Los libros de la buena memoria y los testimonios orales/visuales sobreviven en el pensamiento como herencia social de generación en generación. Incluso nos permiten certificar que la construcción vulgar “por algo será”, no se acuñó a partir de la dictadura.

En efecto, son muchos los que pueden dar testimonio que esa duda -en forma de indulto a un violento- se consagraba cuando una mujer no podía maquillar las huellas de golpes varios recibidos, mucho antes del 24 de marzo de 1976.

El escenario laboral no estuvo exento de atropellos, incluso de los que no necesitan del contacto físico para provocar daño. Por allí asoma algo que tampoco es cuestión del siglo XXI como el acoso.

La saga “evoluciona” también a variantes donde incluso mujeres han sido victimarias de otras y por otras sendas asumir actitudes “varoniles” para sobrevivir y crecer en sus empleos. No se trata de ciencia ficción.

El tragar saliva, el sometimiento, el miedo a “quedar como una escandalosa o histérica” han sido injustas formas de resignación, como también que el miedo a perder el trabajo ha jugado su papel mucho antes de la globalización. Para quienes puedan reclamar un dato en números sigue vigente con margen considerable que la mujer, a todo lo descripto, le agrega una zona que está a distancias de galaxias del confort: a igual trabajo respecto un hombre, menor remuneración.

Dentro de los clásicos del machirulismo argento la sentencia del “andá a lavar los platos”, no sólo se utilizaba o mantiene vigencia a la hora de que una mujer conduzca un autómovil y pueda incurrir en un error o no. Dicha “gentileza” ha cerrado discusiones laborales donde el pensamiento crítico quedó vacante desde interlocutores del mal designado “sexo fuerte”.

Es por ello que a la hora de brindar la bienvenida a debates o proyectos para colocar en justa caja lo que les es propio a las mujeres para respeto laboral, consideración y otros tópicos el entusiasmo sufra algún tironeo de la duda, dolorosa por cierto, al mensurar que la tecnología evoluciona con apreciable ventaja a la razón y la equidad humana.

Empero nos motivan las nuevas generaciones que incluso abrazando la premisa de buscar un mundo mejor, nos expliquen a los más veteranos que el “cupo femenino” ni siquiera es una aspirina para males históricos, vergonzantes y demás sobre destratos varios.

Una notable colega, Silvina Brandimarte, nos corrigió amablemente respecto a la magia del “toque femenino” y resumió más que escenarios o mitos populares. “Yo busco siempre hacer un gran trabajo periodístico, el mejor posible. ¿Si eso genera un estilo? Pues no lo sé, mi certeza es que la labor va más allá de una cuestión de género”.

El desafío es superarlo.
 

Más notas de

Luis Autalan

Guzmán afianza vínculo con la CGT: explicó la negociación con el FMI y descartó ajustes

La exposición del ministro ante los sindicalistas de Azopardo

Reparos sindicales a la decisión de suprimir la prohibición de despidos y doble indemnización

Sergio Palazzo, diputado electo y titular de la Asociación Bancaria (AB)

Alberto reafirma sociedad con la CGT y descarta cambios en las indemnizaciones

Moroni, el Presidente, Jorge Sola y su adjunta, Mirta Keppes

Guzmán va a la CGT para dar detalles de la marcha de las negociaciones con el Fondo

Juan Manzur, Gerardo Martínez (UOCRA) y el ministro Guzmán

Paran el viernes los colectivos de corta y media distancia a excepción del AMBA

Para la UTA más allá de la medida de fuerza decretada, todavía se puede dialogar...

No habrá ninguno igual, Dios salve a Bulsara y su arte

No habrá ninguno igual, Dios salve a Bulsara y su arte

Trenes Argentinos Cargas espera cerrar 2021 con 8 millones de toneladas transportadas

Trenes Argentinos Cargas espera cerrar 2021 con 8 millones de toneladas transportadas

UTEP respalda la negociación con el FMI y pide "desconcentrar" la economía

Onorato junto a Alejandra Ferraro de Accenture en el panel Integrando la Economía Popular de IDEA

Crece el salario real pero el empleo privado todavía está en negativo

Crece el salario real pero el empleo privado todavía está en negativo

Los gremios se constituyeron en el principal sostén político del Presidente

La columna de la UOCRA una de las más numerosas que llegó a la Plaza desde Avenida Belgrano