Cuando José Alperovich firmó ayer la nota que le envió a Gabriela Michetti pidiendo licencia sin goce de sueldo en su banca del Senado terminó de concretarse el operativo de pinzas silencioso que venía desplegando en los últimos días el Frente de Todos para separar al senador denunciado penalmente por violación por una de sus sobrinas segundas. Esa estrategia incluyó declaraciones públicas de referentes importantes del peronismo y del futuro gobierno reclamándole una licencia hasta que la Justicia establezca si las gravísimas acusaciones que pesan sobre él son ciertas, y también la interrupción de todos los canales de diálogo que el tucumano tenía hasta hace días con el entorno del presidente electo, Alberto Fernández, y con el Instituto Patria.

Ni la presidenta de la Banca de la Mujer en la Cámara alta y senadora por el PJ de La Pampa, Norma Durango, ni el diputado del Frente de Todos Felipe Solá dieron declaraciones aisladas del espíritu que dominaba en el conglomerado del futuro oficialismo. Los dos le reclamaron a Alperovich que pida licencia. La primera reacción del tucumano fue resistir: anunció que participaría del acto de asunción del presidente electo el 10 de diciembre. Sin embargo, no sólo el operativo de pinzas del Frente de Todos lo desalentó de sus intenciones. También en su grupo más cercano empezaron a mirar con reparos la decisión de no dejar su banca.

Si bien la familia y sociedad política Alperovich-Rojkés se abroqueló en torno de la estrategia de denunciar a la denunciante, acusándola de chantaje, esa postura se combinó en dosis iguales con preocupación por el futuro laboral de varios de los miembros del clan. Sin ir más lejos, la cuñada de Alperovich, Silvia Rojkés, estaba negociando un altísimo cargo en el gabinete de Juan Manzur, pero en los últimos días todos en el gobierno provincial dejaron de atenderle el teléfono. "Les cerró las posibilidades a todos alrededor", detalló ante BAE Negocios una fuente cercana al ex gobernador y senador con mandato hasta 2021. Alperovich seguía anoche en Miami, Estados Unidos. En su entorno aseguraron que volverá en breve al país. Lo esperan las denuncias que presentó y ratificó su sobrina segunda en Buenos Aires y en Tucumán.

Aun habiendo pedido la licencia -solicitud que el resto del cuerpo deberá aprobar y todo indica que así será-, el senador tendrá fueros de arresto. Es decir que la investigación podrá avanzar e incluso llegar a una condena, pero será decisión del Senado si esa eventual decisión de la Justicia puede finalmente materializarse o no.

Si Alperovich no abandonaba su postura, el Frente de Todos planeaba redoblar la presión pública sobre él -como la que expresaron Durango y Solá, pero también Ofelia Fernández, Leonardo Grosso y otros-. En el caso extremo de que el tucumano aún se mantuviese en la tesitura de no pedir licencia, cerca de Cristina Fernández de Kirchner dejaron entrever que había chances de que la vicepresidenta electa le impida sumarse al bloque de senadores oficialistas, como había anunciado que haría días atrás. Paradójicamente, fue esa movida la que alteró el equilibrio de poder entre los gobernadores y Cristina e inclinó la balanza hacia el deseo de la ex presidenta y del presidente electo para conformar un bloque único, que presidirá el formoseño José Mayans. Cristina reaparecerá públicamente el viernes en Quilmes, adonde presentará su libro, Sinceramente, junto a Mayra Mendoza. La intendenta electa es una de las voces feministas dentro del Frente de Todos.

La jugada de ajedrez que desplegaron el presidente y la vicepresidenta electos para lograr la unidad en el Senado incluyó el ofrecimiento de un puesto en el gabinete para el hoy presidente del bloque de senadores peronistas, Carlos Caserio. Y como consecuencia de esa decisión, comienzan a aparecer los heridos del nuevo gabinete.

En el movimiento obrero siguen con atención los pasos y las declaraciones del secretario general del sindicato de Camioneros, Hugo Moyano, quien probablemente será uno de los desilusionados con algunos de los nombres que el viernes 6 de diciembre anunciará Alberto Fernández para la conformación de su equipo de gobierno. Moyano impulsaba a uno de sus hijos, el diputado nacional Facundo Moyano, para el Ministerio o Secretaría (probablemente lo segundo) de Transporte, que es ahora el lugar para el que suena Caserio.

"Hugo siempre tuvo esta dinámica de cortarse solo y de presionar cada vez un poco más", definió un hombre de uno de los sindicatos más fuertes de la CGT. La unidad del movimiento obrero, que persigue Alberto Fernández desde hace meses, no alcanzaría para eventualmente contener a un Moyano desencantado por no haber podido apadrinar ni al futuro ministro de Trabajo, ni al responsable de Transporte, ni a quien quede a cargo de la Superintendencia de Salud.

Pero el Frente de Todos no es el único sector político adonde afloran las tensiones de este fin de año. "Todos se están volviendo locos para venir al Senado a esconderse en el bloque. El primero que llamó fue (el titular de la Anses, Emilio) Basavilbaso", se quejó, ampulosamente, uno de los asesores más cercanos al presidente provisional del Senado, Federico Pinedo. Visiblemente molesto, el hombre comparte preocupaciones con Horacio Rodríguez Larreta y, por ahora, con Daniel Angelici. Es que el Congreso, la Ciudad y, por ahora, Boca, son los lugares adonde buscan pista los funcionarios salientes del macrismo. Aunque después del anuncio de la candidatura de Juan Román Riquelme, incluso el lugar de nacimiento del PRO está en dudas.

En el Senado, además del malestar de los asesores de Pinedo, los responsables de la transición, Virginia García y Marcelo Fuentes, ya avisaron que las últimas y cuantiosas designaciones de personal que hizo la vicepresidenta Gabriela Michetti van a ser revisadas. En la cuenta regresiva para la despedida del gobierno, sólo la Ciudad parece ser un lugar para refugiarse.

Más notas de

Noelia Barral Grigera

Estrena Alberto y llena los últimos casilleros, mientras Cristina busca 48 votos para Rafecas

Cristina busca 48 votos para proclamar a Rafecas como procurador

Vidal le reza a Macri para no defaultear mientras Alberto reescribe el Presupuesto 2020

Vidal necesita una mano de Macri para evitar una retirada con el estigma del default

Licencia presionada de Alperovich, las tensiones de la salida y los heridos del nuevo gabinete

El operativo de pinzas del Frente de Todos, forzó el pedido de licencia de Alperovich

Alberto Fernández busca quien ponga el hombro y, sobre todo, la billetera

Alberto Fernández busca quien ponga el hombro y, sobre todo, la billetera

Por el golpe contra Evo, tiembla la precaria unidad en Cambiemos

Solá actúa en tándem con Massa, el futuro presidente de la Cámara baja

Un Congreso convulsionado, Cambiemos sin jefe y el "feo día" de los radicales

La desconfianza domina la relación entre Cornejo y Macri

Las ministras de Alberto, Macri jefe opositor y la renuncia "con trampa" de Carrió

Galmarini e Ibarra suman chances de incorporarse al Gabinete

Final abierto en la Ciudad: todos ven balotaje pero le temen al error

Larreta busca llegar al mágico 50%; sería la primera vez en la Ciudad

Cenas, asado y truco en Tigre para moldear la "oposición inteligente" de Alberto Fernández

Massa y Massot estrechan vínculos pensando en el Congreso que viene

Alberto dejó en offside a sus diputados y el Congreso activa la Ley de Góndolas

Fernández sacudió a su tropa en la presentación de la mesa contra el hambre