El panel líder cerró su quinta semana alcista al hilo, siendo las últimas las más destacadas  con una suba de más de 6.600 puntos (14,51%). Datos que ameritarían una gran celebración si no fuera por el hecho de que la depreciación de nuestra moneda para el mismo período fue mayor (16,99%), no obstante, las últimas jornadas fueron prometedoras en ese sentido. La semana pasada el dólar contado con liqui tuvo un alza que casi dobló a la del índice, mientras que en la que acaba de finalizar el índice le sacó una leve ventaja a la moneda la que recurre nuestra sociedad cuando crece la incertidumbre (7,12% contra 5,66%, tomando el equivalente al ADR de Galicia, mientras que en el AL30 la variación semanal fue casi neutra).

Semana donde el principal protagonista sigue siendo el factor dólar, culminando con un pequeño achique en un viernes donde se generó una importante disparidad de cotización según se tomara la resultante de ADRs contra la de un AL30 que es claramente la plaza donde el gobierno realiza una mayor intervención para apaciguar la suba, dejando un diferencial de 10 pesos entre ambos ($178 contra $168). En este escenario, lógicamente sigue el castigo a los bonos resultantes del canje, que alcanzaron nuevos mínimos en la semana a pesar del repunte del día viernes.

En el marco internacional, los flashes se los llevó el segundo debate presidencial en Estados Unidos, y el mismo prácticamente no afectó las cotizaciones, contra la expectativa de un aumento de volatilidad en función de quien fuera considerado ganador, tal vez explicado en el hecho que la mayoría consideró que el resultado fue empate. La misma tranquilidad se pudo observar en commodities, no así en criptomonedas que tuvieron una buena semana centrada principalmente en la buena jornada del miércoles 21 (el bitcoin lleva en la semana una suba cercana al 14%). También Brasil tuvo una jornada positiva, alcanzando una suba semanal del 3%, mientras que el real se depreció 3 centavos para quedar en R $5.62.

De cara a la semana entrante, en la plaza local el centro de atención continuará siendo la cuestión cambiaria y la expectativa sobre qué medidas pueda tomar el gobierno para calmar los ánimos y menguar la búsqueda de cobertura. En lo internacional, el foco se dividirá probablemente entre las mediciones que vayan surgiendo de cara a las presidenciales del 2 de noviembre y la entrada fuerte de balances de varias de las gigantes, como por ejemplo Google, Microsoft, Amazon y Facebook por nombrar las de mayor capitalización bursátil.

*Analista de TM Inversiones