior, la lucha contra el capital económico extranjero y la construcción de una alianza estratégica afines al pensamiento presidencial.

Los 12 años de gobierno Kirchnerista y de aislamiento global, dejaron una impronta negativa de la inserción de la Argentina en el mundo. Perdimos la gran oportunidad histórica de ser el principal actor geopolítico como proveedores de alimentos, energía y minería con valor agregado. Desaprovechamos los máximos históricos alcanzados por la soja y lo recaudado por las exportaciones, solo fue utilizado para continuar con el clientelismo político.

Obviamente, el contexto que hoy nos rodea no es el mismo que teníamos en 2012, hoy por la destrucción económica que generó la cuarentena y la pandemia del Covid-19, nos vemos obligados a salir a comerciar con todo el mundo para generar las divisas necesarias que el país necesita para hacer frente a sus obligaciones. No hay que olvidarse que tenemos el pago de una deuda internacional por cumplir.

¿Cómo se benefician los consumidores con los acuerdos comerciales?

Los acuerdos comerciales son beneficiosos para los consumidores finales porque mediante la reducción de los aranceles de importación los consumidores tendrán acceso a una mayor variedad de bienes finales a precios más baratos, como por ejemplo computadoras, equipos de transporte, automóviles, libros, maquinas de producción, aparatos electrónicos, electrodomésticos y cosméticos, que el país básicamente no produce. De otro lado, conducirán al establecimiento de reglas y procedimientos que promuevan el funcionamiento eficiente, transparente y ágil de las aduanas, lo que significa menores costos de almacenamiento y manejo de mercadería para los importadores y, por tanto, reducciones adicionales –a las producidas por la baja de aranceles– en los precios pagados por los consumidores.

Por ejemplo, en general, los tratados de libre comercio tienden a abaratar el precio de los productos, incluidos los de la canasta familiar, debido a que los productos importados cuestan menos gracias a la eliminación de aranceles.

Algo muy importante a destacar es que, como resultado de los TLC, la inflación tiende a alcanzar niveles internacionales, los cuales son generalmente inferiores a los que presentan los países en desarrollo. No hace falta aclarar que en nuestro país venimos hace años teniendo una de las inflaciones más altas del mundo y no parece estar próxima a controlarse.

Otro aspecto importante de los TLC es que con estos acuerdos hay más y mejores empleos. Para generar más empleos necesitamos invertir y producir más, y para producir más necesitamos mercados más grandes que el nuestro. Mirar hacia mercados externos es fundamental para todas  las regiones. El comercio exterior está incrementando la actividad económica y el empleo formal principalmente en provincias. Según cifras del Ministerio de Trabajo, las principales ciudades beneficiadas con el incremento del empleo gracias a empresas exportadoras, son las provincias del interior del país.

Sin embargo, hay algo que debemos dejar en claro, al igual que ocurre con todo avance social, hay sectores que irremediablemente sufrirán un impacto negativo. Esto no debemos verlo como que “estamos matando la industria local para beneficiar a la industria extranjera”, sino como un salto evolutivo en nuestra economía, un esfuerzo que resulta verdaderamente necesario para avanzar. Para poner un ejemplo que explique mejor lo que digo, cuando aparecieron las computadoras en el mercado, cientos de miles de personas protestaban ya que a partir de la implementación de éstas, habría una pérdida masiva de empleos. Sí, hubo personas que perdieron sus trabajos, ya que era algo que estas herramientas permitían reemplazar o modificar, pero es imposible medir el impacto positivo que las computadoras y todos sus derivados trajeron a nuestras vidas.

Aplicar políticas restrictivas que prohíban el desarrollo natural del comercio o el mercado, es algo así, como que el estado decida prohibir las computadoras para evitar que se pierdan trabajos reemplazables. Todo tiene un costo de oportunidad, pero en este último aspecto, las ganancias a largo plazo son inconmensurables.

Me gustaría que no olvidemos que en los últimos 70 años, Argentina fue uno de los países de la región que menos creció, al contrario de lo que ocurrió con países como Chile, Brasil, Colombia, Uruguay y Ecuador, que en mayor o menor medida han avalado el comercio internacional como eje fundamental de su desarrollo.

Para crecer, empezar a producir más, exportar más y con eso, generar más divisas, necesitamos firmar Tratados de Libre Comercio con todo el mundo. Mientras más TLC, mejor para el país.

Ramiro Marra es director de Bull Market Brokers.

Más notas de

Ramiro Marra

Inversores con los trabajos menos pensados

Inversores con los trabajos menos pensados

Ahorrar e invertir en Argentina, ¿es posible?

Ahorrar e invertir en Argentina, ¿es posible?

Mentes brillantes del emprendedurismo argentino

Episodio 36 de Hablemos de Guita

La necesidad de un Tratado de Libre Comercio

La necesidad de un Tratado de Libre Comercio

Charla con emprendedores de carne y hueso

Charla con emprendedores de carne y hueso

Especial en vivo y sorteo de 50 mil pesos

Especial en vivo y sorteo de 50 mil pesos

Cómo la tecnología ayuda a la inclusión financiera

Cómo la tecnología ayuda a la inclusión financiera

Recomendaciones de diversificación con Fondos Comunes de Inversión

Recomendaciones de diversificación con Fondos Comunes de Inversión

Inversores argentinos cuentan excelentes experiencias

Inversores argentinos cuentan excelentes experiencias

¿Qué puede pasar en Argentina después de la cuarentena?

¿Qué puede pasar en Argentina después de la cuarentena?