El índice porteño cortó la racha de 16 ruedas al alza a pura sangre, cayendo casi 9.000 puntos en sólo tres ruedas. El principal motivo fue la agresiva corrección del tipo de cambio, que cayó casi 30 pesos desde su pico.

El panel líder tuvo otra semana al ritmo del ccl, la anterior para subir de su mano y la actual para desplomarse a la par de un tipo de cambio que acusó recibo de la intervención gubernamental y cayó cerca de un 15%. A pesar de la recuperación cambiaria, las paridades en bonos no mejoran en lo absoluto, lo que significa que la caída del tipo de cambio se debió exclusivamente al hundimiento de sus valores en pesos y no por mejora de su cotización dolarizada (en otras palabras, el mercado no se desprende de dólares para llevar deuda argentina), lo cual deja abierto el riesgo de un “efecto rebote” muy agresivo en la que el dólar recupere los valores de la semana pasada rápidamente.

Para reforzar lo planteado anteriormente se puede observar la semana de los ADRs locales, donde sólo SUPV, TGS e IRS tuvieron variaciones semanales positivas, aún con el margen a favor que les generó la apreciación cambiaria. A estos valores, los precios en pesos de los bonos del canje me resultan sumamente atractivos.

En el marco internacional, apareció la volatilidad que se esperaba la semana pasada por el debate, y los índices de EE.UU. tuvieron su peor variación semanal desde las violentas caídas de marzo y cerraron en una zona que de no aparecer reacción darían la pauta que un movimiento correctivo tendrá lugar (La mayoría de los balances de las “pesadas” generaron reacciones negativas). En el rubro commodities, el bitcoin parece consolidar su suba mientras que lo más castigado fue claramente el crudo con una caída del 10%, probablemente causa de las expectativas generadas por el endurecimiento de la cuarentena en varias potencias europeas. El mercado brasilero no pudo escapar al rojo general y el Bovespa cerró la semana con un rojo superior al 7%, a la par que su tipo de cambio saltó 12 centavos (2,23%) quedando en 5.74 (llegó a tocar los 5.80 y debió intervenir el Banco Central).

 

Mirando lo que viene, en lo local los flashes se los sigue llevando la cuestión cambiaria, donde habrá que ver si el gobierno cambia su estrategia ya que parece difícil de sostenerse el ritmo de caída que se observó esta semana. Respecto a lo foráneo, toda la atención estará puesta en el martes cuando la sociedad estadounidense elija mandatario.

*Analista de TM Inversiones