Según los resultados de una reciente investigación global sobre el impacto del creciente uso de
la identidad digital en las preferencias y expectativas de los consumidores, el 57% de los
encuestados comenta que frecuentemente tiene que verificar su identidad digital.
El estudio realizado en conjunto entre Opinium y Jumio, plataforma de digitalización de procesos KYC y verificación de identidad unificada de punta a punta, arroja que los bancos están por delante con una sólida verificación de identidad mientras que los sitios de apuestas y las redes sociales se están quedando atrás.
Saber con certeza quién está al otro lado de la pantalla o del teclado se ha convertido en algo
crucial para las empresas y usuarios finales.
Los tipos de fraude de identidad más comunes que se han visto en el último año están
relacionados con la apertura de cuentas falsas. Los estafadores pueden usar sus trampas con fines de blanqueo de dinero o para desarrollar un esquema en el que esperan a que el límite de crédito aumente y entonces sacan el dinero y desaparecen.
También se han detectado otros tipos de estafas, como el uso de deepfakes en la biometría
para generar robo de cuentas, manipulaciones digitales y lavado de dinero. El robo de identidad sigue creciendo a nivel mundial y para prevenir el fraude digital es necesaria la aplicación de tecnología avanzada incluyendo inteligencia artificial, biometría, machine learning, detección y automatización de prueba de vida. Sin embargo, hay precauciones que los usuarios pueden tomar para asegurar su identidad digital:
1. Recordar y asumir que los datos particulares están ahí afuera. Suena básico, pero la
mayoría de las veces no somos conscientes de cuánta información nuestra está
disponible en el mundo digital.
2. Utilizar la autenticación de dos factores o dos fases (2FA) siempre que se pueda.
3. Ser responsable con quién se comparten los datos personales. No sólo porque
pueden ser mal utilizados, sino también, porque se pueden perder. Una vez que se
entregan los datos, será posible tener acceso a ellos de formas que inimaginables.
4. Mantener atención a las cosas que se deben controlar. Revisión con regularidad de
los estados de cuenta, partidas de cuentas bancarias y de tarjetas de crédito.
Aprovechar al máximo las alertas automáticas que proporcionan las app de los
bancos.
5. Tener cuidado al compartir documentos de identidad y pasaportes o al enviar copias
de los mismos por correo electrónico y redes sociales. Añadir siempre, marcas de
agua propias, como por ejemplo, una fecha con la leyenda "no válido para fines de
identificación"; o incluso "esto es específicamente para X app". De este modo, es
mucho más difícil que los delincuentes lo utilicen para otros fines, como la apertura
falsa de cuentas.

* Director de Identidad Digital de Jumio