En una semana donde finalmente bajó la volatilidad del ccl, en una cotización que continúa intervenida en las plazas de bonos pero ya sin variaciones bruscas. De todos modos la calma sigue dándose en un contexto donde aún no aparece demanda por los bonos en su cotización dolarizada en la plaza local (moderaron bajas pero aún no hay reacción al alza), a pesar de una mejora en los ley Nueva York. La paz cambiaria se reduce entonces a una cuestión exclusiva de mantener a raya los precios en pesos, lo que implica mientras siga así que el riesgo de un efecto rebote agresivo está latente.

Los ADRs locales tuvieron su mejor semana desde comienzos de agosto (en lo que fue la víspera del anuncio de reestructuración de deuda), destacándose el sector bancario sobre los demás con subas superiores al 15% (salvo SUPV con algo más del 5%), sin el viento de cola de la apreciación cambiaria que si tuvieron la semana pasada. Se reitera que a estos valores los precios en pesos de los bonos del canje se consideran resultan sumamente atractivos.

Los mercados internacionales también tuvieron una gran semana de la mano de los resultados de las presidenciales (dejando atrás rápidamente los temores que pudieran haber surgido la semana anterior), con alzas superiores al 7% para el SP500 y del 9% para el Nasdaq. Los commodities también reaccionaron con fuertes subas, de la mano de la gran debilidad que manifestó el Dólar en términos globales a partir del martes (cayó un 2%), con una suba de 4,65% en el crudo, de 3,89% en el oro y de 8,35% en plata, mientras el bitcoin reafirma su buen momento con un alza superior al 10%. Otros beneficiados por los comicios fueron los países emergentes, con un Brasil que no fue ajeno sumando el Bovespa casi 7000 puntos recuperando así el castigo de la semana pasada, mientras que el tipo de cambio cayó un considerable 6,59% y cerró en 5.36 (38 centavos abajo). 

De cara a lo que viene, creo que habrá que prestar atención a si logra sostenerse la tranquilidad cambiaria, donde parece clave en ese sentido que las cotizaciones dolarizadas de los bonos comiencen a repuntar. En lo internacional, parece abrirse un panorama prometedor en emergentes, commodities y renta variable en general, sin perder de vista que el el resultado de la elección aún no está del todo definido y si surgieran dudas, puede crecer la volatilidad.

*Analista de TM Inversiones