En términos políticos y en tanto no se desate una nueva tormenta, será un verano de estudio. En febrero, insisten desde el Gobierno, Mauricio Macri le comunicará a María Eugenia Vidal su decisión acerca de la conveniencia o no de adelantar los comicios en la provincia. La conveniencia para él, claro está, que no necesariamente se tratará de la conveniencia de la gobernadora. Sólo si vuelven a "pasar cosas" los análisis dejarán de tener como única prioridad la continuidad del Presidente en la Casa Rosada.

El peronismo se ató a los mismos tiempos. La conducción del PJ decidió la pasada semana convocar al Congreso partidario para mediados de febrero. Ahí, el partido debatirá la política de alianzas de cara a las presidenciales. La amplia representación que viene armando José Luis Gioja para el manejo del sello partidario no dan lugar a dudas. Los representantes están listos para levantar la mano a la alternativa de abrazarse a Unidad Ciudadana en un Frente Patriótico.

Los gobernadores rechazan gentilmente el apuro de Massa

En las últimas horas Cristina Fernández envió un mensaje de aliento sus seguidores para la construcción de su agrupación. Es el perfil que siempre prefirió: ser candidata del peronismo en el marco de un frente en el que ella representa a una fuerza superadora, con el pejotismo a los pies. Su reciente abrazo a pañuelos verdes y celestes no dejan dudas de sus aspiraciones. Solo en modo candidata, sus seguidores podrían perdonarle, en silencio, su ambivalencia.

Los únicos apurados por estas horas son los socios fundadores de Alternativa Federal, que en vano tratan de convencer a los gobernadores de poner el gancho en el contrato electoral libre de kirchneristas. Los mandatarios provinciales se prestan gustosos para la foto, tanto como lo hacen con Gioja, pero eluden el compromiso. El segundo mes del año les reclamará, también a ellos, la toma de definiciones. En sus cabezas jugará más la chance de renovar mandato en el pago chico que las convicciones, y aun las conveniencias, en el escenario nacional.

Las chances de Massa y sus socios se jugarán en dos distritos. En principio, deberá superar Schiaretti el reto de retener la provincia, y con buenos números. En segundo lugar, tienen que asegurarse ser protagonistas principales en territorio bonaerense si se adelanta la puja por la gobernación. Si la provincia desdobla, Cambiemos buscará forzar a Cristina a apurar su protagonismo, a hacerla poner el cuerpo en la campaña con la ilusión de dejarla golpeada para las nacionales. Pero la apuesta no solo tiene que ver con ella. El oficialismo necesita que Cristina sea la contracara de Macri en octubre. El jefe de Estado no partiría de favorito en un balotaje ante otro candidato. Ante ningún otro candidato. Para el peronismo alternativo, analizan, quedar relegado a un lejano tercer puesto en provincia sería determinante de cara a las presidenciales. El club de los 4 necesitaría sacar un verdadero as de la manga para esos comicios. Si el oficialismo pispea que esa carta está en las manos del peronismo de centro, reconsideraría su súbito entusiasmo por desdoblar. Por ahora, las cartas están escondidas.

Ver más productos

Macri se juntó con Alfredo Casero

Macri se juntó con Alfredo Casero

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

Ver más productos