Los libros de la buena memoria y los testimonios orales/visuales sobreviven en el pensamiento como herencia social de generación en generación. Incluso nos permiten certificar que la construcción vulgar “por algo será”, no se acuñó a partir de la dictadura.

En efecto, son muchos los que pueden dar testimonio que esa duda -en forma de indulto a un violento- se consagraba cuando una mujer no podía maquillar las huellas de golpes varios recibidos, mucho antes del 24 de marzo de 1976.

El escenario laboral no estuvo exento de atropellos, incluso de los que no necesitan del contacto físico para provocar daño. Por allí asoma algo que tampoco es cuestión del siglo XXI como el acoso.

La saga “evoluciona” también a variantes donde incluso mujeres han sido victimarias de otras y por otras sendas asumir actitudes “varoniles” para sobrevivir y crecer en sus empleos. No se trata de ciencia ficción.

El tragar saliva, el sometimiento, el miedo a “quedar como una escandalosa o histérica” han sido injustas formas de resignación, como también que el miedo a perder el trabajo ha jugado su papel mucho antes de la globalización. Para quienes puedan reclamar un dato en números sigue vigente con margen considerable que la mujer, a todo lo descripto, le agrega una zona que está a distancias de galaxias del confort: a igual trabajo respecto un hombre, menor remuneración.

Dentro de los clásicos del machirulismo argento la sentencia del “andá a lavar los platos”, no sólo se utilizaba o mantiene vigencia a la hora de que una mujer conduzca un autómovil y pueda incurrir en un error o no. Dicha “gentileza” ha cerrado discusiones laborales donde el pensamiento crítico quedó vacante desde interlocutores del mal designado “sexo fuerte”.

Es por ello que a la hora de brindar la bienvenida a debates o proyectos para colocar en justa caja lo que les es propio a las mujeres para respeto laboral, consideración y otros tópicos el entusiasmo sufra algún tironeo de la duda, dolorosa por cierto, al mensurar que la tecnología evoluciona con apreciable ventaja a la razón y la equidad humana.

Empero nos motivan las nuevas generaciones que incluso abrazando la premisa de buscar un mundo mejor, nos expliquen a los más veteranos que el “cupo femenino” ni siquiera es una aspirina para males históricos, vergonzantes y demás sobre destratos varios.

Una notable colega, Silvina Brandimarte, nos corrigió amablemente respecto a la magia del “toque femenino” y resumió más que escenarios o mitos populares. “Yo busco siempre hacer un gran trabajo periodístico, el mejor posible. ¿Si eso genera un estilo? Pues no lo sé, mi certeza es que la labor va más allá de una cuestión de género”.

El desafío es superarlo.
 

Más notas de

Luis Autalan

Transporte de colectivos: la UTA pide revisar los acuerdos salariales cada cuatro meses

El sindicato de choferes tuvo resultado con su estrategia para presionar en tiempo y forma

Para las empresas, no hay brecha salarial entre hombres y mujeres

El paper de Mercer, consultora global en recursos humanos grafica diferencias entre el "decir y el hacer" como ellos remarcan

La CGT lejos de Moyano apunta al Consejo Económico por salarios y empleo

Empleo, inflación, impuesto al sueldo y la unidad algunos de los temas destacados en el encuentro

Empleo, sueldos e inflación tres ejes de debate para la CGT

Acuña y Daer, la CGT sigue alerta ante el impacto de la inflación sobre empleos y sueldos

El empleo y las paritarias 2021 bajo la presión del Covid y la inflación

La zona de descenso del Salario Mínimo no hace a fantasmas, sino a realidad

La Peleritti: con la magia y el arte vital en tiempos de pandemia

El abrazo que la Peleritti dedicó a su público (foto Manuel Pose Varela gentileza del CCK)

Para el sindicalismo se lanzó una herramienta de recuperación del país y el foro es su reclamo histórico

Daer, Sasia, Gerardo Martínez y Yasky, coincidencia sindical en cuanto al CES y la protección del empleo como meta

La flexibilidad dominará el escenario del empleo en otro año de pandemia

Dónde buscar la senda de empleo 2021, datos respecto al escenario de la región

La división del sindicalismo, símbolo de la relación con los gremios

Hugo Moyano y Víctor De Gennaro lideraron los sectores críticos en los segundos 90

Sindicatos en diálogo sobre precios y salarios, sin pausas por el poder de la CGT

Una ronda de diálogo pendiente antes de la pandemia, garantía oficial sobre "paritarias libres" ante el movimiento obrero